Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


jose_munoz_lebrija

José Muñoz "Lebrija"

Vuelta al ruedo: En 1966 da una vuelta al ruedo en la Maestranza tras apuntillar a un toro que le habían echado al corral a Rafael de Paula

Debut en Sevilla: El 1 de abril de 1973 como novillero, con ganado de Curro Campos, junto a José Julio Granada y Gabriel Puerta. Toreó tres novilladas más en la Maestranza.

De puntillero: 37 años fue puntillero en la Plaza de Sevilla hasta su despido. Su puesto lo ocupó su hermano Enrique.

Fallece: en Sevilla en abril de 2014.

Otros datos: Su padré José fue puntillero y su hermano Manuel murió apuntillando un toro el domingo de Resurrección de 1962 en la plaza de Alcalá de Guadaira.

Entrevista de Manuel Ramirez en ABC: http://hemeroteca.sevilla.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/abc.sevilla/1979/05/31/055.html


“Búcaro para Lebrija” de Antonio Burgos en la muerte de Lebrija: http://www.antonioburgos.com/abc/2014/04/re042114.html


El juez considera nulo el despido del puntillero de la Maestranza

Diario de Sevilla, 30 de diciembre´2003

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha considerado improcedente el despido de José Muñoz Falcón, popularmente conocido como Lebrija y que durante 37 temporadas fue el puntillero de la Real Maestranza de Sevilla. Lebrija fue puntillero de la Real Maestranza desde el 1 de abril de 1965 hasta el 20 de marzo del año 2002, en el que la empresa Pagés, que explota los servicios de la plaza de toros, le comunicó verbalmente que prescindía de sus servicios para esa temporada taurina, que comenzaba el 31 de marzo de 2002 con la corrida del Domingo de Resurrección.

El puntillero demandó a la empresa taurina y el juzgado de lo Social número 2 de Sevilla estimó que el despido era improcedente, aspecto que ahora ha sido confirmado íntegramente por la Sala de lo Social del TSJA. La empresa Pagés había alegado la inexistencia de una relación laboral con el puntillero, pero el alto tribunal andaluz entiende que se trata de una relación de carácter no ordinaria, sino propia de “artistas en espectáculos públicos”.

Los magistrados recuerdan que en el convenio colectivo nacional de la actividad taurina figuran los puntilleros y mozos de espada en el grupo de auxiliares, y que Lebrija estuvo desempeñando las labores de puntillero durante un total de 37 temporadas taurinas, en las que celebró 1.369 actuaciones en la plaza. Por cada festejo, el trabajador percibía 300,51 euros y la empresa emitía las correspondientes facturas, practicándole las retenciones legales oportunas.

La sentencia de la Sala de lo Social analiza las particularidades de la labor desarrollada por el trabajador y señala que la actividad artística en los espectáculos públicos puede desarrollarse en formas muy diversas que “constituyan relaciones jurídicas distintas”, dando lugar a un contrato de sociedad, a uno de arrendamiento de obra o servicios, o incluso a un contrato de trabajo, señala el fallo. Los jueces consideran que el problema de los puntilleros en plazas de primera o segunda es “singular”, por cuanto se trata de unos profesionales que deben ser contratados por el organizador del espectáculo, según el convenio nacional del sector, aunque también se permite que puedan realizar sus funciones un miembro de la cuadrilla de uno de los matadores.

La sentencia llega a la conclusión de que Lebrija mantenía una auténtica relación laboral con la empresa Pagés y que la figura aplicable a su caso es la del trabajador fijo discontinuo, por cuanto “desde 1965 se ha reiterado la contratación por la temporada taurina”. El tribunal desestima por tanto el recurso de suplicación que presentó la empresa Pagés y confirma la improcedencia del despido a los efectos del artículo 56 del Estatuto de los Trabajadores, que establece la readmisión o la indemnización del trabajador. En este aspecto, el TSJA entiende que las más de un millar de actuaciones de Lebrija en la Maestranza equivalen a tres años, nueve meses y 19 días laborables, lo que supera ampliamente el plazo legal de un año de duración del contrato para tener derecho a indemnización.

Asimismo, la sentencia impone a la empresa Pagés el pago de las costas procesales del recurso, en las que sólo se contemplan los honorarios del abogado de Lebrija. José Muñoz Falcón acogió ayer con satisfacción, aunque con cierto desánimo, la sentencia que le da la razón, por cuanto según manifestó a este periódico lo que él pretendía era “cortarse la coleta” en la plaza de la Real Maestranza.

Aunque la Justicia le reconoce una relación laboral durante 37 temporadas, Lebrija asegura que cuando fue despedido llevaba en realidad 49 años como puntillero de la plaza, desde principios de la década de los cincuenta. “Entré con los Belmonte y estuve dos años a prueba”, precisó. Además, el puntillero explicó que le “sorprendió” la forma en que la empresa Pagés, a través de uno de sus trabajadores y “por teléfono”, le comunicó que prescindía de sus servicios taurinos. “Ese año cumplía mi temporada número 50, y yo sólo quería cortarme la coleta, despedirme” del público de la Real Maestranza de Sevilla, lamentó Lebrija, quien añadió que estuvo “sin fallar ni un día”a lo largo de su amplia trayectoria como puntillero de la plaza. Actualmente un hermano de Lebrija ocupa su puesto como puntillero de la Real Maestranza.


El TSJA considera improcedente el despido del puntillero de la Maestranza

ABC, 30 de diciembre de 2003

La sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía considera improcedente el despido del puntillero de la plaza de toros de la Real Maestranza por parte de la empresa Pagés porque considera que es «una profesión de un artista», esto es, como si fuera un contrato por obra. José Muñoz Falcón conocido como «Lebrija», actuaba como puntillero en la plaza de toros de la Maestranza desde el 1 abril de 1965 pero en la temporada pasada la empresa taurina, de forma verbal, rescindió su contrato.

Según el fallo del alto tribunal andaluz que confirma la sentencia del juzgado de lo social de primera instancia, que considera que «no se trata de una relación ordinaria sino de artista en un espectáculo público», semejante a un contrato por obras y servicios. «No se trata de un profesional libre», continúa el fallo, porque además estuvo más de un año prestando relación laboral si se cuentan todos los días que actuó sobre el albero. La empresa sevillana negaba que existiera relación laboral pero el fallo del TSJA considera que se debía haber aplicado el Convenio Colectivo Nacional de la actividad taurina, donde figuran los puntilleros y también los mozos de espadas como auxiliares.

Lebrija estuvo 37 temporadas prestando servicios en el coso de la Maestranza los día que había toros. En total 3 años, 9 meses y 19 días trabajados, cobrando al final un salario de 30 euros por jornada de trabajo. Al estar más de un año trabajando el puntillero tendrá derecho a una indemnización que se fijará cuando se ejecute la sentencia y declara el despido improcedente. También el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía condena a la empresa Pagés a que pague las costas de la apelación, los 300 euros de la minuta del letrado del trabajador taurino. La demanda que se presentó contra la empresa Pagés que es la condenada, también se interpuso contra la Real Maestranza de Caballería, pero no se estimó a la propietaria.

jose_munoz_lebrija.txt · Última modificación: 2014/04/21 19:59 por paco

Herramientas de la página