Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


14_junio_18_sevilla

REAL MAESTRANZA DE SEVILLA

Jueves, 14 de junio de 2018

Corrida de novillos

FICHA TÉCNICA DEL FESTEJO

Ganadería: Antonio López Gibaja (desigualmente presentados, nobles, con buen juego en general; aplaudido el 2º).

Diestros:

García Navarrete: Pinchazo que escupe, estocada caída (ovación); estocada (oreja).

Carlos Ochoa: Estocada perpendicular que escupe, cuatro descabellos (ovación); pinchazo, estocada (palmas).

Daniel de la Fuente: Pinchaoz, estocada tendida, aviso (vuelta al ruedo tras petición); pinchazo hondo, descabello (saludos de despedida).

Presidente: Ana Isabel Moreno.

Tiempo: noche con temperatura agradable.

Entrada: media plaza.

Galería de imágenes: https://t.co/7JIAi8Qhb3

Video: https://vimeo.com/275216750

Crónicas de la prensa:

Diario de Sevilla

Por Luis Nieto. García Navarrete, único trofeo, y Daniel de la Fuente, vuelta al ruedo

La novillada de anoche en La Maestranza contó con dos novilleros que debutaban en la plaza sevillana: García Navarrete, que consiguió el único trofeo, y Daniel de la Fuente, quien dio una vuelta al ruedo tras petición de oreja después de despachar al tercer novillo. Ambos diestros, muy arropados por un buen número de partidarios, estuvieron acompañados por Carlos Ochoa, quien ya debutó el pasado mayo en esta plaza. La novillada de Antonio López Gibaja, de procedencia Juan Pedro Domecq, línea Toros de El Torero, de desiguales hechuras, ofreció posibilidades para el triunfo por parte de algunos novillos.

García Navarrete es un jiennense de Vilches, al que apodera el maestro Tomás Campuzano y que llegaba a su presentación en la plaza de Sevilla tras una cornada grave sufrida en Las Ventas el pasado mes de abril. Fue premiado con un trofeo del cuarto, un torete en trapío y burraco de pinta, que resultó manso, pero noblón, y al que realizó una faena con pasajes interesantes, especialmente por el pitón izquierdo, el mejor del animal. Un trasteo que comenzó por doblones y en el que logró sacar partido del novillo, que salía de los viajes con la cara alta. Coronó la obra con una estocada tras la que salió perseguido peligrosamente por el astado, que hizo hilo.

Con el que abrió plaza, aceptablemente presentado, con escaso recorrido, concretó un trasteo desigual, con excesivos enganchones con la diestra. Mal con la espada, fue ovacionado.

Daniel de la Fuente, de La Puebla del Río, retornaba a la plaza de Sevilla tras quedar ganador del ciclo de novilladas de promoción del año pasado. Es un torero que tiene chispa y llega con facilidad al tendido. Con el cornidelantero y largo segundo, que tras mansear en los primeros tercios, embistió de dulce por el pitón izquierdo, el cigarrero basó por ese lado su faena, en la que destacó en tres tandas meritorias, dibujando algunos naturales de bello trazo. Estaba cantado el trofeo, que la presidenta no concedió tras un pinchazo y una estocada defectuosa. El balance quedó en una vuelta al ruedo tras petición de oreja.

Con el deslucido sexto estuvo entonado con la diestra, pero sufrió varios enganchones y un desarme cuando manejaba la izquierda. Mató de pinchazo hondo y descabello y fue ovacionado.

Carlos Ochoa, quien dio una vuelta al ruedo en su presentación el año pasado, apuntó buenas maneras. Fue ovacionado en su primero, un astado con movilidad, pero que acometía con un molesto calamocheo. Se mostró firme y tiró muy bien del novillo manejando la zurda en una labor que comenzó por bajo y en la que logró muletazos de trazo largo por ambos pitones. Falló con los aceros y fue ovacionado.

Con el quinto, un colorao que se quedaba cortísimo en sus viajes, Ochoa no tuvo opción al lucimiento y fue aplaudido tras un pinchazo y una estocada.

ABC

Por Lorena Muñoz. Oreja a la decisión y el buen toreo al natural de García Navarrete

La terna de novilleros de la quinta novillada del abono maestrante, dispuestos y con ganas, solo cortó una oreja al descastado aunque variado envío de Antonio López Gibaja que debutó en Sevilla. También era nuevo en la Maestranza García Navarrete y fue el que se llevó un trofeo del cuarto del encierro, un novillo mansete y bien presentado, aplaudido en el arrastre. Estuvo valiente y decidido en el centro del ruedo donde logró muletazos estimables al natural, con temple, en los que logró doblegar la embestida de «Jabeguito» que llevaba la cara por las nubes.

El jienense dejó una buena impresión manejando el capote en el recibo del primero y en la réplica por tafalleras del quite que hizo Ochoa con el capote a la espalda. Su primero se desplazó en los primeros tercios pero llegó a la muleta con la cara a media altura y quedándose a mitad del muletazo. Estuvo dispuesto el novillero que intentó hacer faena y acabó saludando desde el tercio aunque no anduvo fino con la espada.

El madrileño Carlos Ochoa volvía a Sevilla después de dar una vuelta al ruedo el año pasado pero no pudo mejorar su actuación. Al segundo, un noble ejemplar que fue aplaudido camino del desolladero, lo recibió templado a la verónica pero no llegó a redondear la faena. Tuvo una vibrante embestida en los primeros compases de la actuación de Ochoa, que comenzó por bajo, y se templó con la diestra y en una serie al natural. Sonó la música pero bajó el tono después de un desarme cuando remataba una serie mirando al tendido. Se atascó con el descabello y saludó.

En el quinto un espontáneo que ya le cantó al Liqui en el tercero, se arrancó a cantar a pesar de que Ochoa, que brindó al público, le pidió que parara. Solo pudo brillar con el capote ya que no tuvo opciones para ligar a pesar de que intentó centrarse con la diestra. La estocada al segundo intento tuvo un rápido efecto y fue silenciado.

Debutaba Daniel de la Fuente con picadores en Sevilla después de proclamarse triunfador de promoción y vino con mucho ambiente. Recibió con gusto a «Sospechoso» a la verónica al que brindó al tendido antes de comenzar en las rayas del tercio. Tras los primeros muletazos a media altura con la diestra para que no perdiera las manos, hizo sonar el pasodoble con una serie al natural. Con la zurda llegaron los mejores momentos del joven de La Puebla que se adornó con un farol entre muletazos y se vació en los pases de pecho. El astado, que cantó la gallina al final, se resistió a doblar y el novillero a descabellar así que dio una vuelta al ruedo tras la petición.

El que cerró plaza manseó pronto y se paró en la muleta así que Liqui solo pudo dejar dos tandas conla diestra a las que le faltó ligazón pero que tuvieron buen gusto. Estuvo breve con buen criterio y saludó la ovación.

Toromedia

García Navarrete corta una oreja en la quinta novillada

La quinta novillada de abono tuvo a García Navarrete como triunfador. El novillero jiennense corto la única oreja de este festejo nocturno, en el que también Daniel de la Fuente estuvo a punto de tocar pelo en el primero de su lote, dando una vuelta al ruedo cuando el palco le negó el trofeo. Carlos Ochoa se fue de vacío pero también dejó detalles en sus novillos.

El primero de la tarde no estaba sobrado de fuerza y por ello no se empleó, defendiéndose en algunos momentos y costándole desplazarse. García Navarrete anduvo dispuesto con él y por encima, pero sin lograr brillar por la sosa condición del novillo. Mató de pinchazo y estocada baja y fue ovacionado.

En el cuarto, Garcia Navarrete logró destacar en el toreo zurdo, entendiendo a un novillo que iba bien pero que salía desentendido de la muleta. En ese pitón basó la faena y cuajó una actuación meritoria que remató de buena estocada, lo que puso en sus manos la primera y única oreja de la noche.

Carlos Ochoa mostró su buen concepto desde la primera serie al segundo, consiguiendo ligar a un novillo con movilidad. También al natural dio una primera serie con la mano baja que hizo sonar la música. La siguiente por ese pitón siguió subiendo el tono de la faena y a continuación sufrió un desarme que cortó el ritmo. Mató de estocada defectuosa y tuvo que descabellar.

Al quinto le costaba ir hacia delante, se rebrincaba y se fue apagando. Ochoa hizo el esfuerzo pero no pudo lucirse con un animal nada colaborador. Mató de pinchazo y estocada.

Daniel De la Fuente, que debutaba con picadores, comenzó la faena al tercero con suavidad y temple en muletazos por alto y también templó en las primeras series con la derecha, que tuvieron compostura. Al natural logró la mejor serie de la faena e hizo sonar la música. A partir de ahí el novillo comenzó a rajarse y él supo cortar a tiempo. Mató de pinchazo y estocada y hubo petición de oreja que el palco no atendió. Vuelta al ruedo.

En el sexto volvió a mostrarse firme con la derecha y más incómodo al natural por la brusquedad del novillo por ese lado. Se acabó pronto este astado también y tuvo que matar sin poder redondear la buena impresión que dejó en su primero.

14_junio_18_sevilla.txt · Última modificación: 2018/06/15 14:21 por paco

Herramientas de la página