Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


granada_080612

TOROS EN GRANADA

Viernes 8 de junio de 2012

Corrida de toros

FICHA TÉCNICA DEL FESTEJO

Ganadería: Toros de Benjumea (desiguales, justo de fuerza y raza y sin clase. El tercero fue manejable).

Diestros:

El Juli: ovación en el único que mató.

El Fandi: palmas, dos orejas y oreja.

José María Manzanares: dos orejas y saludos.

Entrada: dos tercios de entrada.

Incidencias: se guardó un minuto de silencio antes del inicio del festejo por la muerte del presidente de la plaza de toros, Mariano de Damas.

Crónicas de la prensa: COPE, EFE, La Razón, Granada Hoy.

COPE

Por Pilar Abad. El Fandi y Manzanares a hombros en Granada y grave lesión de El Juli

Tarde importante la de esta tarde en Granada, y tarde en la que afortunadamente el cemento apenas se hacía visible ante la afluencia de público en este cuarto festejo de la feria del Corpus de Granada.

Y es que la Monumental de Frascuelo ha sido una de las plazas afortunadas esta temporada en contar con la presencia de Julián López ‘El Juli’, pero desgraciadamente el primer toro de la tarde terminó con las ilusiones del propio torero y del público. Fue en los lances con el capote, cuando tras estirarse a la verónica el diestro madrileño, en uno de ellos por el pitón izquierdo y al ceñirse tanto al animal, este le cortó el viaje y cogió presa, ya en el suelo El Juli rodó, pero el animal hizo presa y tras darle cabezazos y pisarlo finalmente El Juli logró salvarse.

Un tiempo para recuperarse en el que se despojó de la chaquetilla y con inevitables gestos de dolor y todavía conmocionado, el madrileño permaneció en el ruedo, para realizar un quite por chicuelinas. Instrumentó la faena por el pitón izquierdo, el peor de este primero, pero es que El Juli no podía mover ese brazo derecho. Heroicidad y valentía la mostrada esta tarde por el diestro madrileño que a causa del dolor apenas podía mantenerse en pie. Aún así, en torero, aguantó en el ruedo, sacó muletazos y tuvo que hacer un gran esfuerzo antes de entrar a matar. Y fue, con la mano izquierda como tuvo que hacerlo, y una estocada entera para que el toro rodada y El Juli se fuera camino a la enfermería con una gran ovación.

Tras una exploración en la enfermería, fue trasladado al Hospital Clínico donde se le realizaron pruebas radiológicas en las que se comprobó la fisura del hombro derecho de grado 4, por lo que ha viajado hasta Madrid para otra nueva revisión y quizás tenga que ser sometido a una intervención quirúrgica.

La tarde quedó en un mano a mano El Fandi y José María Manzanares. Y en su segunda tarde en esta plaza, el diestro granadino salió a por todas, con rabia y raza torera. Sin embargo, ante el segundo de la tarde, en el que se vio un gran toreo a capa, con largas de rodillas, variedad en los lances, chicuelinas al paso para llevar al toro al caballo, quites y su exitoso tercio de banderillas, poco más pudo hacer ante un animal que fue a menos y se apagó pronto. Aunque puso todo de su parte, y lo intentó, ante la calidad del animal la faena no fue a más, y de nuevo fallo con el acero.

Las dos orejas llegaron en el cuarto de la tarde, David hizo correr turno y sortear al toro que le correspondía. Un astado que repetía y al El Fandi entendió y sometió en la muleta. En el tercio de banderillas hizo las delicias del público, e incluso se vio en un aprieto cuando tras el segundo par el toro le hizo hilo y al tomar el olivo el toro logró alcanzarle. Ya en la muleta El Fandi le dio distancias al animal y logró ligar los muletazos con tandas templadas y con profundidad. Destacó sobre todo en el toreo al natural. Esta vez sí acertó con la espada, y cayeron las dos orejas.

A portagayola recibió al último de la tarde, con el que de nuevo brilló con el capote ante un toro noble pero que duró los primeros tercios. Fueron cuatro los pares de banderillas que puso en el que sería su último toro de esta Feria del Corpus de Granada, que puso al público en pie. Labor de gran entrega, técnica y oficio ante un toro sin fuerzas y apagado con el que el granadino no quiso ganarse la pelea, y consiguió una oreja.

José María Manzanares cortó dos orejas al tercero, con una de las faenas marca de la casa y ante un noble animal. Ya los lances de capa caldearon el ambiente para una faena de muleta marcada por el ritmo, el tiempo, el temple y el mando. Toreo despacio, hondo, de mano baja y de ligazón por ambas manos que culminó el diestro alicantino en el centro del ruedo con una estocada recibiendo que levantó al público de sus asientos.

Nada fácil se lo puso el quinto, uno de los toros más complicados del encierro, y al que Manzanares poco a poco fue haciendo y metiendo en la muleta. Un toro que se quedaba parado y que engañaba con ese peligro sordo que no todo el mundo ve. Aún así Manzanares logró sacar muletazos por ambos pitones con gran torería y técnica.

EFE

El Fandi y Manzanares, a hombros y cogida del Juli en la cuarta del Corpus

El Juli fue cogido en los lances a la verónica del primero y quedo muy mermado y sin poder mover el brazo derecho. Aun así siguió en el ruedo y dio algunas tandas por el pitón izquierdo. Entró a matar con la zurda a un toro muy desrazado. Fue traslado al hospital donde se le aprecio una fuerte luxación de grado 4.

El Fandi tuvo que recurrir en su primero a una faena técnica sin posible continuidad, ante la incertidumbre de un toro que no humillaba y que se defendió.

El cuarto fue un astado que comenzó protestando pero que al darle su sitio y torearlo con temple y suavidad le sirvió, lo mejor fue por el pitón izquierdo. Al sexto le hizo una faena muy variada. Lo recibió a portagayola y otro con suavidad y mucho aguante sometiendo al toro. Estuvo espectacular y poderoso en banderilla en sus tres toros.

Manzanares supo manejar los tiempos en el tercero y templó con suavidad en las tandas, sin dejarse vencer y con momentos de toreo largo y sentidos. En el desbrozado quinto, la faena fue discontinua, El toro no tenía recorrido y tuvo que rectificar en las tandas. Y pese a torear despacio a media altura, el animal no se entregó.

La Razón

Por Manuel Peñalver. Puerta Grande para Manzanares y El Fandi

El Juli estuvo valeroso en su primero al que mató con la mano izquierda por la lesión que sufrió en la clavícula derecha mientras lo recibía con el capote. Mucho mérito lo que hizo El Juli en Granada.

Manzanares toreó con exquisito temple al segundo, en tandas sobre ambas manos, aunque destacaron los naturales muy largos y de bella estampa. Mató entrando a recibir y cobró una buena estocada. En el quinto volvió a estar muy técnico y pulcro aunque sin la intensidad de su primer toro debido a la falta de fuerzas de su oponente.

El Fandi mató tres toros ya que El Juli tuvo que pasar a la enfermería. El granadinoEspecialmente brilló en el que salió en cuarto lugar donde hubo series sobre ambas manos llenas de legancia y temple. Remató su buena actuación en el sexto, donde volvió a demostrar las virtudes principales de su toreo, la entrega y la decisión para lograr el triunfo.

Granada Hoy

Por Antonio Capilla. Un Fandi 'de pelea'

Comenzó el festejo guardándose un minuto de silencio por la muerte del padre del presidente de la plaza, Mariano de Damas, que fue enterrado ayer, cosa que se esperaba por su irreversible situación, y desde aquí damos nuestro sentido pésame a él y a la familia. Esta circunstancia ha hecho que el peso de la feria caiga sobre Ana Belén Álvarez, única presidenta que no ha podido tener peor suerte el año en que disminuyen los equipos presidenciales.

Por fin se vio gente en el tendido, más de tres cuartos, y eso será un respiro para el empresario José Jesús Cañas, que vio cómo en los pasados festejos no respondió la gente en taquilla, y eso desanima a cualquiera. En el terreno ganadero muy poco que destacar, la corrida de Benjumea además de desigual y sin gran cosa en cuanto a presencia, no tuvo fuerza, ni raza, ni casi nada dentro. Los toros iban y venían pero sin clase, menos mal que el tercero fue noble y se dejó ver. Por cierto, el lote de El Juli y el sobrero, tercero bis, se lidiaron bajo responsabilidad del ganadero y se mandarán los pitones a Madrid para su análisis por “supuesta manipulación fraudulenta de las actas”, ya que fueron rechazados por escobillados.

Aunque fue una tarde sin grandes cosas que ver por el juego de los toros, sí hubo grandes gestos en los espadas. El primero el de El Juli, que fue cogido al lancear a la verónica a pies juntos por el pitón izquierdo de forma muy fea, y quedó muy mermado pero aun así, realizó un quite por chicuelinas. Se veía sin facultades y sin poder mover el brazo derecho, por lo que basó su faena por el pitón izquierdo ante un toro desrazado que no humilló. Parecía que no iba a poder matar al toro, pero lo hizo con la mano izquierda, un gesto de pundonor que le honra como primerísima figura. En el hospital Clínico se le apreció una luxación en el hombro derecho de grado cuatro, grave percance a estas alturas de temporada.

Pero los gesto no terminaban ahí. El Fandi, que torea hoy en las Ventas, se fue de vacío en el segundo, pese a recurrir a una faena técnica aunque de imposible continuidad por la incertidumbre de un toro sin raza que no humillaba y se defendió, y eso no lo podía consentir David. En el cuarto y sexto sacó su casta y se enrabietó como auténtico 'gallo de pelea'. Estuvo variadísimo con el capote, toreando con temple y cadencia, incluso en el sexto se puso a portagayola, no quería sembrar ninguna duda sobre su pundonor y profesionalidad.

Fue haciendo David al cuarto, un toro que comenzó protestando, pero a base de darle sitio y temple, le sirvió. Lo mejor vino por el pitón izquierdo. En el sexto estuvo muy variado y lo toreó con suavidad y aguante, sometiendo a un toro que decía muy poco. En los diez pares de banderillas que puso, estuvo muy poderoso y en alguno arriesgó sin ninguna ventaja.

Manzanares quiso pintar el toreo, pero tenía poca pintura. Manejó bien los tiempos en el tercero y templó con suavidad y sin dejarse enganchar, incluso algún momento tuvo largura y sobre todo toreo fino. Fue más discontinuo el desrazado quinto, un toro sin recorrido ante el que tuvo que rectificar en mitad de las series, y pese a torear a media altura el toro no se entregó nunca.

Hoy otro día grande con Enrique Ponce, Morante de la Puebla y la reaparición de Cayetano tras su percance en Jerez, otro cartel para el disfrute del toreo de arte. Ya que ayer nos quedamos con la miel en los labios, esperemos que hoy acompañen más los toros a una terna que gusta del buen toreo.


Imagen: Momento de la cogida a El Juli en la plaza de Granada. | EFE


Granada Temporada 2012.

granada_080612.txt · Última modificación: 2012/06/13 20:36 por paco

Herramientas de la página