Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


la_atarfena

María Luisa Jiménez "La Atarfeña"

Guadix (Granada), 1910

De extraordinaria belleza, le llamaban “La Pasionaria del Albaicin”. Fue esposa del novillero granadino Miguel Morilla “El Atarfeño” que murió trágicamente en la plaza. Un año después de su muerte anuncia su debut como torera en la misma Plaza del Triunfo con el nombre de Luisita Jiménez “La Atarfeña”, que tuvo lugar el 22 de junio de 1935, alternando con el torero de Ronda Alfonso Ordóñez “Niño de la Palma II” y con el malageño Enrique Millet “Trinitario II”, lidiando reses de la Viuda de Villamarta. No vestía de luces, iba de corto (“pantalón negro no muy ceñido y chaquetilla de piqué blanco, sobre una camisa de seda de cuello abierto. Sobre su pelo ondulado se encasquetó una gorrilla que le daba un bello aspecto de niña atrevida y traviesa”). Llevaba una estrecha cinta negra en el brazo izquierdo en recuerdo a su marido.

La Atarfeña declaró al periódico La Estampa que “sólo quería torear por amor, por mantener el fuego de la gloria de su marido El Atarfeño”. En su presentación consiguió un ruidoso fracaso y no llegó siquiera a matar al novillo pues tuvo que ser sacada en brazos de sus subalternos del ruedo, porque sufrió un mareo producido por el miedo. Toreó casi siempre en Andalucía aunque salió fuera varias veces. Luisita Jiménez “La viuda de Atarfeño”, como solía anunciarse, llegó a torear entre 30 y 40 becerradas.

Una de las veces que toreó parece que fue el 10 de agosto de 1935, fecha en que se presenta en Zaragoza, donde, según algunas fuentes, fue detenida por la Autoridad ya que se negó a torear un novillo porque según manifestó “era demasiado grande”. Pasó la noche en los calabozos de la Comisaría. Su carrera taurina duró poco más de un año. Al parecer, según otras fuentes, al estallar la Guerra Civil Luisa Jiménez se encontraba de visita en Guadix, donde residía su familia, y fue detenida. Permaneció tres años en la cárcel de Baza, mientras su hijo, Miguelito, crecía en casa de los abuelos. La carrera taurina de Luisa acabó el mismo día que la detuvieron.

Un posible poema original de Federico García Lorca, escrito hacia 1935 e inédito hasta ahora, fue publicado el 10 de febrero de 1981 por el semanario Hoja del Lunes de Granada, en un trabajo firmado por el profesor de EGB e investigador de temas granadinos J. de la Torre Calvin. Según el descubridor del texto, que aseguraba haber trabajado unos cuatro años en el estudio y recomposición de sus 35 versos antes de decidirse a publicarlos, se trata de un poema dedicado en 1935 a la entonces torera Luisa Jiménez, viuda del célebre matador granadino Atarfeño.

«Aunque el manuscrito original se perdió durante un incendio en los comienzos de la guerra civil», afirma el profesor De la Torre, «el poema ha sido recordado por varias personas que sabían de su existencia y confirmado por la propia interesada, quien, tras introducir algunas correcciones, confirmó que Federico lo escribió para ella».

Las peculiares características estilistas de la obra hacen, sin embargo, algo dudosa su autenticidad lorquiana, a pesar de que su descubridor asegura que «el inconfundible estilo del poeta de Fuente Vaqueros campea en el poema desde sus primeras líneas». Asimismo el profesor De la Torre basa su certeza en el testimonio de varias personas que conocieron tanto a Lorca como a la destinataria del poema y que recordaron muchos de sus versos, lo que ha permitido su recomposición.

Por su parte, Manuel Fernández-Montesinos, sobrino del poeta y portavoz de la familia García Lorca, cuyos miembros no conocían aún el texto, dijo a EL PAIS que su tío «era muy aficionado a escribir poemas y regalárselos a la gente, así que, en principio, cabe la posibilidad de que sea auténtico».

El texto del poema es el siguiente:

Granaína y morena. / Ritmo y rango, / Aire, clavel y albahaca. Tu fino cuerpo, en la castiza capa, y en los labios, / los ecos gitanos de un tango. / El amor te hizo torera. / Sangre y arena. / Que un toro mató a Atarfeño, / torero de clara vena, / y quieres vengar su muerte / por no morirte de pena. / Luisa Jiménez, torera. / Gitana estampa morena. Ritmo y rango. / En tus pupilas serenas / se hace más honda la pena, / nostálgica de un fandango.

Sol amarillo caliente, / sombra y luto de la plaza. / Donde un torero valiente / de íbera alegoría / buscó gloria / y halló muerte. / Alma de mi Andalucía. / Guitarra de rubio vientre. / Que no cese la alegría. / Que no le falte en su tumba / la flor de una bulería. / Y por corona, / el cordobés de ancha ala. / La gala triunfal, / la gala / de la alegre Andalucía.

Con el tiempo Luis Jiménez volvió a casarse en otras dos ocasiones -la última con 60 años- y en ambas enviudó de nuevo. No tuvo más hijos que Miguel y falleció el 2 de octubre de 1983, a los 71 años de edad.

<img src="http://portaltaurino.net/archivos/79831337120042.jpg"/>

V. Miguel Morilla “El Atarfeño”.

la_atarfena.txt · Última modificación: 2012/06/05 12:31 por paco

Herramientas de la página