Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


madrid_temporada_2019

Madrid Temporada 2019

San Isidro 2019

Martes, 14 de mayo:

Miércoles, 15 de mayo:

jueves, 16 de mayo:

viernes, 17 de mayo:

Sábado, 18 de mayo:

Domingo, 19 de mayo:

Lunes, 20 de mayo:

Martes, 21 de mayo:

Miércoles, 22 de mayo:

Jueves, 23 de mayo:

viernes, 24 de mayo:

Sábado, 25 de mayo:

Domingo, 26 de mayo:

Lunes, 27 de mayo:

Martes, 28 de mayo:

Miércoles, 29 de mayo:

Jueves, 30 de mayo:

viernes, 31 de mayo:

Sábado, 1 de junio:

Domingo 2 de junio:

Lunes, 3 de junio: Juanito, Antonio Grande y Diego San Román

Martes, 4 de junio:

Miercoles 5 de junio:

Jueves, 6 de junio:

Viernes, 7 de junio:

Sábado, 8 de junio:

Domingo 9 de junio:

Lunes,10 de junio:

martes, 11 de junio:

Miercoles 12 de junio:

Jueves 13 de junio:

Viernes, 14 de junio:

Sábado 15 de junio:

Domingo 16 de junio:

Domingo 23 de junio:

Domingo 30 de junio:


Otros festejos celebrados

Domingo, 28 de abril: NOVILLOS DE JULIO GARCÍA para Kevin de Luis (presentación), Lagartijo e Ignacio Olmos, (presentación). un cuarto de plaza en tarde primaveral. 6.187 espectadores. Novillada con picadores de Julio García - de gran volumen e irreprochable presentación. Encastada, con fondo y emoción a excepción del primero - (manso y rajado el primero, con transmisión el segundo, noble a más el tercero, con transmisión el cuarto, con movilidad el quinto y excepcional y de encomiable tranco el sexto)para Kevin de Luis - que se presentó - de frambuesa y oro (silencio tras aviso en ambos), “Lagartijo” de blanco y oro (ovación con saludos tras aviso y silencio tras dos avisos) e Ignacio Olmos - que hizo su presentación - de tabaco y oro (vuelta al ruedo y ovación con saludos tras aviso). Al finalizar el festejo, el mayoral de la ganadería de Julio García saludó una ovación desde el tercio. (Crónica a pie de página) Galería: https://www.las-ventas.com/entre-toro-y-toro/las-ventas-28-de-abril-de-2019. Video: https://twitter.com/i/status/1122608728648421378

Domingo, 21 de abril. Domingo de Resurrección: Toros de El Torero, para David Galván, silencio en su lote, Juan Ortega, vuelta tras petición y palmas, y Pablo Aguado, silencio en su lote. Un tercio de entrada en tarde fría y desapacible (8.007 espectadores). Domingo de Resurrección. Corrida de toros de El Torero (5º bis de Lagunajanda) - desiguales de pelaje, bien presentados en conjunto pero de poco juego a excepción del segundo - (deslucido el primero, de buen juego el segundo, complicado el tercero, inválido el cuarto, desclasado el quinto y a menos el sexto) para David Galván de rioja y oro (palmas y silencio), Juan Ortega de pistacho y azabache (vuelta al ruedo tras aviso y palmas tras dos avisos) y Pablo Aguado de oliva y oro (silencio y silencio tras aviso). Galería de fotos: https://www.las-ventas.com/entre-toro-y-toro/las-ventas-21-de-abril-de-2019. Video: https://twitter.com/i/status/1120062264185376768. (Crónica, a pie de página)

Domingo, 14 de abril: Dos tercios de plaza. (15.364 espectadores) en tarde veraniega y de agradable temperatura. Corrida de toros de Victorino Martín - desiguales de presentación, de escasas opciones en líneas generales - (imposible el primero, de escaso recorrido el segundo, deslucido el tercero, noble el cuarto, de poco juego el quinto y a menos el sexto) para Fernando Robleño de rosa palo y oro con cabos negros (palmas y ovación con saludos), Octavio Chacón de rosa palo y oro (ovación con saludos tras aviso y silencio) y Pepe Moral de grana y oro ((pitos y bronca tras aviso). Jesús Romero, saludó tras parear al primero. Parte médico de Octavio Chacón: “Sección del aparato extensor del tercer dedo. Bajo anestesia local es intervenido en la enfermería de esta plaza. Pronóstico: reservado y bajo su responsabilidad decide continuar la lidia”. Galería de fotos: https://www.las-ventas.com/entre-toro-y-toro/las-ventas-14-de-abril-de-2019. Video: https://twitter.com/i/status/1117514623807369218

Domingo, 7 de abril. Novillos de Sánchez Herrero para Miguel Maestro, división y silencio, Abel Robles, tres avisos y palmas y Daniel Menes, silencio y palmas. Galería: https://www.las-ventas.com/entre-toro-y-toro/las-ventas-7-de-abril-de-2019. Video: https://twitter.com/i/status/1114991356634640385

Domingo, 31 de marzo: Domingo, 31 de marzo. Novillos de José Luis Pereda para Juan Carlos Carballo, silencio y palmas, Jesús Díez “El Chorlo”, silencio en su lote, y Adrien Salenc, ovacion y silencio. menos de un cuarto de plaza en tarde invernal. 5.489 espectadores. Novillada con picadores de José Luis Pereda de buena presentación pero de nula casta, a excepción del tercero - (flojo el primero, deslucido el segundo, de buena condición el tercero, a menos el cuarto, desfondado el quinto y sin opciones el sexto) para Juan Carlos Carballo de caña y oro con cabos negros (silencio y palmas tras aviso), Jesús Díez “El Chorlo ” de malva y azabache (silencio tras dos avisos y silencio tras aviso) y Adrien Salenc de coral y oro (silencio tras dos avisos y silencio). Galería: https://www.las-ventas.com/entre-toro-y-toro/las-ventas-31-de-marzo-de-2019. Video: https://twitter.com/i/status/1112454310682603526. (Crónica, a pie de página)

Domingo, 24 de marzo: mas de un cuarto de plaza en tarde soleada (8.432 espectadores). Inauguración de la temporada 2019. Novillada con picadores de Fuente Ymbro - de diferentes capas y volúmenes, el mejor el tercero - (soso sin transmisión el primero, noble a menos el segundo, de buen tranco el tercero, deslucido el cuarto, noble el quinto y complicado sin emplearse el sexto) para Rafael González de rioja y oro (silencio en ambos), Ángel Téllez de purísima y oro (ovación con saludos en ambos) y Francisco de Manuel de verde pistacho y oro (oreja tras aviso y ovación con saludos). Iván García saludó tras parear al sexto. Galería: https://www.las-ventas.com/entre-toro-y-toro/las-ventas-24-de-marzo-de-2019 Video: https://twitter.com/i/status/1109923411311120385 (Crónica, a pie de página)

Feria Comunidad

Miércoles, 1 de mayo: Pablo Mora, silencio y silencio, se presentan Diego San Román, silencio y silencio, y Fernando Plaza, ovación y vuelta tras petición, novillos Montealto. Novillada con picadores de Montealto – de buena condición, encastados con movilidad y posibilidades a excepción del primero – (áspero y bravo el primero, con movilidad el segundo, encastado el tercero, con transmisión el cuarto, noble el quinto y con buen tranco el sexto) para Pablo Mora de verde oliva y oro (silencio tras dos avisos y silencio), Diego San Román – que se presentó en Las Ventas – de aguamarina y oro (silencio en ambos) y Fernando Plaza – que se presentó en Las Ventas – de lila y oro (ovación con saludos tras dos avisos tras petición y vuelta al ruedo tras petición). Galería: https://www.las-ventas.com/entre-toro-y-toro/las-ventas-01-de-mayo-de-2019 Video: https://twitter.com/i/status/1123702007817297921 (Crónica, a pie de página)

Jueves, 2 de mayo: Goyesca. Cristian Escribano, silencio y vuelta, Francisco José Espada, oreja y silencio, y Ángel Sánchez, ovación y silencio toros de Pereda. Corrida Goyesca. Toros de José Luis Pereda - de imponente seriedad y arboladura. Desiguales de juego. Encastados y con movilidad 2º y 4º - (desfondado el primero, noble el segundo, deslucido el tercero, con movilidad el cuarto, a menos el quinto y complicado el sexto) para Cristian Escribano de gris plomo y plata (silencio y vuelta al ruedo tras aviso), Francisco José Espada de gris plomo y plata (oreja y saludos tras aviso) y Ángel Sánchez de azul añil y azabache (silencio en ambos). Saludaron Raúl Cervantes tras parear al primero e Iván García y Fernando Sánchez tras hacer lo propio con el tercero. Galería: https://www.las-ventas.com/entre-toro-y-toro/las-ventas-02-de-mayo-de-2019 Video: (Crónica, a pie de página)

Domingo, 5 de mayo: NOVILLOS DE GABRIEL ROJAS para Adrián Henche, silencio en su lote, Juan Carlos Benítez, (presentación) ovaciones en su lote, y Cristian Pérez (presentación), ovación y vuelta. Galería: https://www.las-ventas.com/la-tarde-tras-el-objetivo/las-ventas-5-de-mayo-de-2019 Video: https://twitter.com/i/status/1125162028635705347 (Crónica a pie de página)

Domingo, 12 de mayo: NOVILLOS DE EL PILAR para Sergio Felipe, ovación y silencio, Héctor Gutiérrez (presentación), ovación y palmas, herido leve y y Alfonso Ortiz (presentación), silencio y vuelta. Novillada con picadores de El Pilar (2º bis Hermanos Sánchez Herrero) - mansos, deslucidos a excepción del primero - (con clase el primero, deslucido y de corto viaje el segundo, descastado el tercero, inválido el cuarto, con peligro el quinto y a menos el sexto)para Sergio Felipe de tabaco y oro (ovación con saludos tras petición y silencio), Héctor Gutiérrez - que se presentó - de azul Rey y oro (silencio en ambos) y Alfonso Ortiz - que se presentó - de lila y oro (silencio y vuelta al ruedo). (Crónica a pie de página). Galería de fotos: https://www.las-ventas.com/la-tarde-tras-el-objetivo/las-ventas-12-de-mayo-de-2019?platform=hootsuite&utm_campaign=HSCampaign Video: https://twitter.com/i/status/1127685058683338754

Novilladas de julio

Jueves 4 de julio de 2019. Plaza de toros de Las Ventas (Madrid) - un cuarto de plaza en noche de bochorno (6.984 espectadores). Certamen de novilladas nocturnas. Primer festejo. Novillada con picadores de El Freixo (1º, 2º y 3º) y Couto de Fornilhos (4º, 5º y 6º) - desiguales de hechuras y juego. El segundo fue el de más opciones - (inválido el primero, con motor el segundo, soso el tercero, deslucido el cuarto, deslucido el quinto y de poco juego el sexto) para Tibo García de nazareno y oro (palmas y silencio tras aviso), Rafael González de azul marino y oro (oreja y palmas tras dos avisos) e Ignacio Olmos de lila y oro (ovación con saludos y silencio tras aviso). Galería: https://www.las-ventas.com/la-tarde-tras-el-objetivo/las-ventas-4-de-julio-de-2019 Video: https://vimeo.com/346257395. (Crónica a pie de página)

Jueves , 11 de julio: segunda cita del Certamen de novilladas nocturnas de promoción, novillos Fernando Peña para de Jesús Díez ' El Chorlo', ovacion y ovacion, Antonio Grande, ovacion y palmas, y Borja Ximelis, silencio en su lote. Galería: https://www.las-ventas.com/la-tarde-tras-el-objetivo/las-ventas-11-de-julio-de-2019 Video: https://twitter.com/i/status/1149632860434788352

Jueves , 18 de julio: un tercio de plaza en noche de bochorno (8.490 espectadores). Certamen de novilladas nocturnas. Tercer festejo. Novillada con picadores de José Cruz (1º tris y 4º de Casa de Toreros) - desiguales de hechuras, mansos y de poco juego a excepción del noble tercero - (noble a menos el primero, sin transmisión el segundo, noble con calidad el tercero, deslucido el cuarto, brusco y deslucido el quinto y noble con defectos el sexto) para Emilio Silvera - que se presentó - de azul purísima y oro (ovación con saludos y silencio tras aviso), Alfonso Ortiz de nazareno y oro (ovación con saludos y silencio) y Tomás Rufo - que se presentó - de azul marino y oro (oreja y ovación con saludos). Tomás Rufo entró a la enfermería tras la lidia del tercero, presentando una luxación en el hombro derecho que fue reducida manualmente, y que bajo su responsabilidad continuó la lidia. Galería: https://www.las-ventas.com/la-tarde-tras-el-objetivo/las-ventas-18-de-julio-de-2019 Video: https://twitter.com/i/status/1152140386338508800 (Crónica a pie de página)

Jueves, 25 de julio: más de un cuarto de plaza (7.374 espectadores). Certamen de novilladas nocturnas. Cuarto festejo. Novillada con picadores de Castillejo de Huebra (2 J.M Sánchez Cobaleda - Correctos de presentación, manejables en su mayoría y de diferentes comportamientos. Destacó el sexto - (noble sin transmisión el primero, exigente el segundo, desrazado el tercero, complicado el cuarto, con posibilidades el quinto y con opciones el sexto) para Cristian Pérez de nazareno y oro (silencio tras aviso y silencio tras dos avisos), Cristóbal Reyes - que se presentó - de rioja y oro (silencio y silencio tras aviso) y Dorian Cantón de azul marino y oro (silencio tras aviso y ovación con saludos). Galería: https://www.las-ventas.com/la-tarde-tras-el-objetivo/las-ventas-25-de-julio-de-2019 Video: https://twitter.com/i/status/1154741451110174721 (Crónica a pie de página).

Jueves 1 de agosto de 2019. Más de un tercio de plaza en noche de agradable temperatura. (8.874 espectadores). Certamen “Cénate Las Ventas”. Final. Novillada con picadores de El Cortijillo (1º, 4º, 5º y 6º) - Lozano Hermanos (2º y 3º) - bien presentados de diferente juego. Complicados y ásperos a excepción de los lidiados en primer, segundo y cuarto lugar - (con clase el primero, pronto y con peligro sordo el segundo, manso y deslucido el tercero, bueno y con duración el cuarto, gazapón y soso el quinto y aplomado con ritmo el sexto) para Rafael González de gris plomo y plata (palmas, silencio y ovación con saludos) y Tomás Rufo de azul marino y oro (vuelta al ruedo tras petición, oreja y ovación con saludos tras petición), mano a mano. Al finalizar el festejo, se anunció por megafonía el ganador del certamen “Cénate Las Ventas”, que correspondió en la figura de Tomás Rufo. Actuó como sobresaliente Adrián Henche. Galería: https://www.las-ventas.com/la-tarde-tras-el-objetivo/las-ventas-01-de-agosto-de-2019. (Crónica a pie de página).

Festejos de agosto

Domingo 11 de agosto: Un cuarto de plaza en tarde veraniega (6.198 espectadores). Novillada con picadores de La Guadamilla - bien presentados y de notable juego - (noble con calidad el primero, a menos el segundo, manejable el tercero, manso y deslucido el cuarto, noble el quinto y enclasado el sexto) para Javier Montalvo- que se presentó, de buganvilla y oro (ovación con saludos tras aviso y palmas tras aviso), Carlos Aranda - que se presentó, de sangre de toro y oro (ovación con saludos y oreja tras aviso) y Carlos Olsina - que se presentó, de lila y oro (vuelta al ruedo tras aviso y vuelta al ruedo tras petición de oreja). Video: https://twitter.com/i/status/1160693361587695616 Galería: https://www.las-ventas.com/la-tarde-tras-el-objetivo/las-ventas-11-de-agosto-de-2019. (Crónica a pie de página).

Jueves 15 de agosto: Algo más de un cuarto de plaza en tarde de bochorno. (6.249 espectadores). Festividad de la Virgen de la Paloma. Corrida de toros de Martín Lorca (1º Escribano-Martín) y (5º bis de José Luís Osborne) - desiguales de presentación y desrazados en líneas generales - (a menos el primero, sin transmisión el segundo, noble con ritmo el tercero, con complicaciones el cuarto, deslucido el quinto y sin opciones el sexto) para Fernando Robleño de verde botella y oro (ovación con saludos y palmas),Sebastián Ritter de verde laurel y oro (silencio y silencio tras aviso) y Juan Ortega de marfil y azabache (ovación con saludos tras aviso y silencio). Galería: https://www.las-ventas.com/la-tarde-tras-el-objetivo/las-ventas-15-de-agosto-de-2019. (Crónica a pie de página).

Domingo 18 de agosto: menos de un cuarto de plaza. (5.084 espectadores). Novillada con picadores de Dolores Aguirre - bien presentados y de buen juego en líneas generales - (sin humillar el primero, exigente el segundo, bravo el tercero, con humillación el cuarto, encastado el quinto y desrazado el sexto) para Mario Sotos de sangre de toro y oro (silencio en ambos), Máxime Solera - que se presentó de rioja y plata (ovación con saludos tras aviso y vuelta al ruedo tras aviso) y José María Hermosillo - que se presentó de corinto y oro (ovación con saludos y silencio). Galería: https://www.las-ventas.com/la-tarde-tras-el-objetivo/las-ventas-18-de-agosto-de-2019. (Crónica a pie de página).

Domingo 25 de agosto: Novillos de Saltillo para Alberto Pozo, Alejandro Conquero y Francisco Montero (PRESENTACIÓN)

1 de septiembre: Novillos de Los Maños para José Cabrera (PRESENTACIÓN), Jorge Isiegas y Daniel Barbero (PRESENTACIÓN)

Desafíos y concurso ganaderías 2019

Domingo 8 de septiembre: Toros de Rehuelga vs. Pallarés para Arturo Macías, Oliva Soto y Thomas Dufau.

Domingo 15: Concurso de ganaderías. Toros de La Quinta, Baltasar Ibán, Marqués de Albaserrada, Murteira Grave, Pedraza de Yeltes y Valdellán para Fernando Robleño, Rubén Pinar y Javier Cortés.

Domingo 22: Toros de Araúz de Robles vs. Saltillo para Sánchez Vara, Javier Castaño y Sergio Serrano.


A las puertas del triunfo

Una oreja paseó Francisco de Manuel de “Sacacuertos” de Fuente Ymbro. Téllez, dejó detalles de buen gusto a las puertas de su alternativa y Rafael González pechó con el peor lote, en el inicio de la temporada en Las Ventas.

Madrid, 24 marzo, Por Alberto Bautista

Un año más la divisa de Fuente Ymbro servía de apertura del curso en Las Ventas. La ganadería de Ricardo Gallardo que tan buen final de temporada tuvo en Madrid en la feria de Otoño, como inicio de temporada han deparado la feria de Fallas, fue un puro espejismo a tenor del juego dado por los novillos lidiados en el festejo que descorchó la temporada venteña. Y es que salvo el tercero - a la postre el de mayor juego de la tarde, el encierro gaditano no llegó con fuerza al tercio final, y le faltó en muchos momentos un punto de transmisión. Quién mejor supo aprovechar las embestidas de los novillos, fue Francisco de Manuel. El más listo de la clase, que una vez más se quedó a las puertas de su anhelada salida a hombros. Lo de mayor peso de la tarde sucedió en el tercero. “Sacacuartos” tuvo acometividad y recorrido, y el novillero de la escuela de Colmenar aprovechó el trazo largo y la mano baja para regalar un par de tandas de limpieza y despaciosidad. Su desparpajo reinó al igual que su disposición con las banderillas, aunque no tuviera recompensa. El estoconazo le ayudó a pasear una oreja de Ley. El que cerró función tuvo demasiadas teclas, y no se empleó en las telas. Amenazó con rajarse aunque el poderoso novillero desechó cualquier atisbo. La faena le faltó juste y metraje pero el madrileño lo despeño de otra gran estocada. La Puerta grande… le espera. San Isidro, también.

Quién si tiene fecha de alternativa es Ángel Téllez, que en apenas dos semanas en la ciudad alcarreña de Guadalajara pasará a formar parte del escalafón superior. Morante y “El Juli”, serán padrino y testigo respectivamente, de una alternativa de excepción. Su despedida como novillero en Las Ventas, vino a constatar que es un torero hecho, pero que corre con los mismos defectos que la mayoría de sus compañeros. Faenas largas y toreo perfilero. En consecuencia, taurinamente no dijo ni pío. Y eso que a su primero dejó algún detalle suelto con el capote en una faena compacta a la media altura, donde combinó el acople con otros momentos menos lucidos. Y con el quinto, instrumentó una faena larga donde hubo un meritorio comienzo estático, pero que se diluyó en un mar de pases. Aún así, estuvo por encima del novillo. Dejó un bajonazo y fue silenciado.

Poco se puede extraer de Rafael González, quién no pudo refrendar las gratas sensaciones que dejó en Valdemorillo. En la novillada que abrió el curso en Madrid, se le vio desbordado en su primero. Se alivió en exceso y tomo las lógicas precauciones por la complejidad del novillo. Hubo tiempo para que lo intentara sobre la zurda pero sin mucha decisión. Con el cuarto, dejó una actuación breve y de corto bagaje, como la novillada de Fuente Ymbro de la que se esperaba más.


Un “Cartelón” en el desastre de Pereda

Buena imagen de la terna ante una novillada de José Luis Pereda, condicionada por la falta de raza. Salenc pinchó una oreja del tercero por culpa del mal uso de los aceros, en su despedida como novillero. Carballo y “El Chorlo” por encima de sus deslucidos lotes.

Madrid, 31 de marzo 2019 por Alberto Bautista

La tarde invernal tras la semana primaveral, no invitaba a acudir a Las Ventas. Los que se quedaron en casa, se ahorraron una tarde de absoluto escarnio, y prácticamente de las que echan a la gente de las plazas. La novillada de Pereda sólo tuvo fachada. Entre tanto los novilleros se empañaron en hacer faenas kilométricas con miles de pases, siete avisos, y hasta el Presidente se empeñó en cambiar el tercio de varas (al menos en dos ocasiones) sin ejecutar la suerte, y todo… con un frío invernal.

El único que tuvo opciones de tocar pelo fue Adrien Salenc, quien se encuentra a las puertas de su alternativa francesa en el mes de junio. El francés anduvo valiente y se le intuyó con oficio para dar el salto al toro. Con el tercero, el único potable de todo el conjunto tuvo un inicio sideral por bajo. Aseado y con oficio, le dio distancia pero le faltó fondo y más confianza por parte de Salenc. El fallo con la espada lo dejó sin un más que meritorio trofeo. Tuvo que saludar tras dos avisos. El sexto, acusó el primer tercio en otro lamentable encuentro con el caballo. Quiso, pero no pudo en otra labor vacía y de escaso contenido.

Juan Carlos Carballo, que volvía a Madrid tras su fatal desenlace con fractura de tibia incluida hace tres temporadas, dio la cara en sus dos turnos. Con actitud y sin complejos recibió de capa al primero de la tarde, un novillo de Peredasoso y sin ningún tipo de transmisión. El extremeño le corrió la mano con soltura pero el novillo no descolgó nunca. Esfuerzo en balde. Con el cuarto, volvió a ofrecer un repertorio de su compromiso. Y eso que su segundo acusó la falta de fijeza y se rajó en el tercio final. Antes mantuvo el interés en varas donde sembró el caos en medio de otra tétrica composición del primer tercio. Esperpéntico. Por su disposición saludó una ovación en una tarde a contracorriente donde se vio su mejoría.

Otro de los que también dieron la cara, fue el segundo en liza del cartel. Jesús Díez “El Chorlo”, se topó con un lote imposible y de nulas posibilidades. No pasó de la corta distancia en el segundo, y con el galán que hizo quinto, dejó patente sus intenciones: topaba y no embestía. Cuando lo hizo, fue a base de arreones y ya era tarde. La estocada cayó baja. No fue la tarde en un auténtico desastre de Pereda, donde sólo “Cartelón” se salvó de la quema generalizada.


Decepcionantes Victorinos en el apogeo de Chacón

La corrida de Victorino Martín no dio ningún tipo de opción a la terna. Fernando Robleño se zafó de su lote con clase y dignidad, mientras que Octavio Chacón volvió a demostrar su poderío con un lote de matadero.

Madrid ,14 de abril, por Alberto Bautista

La festividad del Domingo de Ramos se ha convertido en una fecha por antonomasia entre la afición madrileña. Corrida de Victorino como reclamo, y más de quince mil almas en los tendidos para la primera corrida del año en Las Ventas. Lástima, que la Victorinada no pasara del sesteo de principio a fin. Tan sólo la disposición de Fernando Robleño y el momento dulce de Octavio Chacón desalojaron los fantasmas de la Monumental, y es que el sexteto de la “A coronada”, no tuvo nada de nada. Desiguales de hechuras y una auténtica escalera en el centenario del aniversario de Albaserrada.

Fernando Robleño quien luce unas cuantas primaveras de alternativa a sus espaldas, volvió a reverdecer laureles cosechando un par de notables actuaciones rallando a gran nivel. Pecó de voluntarioso ante la alimaña que rompió plaza. Anodinas opciones ante un “Minorista” que vendió cara su vida. No se amilanó el de San Fernando de Henares y expuso sin miramientos. Lo mejor la estocada en dos tiempos. Saludó una ovación ante el cuarto, a la postre el único que tuvo opciones del envío entreteniéndose en dejar una docena de naturales de poso y enjundia. Enfrente tuvo otro Victorino de poco recorrido.

Tampoco Octavio Chacón se dejó ganar la partida en otra tarde de máximo compromiso. Se las vio con el malo y con el menos bueno, en dos actuaciones a contracorriente. Valiente, con decisión y con absoluta torería, así fue el balance de la primera de las cuatro tardes que tiene contratadas en Las Ventas durante esta primavera. El gaditano se encuentra viviendo una segunda juventud. Sabe lo que quiere el público y en Madrid gusta ver a los toros de largo. Y ni corto ni perezoso expuso en dos labores de temple y mano baja. Su primero que brindó a Pepe, recordado aficionado del tendido 7 - en consonancia con sus compañeros de cartel, suplió el poco juego del Victorinocon encomiable oficio. El saludo capotero de las tablas a los medios, fue un claro ejemplo de la abrumadora tauromaquia del gaditano. Al entrar a matar, sufrió un corte en la mano izquierda, siendo operado en la enfermería; aunque eso no le impidió dejar una actitud irreprochable en su segundo, queriendo agradar en el primer tercio, y brillando con luz propia con capote y muleta. Madrid le quiere, y Chacón coge crédito.

Completó el cartel Pepe Moral, que no quiso ver al tercero y perdió crédito con el sexto (lidiado en quinto lugar, tras el percance de Chacón). El sevillano quiso pero no pudo entenderlo y cuando lo hizo, ya era demasiado tarde. Atropellado y con pocas ideas en sus dos turnos. Sainete incluido. Una ruina. Como la corrida de Victorino Martín.


Juan Ortega sale reforzado en Resurrección

El sevillano que realizó lo más notable de la tarde frente al segundo, coge fuerza en el inicio de temporada. Desigual corrida de El Torero, donde David Galván vio como no le devolvieron ninguno de sus dos toros y Pablo Aguado con más corazón que fortuna, fueron silenciados.

Madrid, 21 abril, Alberto Bautista

La afición no respondió al reclamo de la terna anunciada en el Domingo de Resurrección madrileño. La tarde desapacible y el frío no invitaban al reclamo. Tampoco la corrida de El Torero, que tan buen comienzo de temporada había cosechado hasta el momento, no fue el bálsamo de fierabrás para el goce pleno de tres toreros con el concepto del temple y del toreo artista. El que no pasa de modas. Al único que le sirvió la tarde para coger impulso fue Juan Ortega, que ya avisó de sus andanzas la temporada pasada otra fecha señalada, como el día de la festividad de La Paloma.

La actuación de Ortega, estuvo cargada de temple y naturalidad, donde sobresalió una labor ante el segundo de la tarde de mucho gusto y cadencia en el trazo. Lo mejor vino sobre la mano izquierda en una tanda de naturales de empaque y plasticidad. La faena de altos vuelos alcanzó cotas y distinción fluyendo el pase de las flores, los trincherazos, y los ayudados por bajo. Todo ello con mucha torería. El toreo artista, erigido en una misma persona. Con el quinto no pudo redondear una tarde de mucha disposición, al estrellarse con un ejemplar a contra estilo que no se lo puso fácil, pero eso no fue óbice para que quedara patente la revelación de otro torero de culto que merece un hueco en el anacrónico sistema taurino.

A Pablo Aguado, que regresaba tras cortar una oreja de peso en la feria de Otoño, y tras ser otro de los nombres propios en la recientemente concluida feria de Fallas, no pasó de la voluntad, con un lote imposible. Dio la cara con el complicado tercero, en una faena de plena exposición. Con el sexto, volvió a ser silenciado en otra labor de nula condición.

Abrió la tarde David Galván, que a la postre fue el que menos opciones tuvo de la terna. Al gaditano fueron a parar los dos inválidos de El Torero. Una evidente falta de raza echó al traste el primero, tras una faena de tiralíneas donde lo único estimable vino por el pitón derecho para concluir con el mar de pases habitual. Más de lo mismo frente al cuarto al que le extrajo algún muletazo suelto, pero sin redondear una actuación que nunca llegó con fuerza a los tendidos. Los dos debieron ver el pañuelo verde. Como ya ocurriera con otros tantos toreros tras incontestables golpes de triunfo, el nombre de Juan Ortega debe contar para el aficionado. Su incursión en los principales circuitos debe ser innegociable y es que su presencia se hace igual de necesaria, que modernizar el obsoleto escalafón.


Destaca Ignacio Olmos ante una gran novillada de Julio García

El toledano que hacía su presentación, dio una grata imagen en sus dos turnos. Se llevó una tremenda paliza del primero, y rozó la gloria con el sexto en una faena sobre la mano izquierda que malogró con los aceros. El mayoral de Julio García saludó una ovación tras finalizar el festejo.

Madrid, 28 abril, Alberto Bautista

En plena noche electoral y con el PSOE como ganador de las elecciones sin paliativos, la tauromaquia queda en un absoluto interrogante en cuanto a su futuro más próximo. No es de extrañar, la bajada del número de festejos en muchos municipios de España y queda lo peor. Cuando las barbas de tu vecino veas mojar, pon las tuyas a remojar. Lo extraño de todo, es como quedan la afición florece entre muchos jóvenes que sueñan con ser figuras del toreo. Es el caso de Ignacio Olmos un novillero toledano, sin contratos y con la necesidad de abrirse un hueco en la dura andadura de ser torero, llegó a Madrid para quedarse, y es que su paso por Las ventas no debe ser testimonial, y eso que tuvo dos novillos para bordar el toreo y salir a hombros. Los desperdició. Pero nada se le puede reprochar con todo una carrera por delante. Lo que es demencial, son las novilladas que lidian cómo la de Julio García, que no fue ni más ni menos, que una auténtica corrida de toros. El toledano que dejó huella en su presentación recogió una ovación de despedida en el sexto. Sin duda, el mejor del encierro, que se fue conlas dos orejas, y que sin ninguna fue merecedor de la vuelta al ruedo. Transmisión, acometividad y bravura de principio a fin, fueron las armas de “Iluminado”. Olmos dejó un par de tandas sueltas sobre la zurda pero faltó redondear la actuación que erró con los aceros. Su tarjeta de presentación con el tercero, finalizó con una vuelta al ruedo (por su cuenta) ante otro notable ejemplar de Julio García que le midió en exceso, y que sufrió dos aparatosas volteretas, de las que salió airoso. Entre tanto, el trazo largo y la disposición fueron suficientes para dejar huella.

Otro de los que rallaron a gran nivel fue el novillero cordobés “Lagartijo”, que dejó sendas actuaciones de gran personalidad a tenor de los cites y la colocación delante de la cara de sus dos oponentes. Al segundo, se recreó en muchos momentos, toreando muy despacio en una actuación irregular, que solventó con un impávido valor, pegándose un par de arrimones de órdago frente a un potable ejemplar de García. Dejó una estocada entera pero tardó en caer, se le pidió con fuerza la oreja (no hubo mayoría), y el palco le privó del trofeo. Diametralmente opuesta fue la actuación ante el quinto, siendo silenciado tras quedar prácticamente inédito. Aún así, hubo momentos de limpieza pero nada comparable al concepto desarrollado en su primero. La espada volvió a ser su asignatura pendiente.

Sin pena ni gloria, pasó el otro debutante Kevin de Luis que fue silenciado en sus dos turnos. El jabonero que abrió la tarde, astifino y engatillado de pitones, toda una pintura; sólo tuvo eso… fachada. Manso y rajado desde los inicios, el madrileño logró un par de tandas al natural de entidad. Una labor pausada solventó ante el cuarto, que no llegó a calar con fuerza en los tendidos. Volvió a templar las bravas embestidas pero la actuación volvió a diluirse. Toca esperar.


Fernando Plaza seduce por su concepto en Las Ventas

El alumno de la escuela taurina de Madrid que se presentaba, dejó un buen sabor boca gracias a su dimensión. Novillada de nota de Montealto con tres ejemplares de premio.

Madrid, 1 mayo 2019, por Alberto Bautista

El puente se notó en el inicio de la mini feria de la Comunidad de Madrid (mañana, es el día de grande en la región), con una imagen desoladora de los tendidos para una novillada magistral de Montealto, el hierro de Agustín Montes. Poco más de cuatro mil personas para presenciar un festejo que contó con tres novillos de bandera. Para bordar el toreo. Lástima que el escalafón ande ayuno de novilleros capaces y con oficio. Entre tanto, la tarde sirvió para que un desconocido Fernando Plaza que se la jugó en sus dos turnos sin trampa ni cartón, dejara su huella en Las Ventas, que a la postre sirvió para su presentación en la Monumental madrileña. “Escapulario” y “Cerillero” lidiados en tercer y sexto turno, fueron dos ejemplares que cualquier otro novillero de la década de los 80, habría salido triunfal del envite. No fue el caso de Plaza, pero cautivó por su seriedad, concepto y disposición durante toda la tarde. Y es que no sólo vale con serlo, si no parecerlo. Se le pidió la oreja en sus dos novillos, aunque con el que mejor estuvo fue con el tercero, un novillo encastado y a más, dando una imagen de novillero cuajado. Tenía la oreja cortada pero el de Montealto tardó en caer. La ovación al arrastre fue ensordecedora. Dio una vuelta al ruedo tas pasaportar al sexto, aunando valor y desparpajo. Armas infalibles para cualquier novillero que pretenda abrirse hueco. Le funcionó la espada al segundo encuentro. Le volvieron a pedir una oreja ganada a ley, pero el palco le privó del sueño. Hay que verle otra vez. Y en feria. El 20 de mayo está anunciado con la del Conde de Mayalde.

Pablo Mora es un torero hecho y derecho, a falta de tomar la alternativa. Oficio, capacidad y facilidad que no se hicieron patentes en una tarde que pudo cortar orejas. Y es que el primero, fue un novillo áspero con duración y transmisión que empujó en el capote y que se vino arriba en banderillas, pero que Mora acabó ahogándolo en la muleta. El oficio aun así, siguió patente. Falló con los aceros, y entró a la enfermería tras cortarse con la espada. El cuarto volvió a estar por encima del novillero, otro notable ejemplar de Montealto del que Mora no pasó del sesteo. No le ayudaron los desarmes ni los tiempos muertos. Ovación al arrastre ante el que fue silenciado.

El otro debutante fue Diego San Román, que no tuvo suerte en su presentación. Al mexicano fue a parar el lote más parado y a contra estilo del encierro madrileño. El deslucido segundo no le dio ninguna opción, y quiso justificarse en una faena de largo metraje pero de escaso lucimiento. Tampoco lo arregló con la espada que hizo guardia. Con el quinto se lució con el capote, pero en líneas generales se quedó a mitad del muletazo en otra labor a media altura. Lo mejor esta vez, fue la estocada al primer encuentro y de efecto fulminante. Fue silenciado en sus dos turnos.


Oreja a la firmeza de Espada en la Goyesca

El de Fuenlabrada paseó un trofeo del segundo y quiso revalidar triunfo en el quinto, pero los aceros se lo impidieron. Escribano se reencontró con un gran toro. Y Ángel Sánchez no tuvo ninguna opción con un entipado encierro de José Luis Pereda con posibilidades.

Madrid, 2 de mayo, por Alberto Bautista

Es indudable que la corrida goyesca del 2 de mayo, en el día grande de la Comunidad de Madrid es uno de los festejos señeros de la capital. Así lo atestiguan carteles rematados, y aunque en el culmen de la fecha, la encerrona de Joselito con toros de distintas ganaderías ocupa un lugar especial en el recuerdo de los madrileños. Así fue. Hoy en día, la historia ha cambiado a peor. El festejo del 2 de mayo ha quedado en una fecha sin pena ni gloria y prácticamente testimonial donde el Centro de Asuntos Taurinos, se empeña en hacer para la fecha un cartel poco apetecible. La corrida reseñada de José Luis Pereda, todo una tía de irreprochable presencia e imponente seriedad, sirvió para la revaloración de Francisco José Espada. El torero de Fuenlabrada y ex pupilo de César Jiménez, que se retuerce en la mayoría de los desplantes, no es torero de alharacas pero nada hay que reprocharle tras vérselas con dos ejemplares de encomiable embestida, empeñándose en dos faenas de tiralíneas de cara a la galería.

Un premio de poco valor paseó del segundo. Tuvo sus teclas el de Pereda, que pasó sin pena ni gloria por el primer tercio. Con esos mimbres, gestó el triunfo gracias a una labor de valentía y disposición. La estocada tendida de rápido efecto, hizo el resto. Se protestó el trofeo. Oreja de saldo. Un derroche de exposición ofreció con el quinto, en una labor donde se embarcó en múltiples pases sin apuntar nada. Se enroscó con el burel, le buscó las vueltas donde los enganchones deslucieron el envite. El bajonazo de libro no ayudó en esa búsqueda incansable del triunfo. De momento ganó crédito y subió su cotización en Madrid, aún con una oreja de poco peso.

Otro de los que su paso por Las Ventas le ha abierto las puertas de otros circuitos menores, es Cristian Escribano; que se jugó el tipo con un lote abrupto. El bravo y encastado primero que derribó al picador acusó el segundo puyazo, y se paró por completo en la muleta del madrileño. Escribano que tomó las precauciones necesarias lo despachó de un bajonazo y fue silenciado. Con el cuarto dio una vuelta al ruedo ante otro gran toro de Pereda. Quiso lucirlo de largo en otra entonada labor toreando para el púbico y reivindicando el toreo por abajo. De esa manera, fue templando las embestidas de “Carnerosa” pero la faena se diluyó en muchos momentos. El estoconazo bien valió un premio que sin ton ni son, fue a parar a Francisco José Espada tras un menor bagaje.

Completó la terna Ángel Sánchez, que pasó sin pena ni gloria. Al recién alternativado fueron a parar los dos toros de menos opciones de la tarde. El tercero ayuno de casta, no terminó de romper pero eso no fue óbice para que se impusiera ante el incierto ejemplar de Pereda. Dejó una buena estocada y una imagen solvente, que no pudo revalidarla con el sexto, otro toro de bella factura ante el que no se confió y tomó las lógicas precauciones. Pasó un trago con la espada. Sus lágrimas en el callejón lo decían todo.


Cristian Pérez, vuelta al ruedo en su presentación

Madrid, 5 mayo, Alberto Bautista

La temporada en Las Ventas avanza con paso firme. La novillada de Gabriel Rojas suponía el noveno festejo del año en Madrid, y el nivel de la afición dominical desciende considerablemente semana tras semana, apenas cinco mil espectadores a las puertas de San Isidro. El encierro sevillano desigual en su conjunto, tuvo dos ejemplares con posibilidades, aunque tan sólo un desconocido Cristián Pérez – que hacía su presentación – lo aprovechó de forma soberana.

La garra y el pundonor de Pérez quedó patente en sus dos turnos. El tercero de la tarde tuvo unos inicios verticales por estatuarios frente a un ejemplar que se movió de manera un tanto brusca. Consiguió de manera superlativa, templar las duras embestidas de su oponente a base de un valor fundamentando en el temple. Espíritu Dámaso. Ese alarde de valentía no tuvo recompensa al fallar con los aceros, y tuvo que conformarse con saludar una ovación. El sexto tuvo “guasa” y el de Hellín tragó quina para sortear otra vez la dura papeleta. La labor de disposición y gusto, tuvo otra vez la cualidad de la templanza. Labor compacta que cerró por bernardinas, antes de cobrarse una durísima voltereta. Le cogió para matarlo. Cayó al albero de manera estrepitosa. No anduvo acertado con los aceros y dio una merecida vuelta al palenque gracias a su dispuesto valor. Merece repetir.

También hacía su presentación, el malagueño Juan Carlos Benítez; que tuvo un debut irregular. El segundo titular fue devuelto y corrió turno, saliendo el que estaba reseñado como quinto. Muy dispuesto con los rehiletes, no logró pasar la línea de lo común. Realizó una faena cimentada en la larga distancia y largura en el trazo, dejando un par de naturales de bella factura. Todo muy pulcro, pero sin redondear. Con el sobrero de Los Chospes áspero y deslucido, taurinamente no dijo ni pío.

Abrió la tarde Adrián Henche, un viejo conocido entre la afición madrileña, que trenzó su cuarto paseíllo en Madrid, volviendo a quedar caricaturizado. En su primero, sólo pudo estirarse a la verónica sesteando en la muleta una labor de nulo recorrido. El Presidente tuvo la culpa de dejar sobre el albero al cuarto, dejando una labor a media altura que no contó con el refrendo en los tendidos.


El concepto de Sergio Felipe

El novillero manchego dio una buena imagen en su regreso a Las Ventas. Tétrica novillada de El Pilar, entre ejemplares mortecinos, descastados y sin fondo alguno.

Madrid, 12 mayo, por Alberto Bautista

El temple y las buenas maneras de Sergio Felipe, fue lo único destacable del último festejo antes del maratón de toros de la inminente Feria de San Isidro, que da comienzo el próximo martes y que contaremos todos los festejos en directo desde Portal Taurino.

El manchego que regresaba a Las Ventas tras el relevo en los despachos de Manuel Amador, recibió una ovación con saludos tras pasaportar al primero de El Pilar. Ancho de sienes, lo recibió con verónicas acompasadas jaleadas en los tendidos. La faena transcurrió entre la media distancia y aunque hubo desacoples a la hora de los cites, la pulcritud de todo cuanto hizo así como la encomiable estocada, bien le pudieran haber dado una oreja que fue pedida de manera minoritaria eso sí… por los 6.100 espectadores que cubrían el aforo venteño. Intención tuvo de reeditar el triunfo con el cuarto, pero todo se quedó en tierra de nadie. La incertidumbre de la cuadrilla en el primer tercio, tuvo su continuación en la fría lidia de Felipe. Caló su concepto. Ahí queda dicho.

La tarde que no mantuvo ningún tipo de interés, contó con dos presentaciones: Héctor Gutiérrez y Alfonso Ortiz trenzaron su primer paseíllo en el coso de la calle de Alcalá. El deslucido y mortecino juego de los ejemplares que fueron desfilando, hizo que las actuaciones pesaran sobre una losa en las poco más de dos horas que duró el festejo. El novillero mexicano sufrió una dura voltereta en el quinto que le dejó maltrecho para la faena. Deslucida fue su actuación con el sobrero de Hermanos Sánchez Herrero. Ídem con el marrajo que hizo quinto.

El líder del escalafón inferior la temporada pasada Alfonso Ortiz, tuvo la poca decencia de darse una vuelta tras pasaportar al sexto, en dos actuaciones ramplonas ante sendos novillos de matadero. La novillada de El Pilar, decepcionó a 48 horas del mundial del toreo: la Feria de San Isidro.


Oreja al oficio de Rafael González, en el inicio de las nocturnas

Valor y corazón del madrileño para tumbar a su primero, y garra sin espada en su segundo. El encierro anunciado del Freixo fue remendado por tres novillos de poco juego de Couto de Fornilhos. Sobrepasado Tibo García, y sin lote Ignacio Olmos.

Madrid, 4 de julio, por Alberto Bautista

Con la temporada a contracorriente y con la feria de San Fermín a escasas horas de su inicio, prende la mecha en Madrid al reclamo de las novilladas nocturnas, que tiene como aliciente durante los jueves del mes de julio (incluido el primero de agosto) combinar tauromaquia con gastronomía, un suculento menú para los paladares más exigentes. Aunque si de exigencia se hablara, no hubieran ni saltado al ruedo los tres ejemplares de la ganadería del Freixo, y eso que el cartel anunciaba una novillada al completo del hierro del “Juli”, pero finalmente fue remendada por tres desiguales novillos de Couto de Fornilhos. Un descalabro ganadero de proporciones. No hubo semejanza alguna. Un esperpento que la primera plaza del mundo, no merece.

Dicha la perplejidad de los novillos que arribaron al ruedo de Las Ventas, la noche tuvo un solo nombre, y como no podía ser de otra manera ese fue el de Rafael González, que llegaba con aurea de figura tras cortar dos orejas en La Maestranza y otro apéndice durante la feria de San Isidro. En esta ocasión paseó una oreja, pero por encima de trofeos dio la sensación de un torero hecho y con oficio. La faena al segundo de la noche, un novillo rebrincado con motor que lo pulseó y lo llevó embebido en la muleta, junto con el sideral el inicio de faena de rodillas alcanzó momentos álgidos. La faena valerosa del segundo del Freixo, se contrapuso con la del quinto de Couto de Fornilhos, donde la valentía y disposición volvieron a ser armas invencibles en su tauromaquia. Y eso que nada tuvo enfrente el madrileño en otra faena de infinita exposición, acunado entre los pitones. Arrojo y valor. Pero sin espada. El de Rafael González es otro de los nombres propios del escalafón inferior, su paso al toro será cuestión de meses.

El francés Tibo García, tuvo que vérselas con un inválido del Freixo en primer turno, con el que anduvo con reflejos pero escaso de oficio en una labor irregular. Mediada la faena, el novillo le sorprendió propinándole una severa paliza. Se recuperó y se cobró una meritoria estocada. Fue silenciado con el deslucido cuarto de Couto de Fornilhos. Lo despeñaron en el caballo y en la muleta no hubo opción, además el francés no se confió y anduvo desdibujado. Porfió con los aceros tras sendos pinchazos, y el tercero acabó apuntillándolo. Sonó un aviso.

Ignacio Olmos que dio una grata imagen en su presentación del pasado 28 de abril, no pudo reeditar triunfo; y eso que en su comparecencia en Las Ventas anduvo seguro con la espada pero la sosería de su oponente o bien por el poco estilo del que cerró plaza, dejó todo a medio camino. Por su disposición saludó una ovación tras pasaportar al tercero, y con el sexto realizó una faena en la corta distancia aderezada de pulso. Quiso pero no pudo, ante otro soso novillo y de poco estilo de Fornilhos. Volvió a estar sembrado con la espada y se cobró un soberbio volapié, aunque luego lo estropeó con el descabello.

Madrid, 11 julio, por Alberto Bautista

El Chorlo” y Antonio Grande, ante una notable novillada de Fernando Peña

El extremeño se fajó con soltura de sus dos novillos, y el salmantino dio la talla ante un desigual lote de Fernando Peña, que lidió un encierro variado. Ximelis, sin opciones en su presentación.

La segunda novillada del certamen “Cénate Las Ventas” nos dejó momentos estelares, ante una amalgama de buenas embestidas del notable encierro de Fernando Peña. Dos fueron los novillos más destacados de la noche, el primero al que toreó acompasado sobre la diestra “El Chorlo” y el quinto, donde Antonio Grande volvió a dar un toque de atención, gracias en parte a su concepto.

Jesús Díez “El Chorlo”, abrió la noche frente a un novillo noble con el que dejó una faena compacta realizando lo de mayor peso por el pitón derecho. Hubo un aventajado inicio de rodillas que hizo ganar adeptos a la parroquia. La intención, el oficio y la muestras de su poderío fueron lo más destacado de su actuación. Con el primero sufrió una voltereta sin consecuencias cuando toreaba sobre la mano izquierda. Saludó una ovación. Se zafó con el complicado cuarto, al que recibió en la puerta de chiqueros. La faena transcurrió ante un ejemplar a la defensiva. Pundonor y amor propio en una labor serena y armónica, pero de mucha intensidad. No estuvo acertado con los aceros, pero fruto de su esfuerzo volvió a saludar otra ovación.

Otro de los novilleros que mejor tarjeta de presentación están desplegando en el escalafón inferior, es Antonio Grande. Novillero salmantino, que ya debutó en Madrid en la pasada feria de San Isidro aunque en aquella ocasión no tuviera suerte. En su segunda comparecencia dejó buenas sensaciones tras lidiar al quinto, un novillo con calidad ante el que mostró un concepto clásico. Derrochó personalidad con el segundo, un ejemplar de Fernando Peña con genio y casta. Terrible fue la cogida en el bajo vientre aunque sin aparentes consecuencias a Roberto Martín “Jarocho” en banderillas. En la muleta, el novillo desarrolló las complicaciones que se hicieron patentes en el primer tercio, pero Grande no se amilanó y anduvo dispuesto. Las espadas se llevaron el botín.

La presentación del novillero Borja Ximelis, alumno de la escuela de Madrid; sirvió para afianzar estas novilladas como escaparate para los jóvenes valores. Ximelis, que tuvo buen concepto y anduvo solvente en sus dos turnos, se las vio con el peor lote de la noche. Anduvo dispuesto en sendos tercios de banderillas, pero la sosedad del tercero al que acabó sucumbiendo en un terrible tercio de varas, y la invalidez del sexto que pese a las innumerables protestas del público el Presidente decidió mantenerlo sobre el ruedo, fueron duros peajes para un novillero con apenas tres paseíllos en el esportón.

Jueves 11 de julio de 2019. Plaza de toros de Las Ventas (Madrid) - más de un cuarto de plaza en noche de calor sofocante (7.306 espectadores). Certamen de novilladas nocturnas. Segundo festejo. Novillada con picadores de Fernando Peña - desiguales de presentación y juego, destacaron los lidiados en primero y quinto lugar - (bueno con calidad el primero, a menos el segundo, deslucido el tercero, complicado el cuarto, con emoción y fondo el quinto e inválido el sexto) para Jesús Díez “El Chorlo” de verde manzana y oro (ovación con saludos en ambos), Antonio Grande de azul marino y oro (ovación con saludos y palmas tras aviso) y Borja Ximelis - que se presentó - de rioja y oro (silencio tras aviso y silencio).

Impacta la clase de Tomás Rufo en Las Ventas

El novillero toledano que rozó la puerta grande, cortó una oreja en su presentación y saludó una ovación tras pasaportar al sexto tras dos faenas donde la clase y el valor se hicieron eco. Buen debut de Emilio Silvera, ante una desastrosa novilla de José Cruz con dos novillos devueltos. Gran entrada en los tendidos.

Madrid, 18 julio, por Alberto Bautista

Sabor, ilusión y sabia nueva fueron los ingredientes en la tercera novillada del certamen “Cénate Las Ventas” con más de un tercio de plaza, lo cuál quiere decir que los festejos nocturnos funcionan y el atractivo de bañarlos con cenas gastronómicas y caldos madrileños suponen un mayor incentivo, para que los aficionados acudan cada jueves del mes de julio a la Monumental madrileña.

Los que se dieron cita, se llevaron la grata sorpresa de ver dos interesantes presentaciones, y una de ellas inmaculada: la de Tomás Rufo que a punto estuvo de salir a hombros si llega a tumbar al sexto, pero la espada se lo impidió. Aun así, nada puede empañar el sueño del toledano de verse anunciado en la primera plaza del mundo, estando acoplado y enchufado desde el primer minuto. Decíamos que rozó la proeza de la puerta grande, toda vez que con el novillo de su presentación cortó una oreja en una faena aderezada de gusto, personalidad y raza. Ya dio muestras de su torería en un quite al novillo anterior. Con el suyo, no se dejó nada en el hotel, corriendo la mano con gusto y por abajo. Dejó detalles con la seda y el percal, cerró por bernardinas y se cobró una portentosa estocada. Sus partidarios que se contaron por centenas, jaleaban cada pase desde los tendidos. No iba a ser menos la mayoritaria petición de oreja tras la comprometida labor.

Durante la vuelta al ruedo, se le intuyó que no podía levantar el brazo derecho. Agarraba con fuerza la oreja sobre la zurda. Finalmente entró a la enfermería con una luxación en el hombro. “Sale bajo su responsabilidad”rezaba el tweet de la empresa. Salió a por todas en el sexto, el público otra vez de cara y el muchacho con la ilusión por bandera. Dentro de su complejidad el novillo de José Cruz le permitió a Rufo instrumentar un toreo pausado y con brillo. Lo templó a principio de faena, permitiéndole realizar una faena acoplada dentro del conjunto. Cuando tenía la puerta grande entre abierta, se atragantó la espada. Saludó una ovación desde el tercio. Impactó por sus maneras y formas. La oreja le permitirá con casi toda probabilidad y a excepción de la última novillada del certamen, asegurarse un hueco en la gran final del próximo 1 de agosto.

Quién también se presentó fue el sevillano Emilio Silvera, quien sin mucha fortuna vio como le devolvían sus dos primeros novillos. El primer titular por falta de coordinación, y el primero bis (cuarto de la lidia ordinaria) tras perder las manos al salir del segundo puyazo.Hizo tris, el segundo sobrero de Casa Toreros (antiguo Martelilla), donde el andaluz dejó una faena de buena consonancia y son. Afloraron detalles dentro de un toreo reposado y armónico en una labor de más a menos. Si que es cierto que ayudó en los primeros compases el sobrero, para luego terminar de rajarse. Lo que no ayudó fue el bajonazo que se cobró Silvera. Tampoco la ovación que se marcó desde el tercio con la consiguiente división. Con el flojo sobrero también de Casa Toreros que hizo cuarto, volvieron a aflorar las ganas y el valor. Pero el novillo de José Cruz no descolgó y salió con la cara a media altura. Volvió a tener como asignatura pendiente el uso de la espada, y fue silenciado.

Completó la terna Alfonso Ortiz, quien fuera líder del escalafón el año pasado. Por encima de todo, el oficio del madrileño se mostró intacto. Su lote de José Cruz dentro de un conjunto desolador con ejemplares mansos y descastados, no le anduvieron a la zaga. Saludó una ovación en su primero tras una labor de oficio y disposición. Anduvo entonado frente a un novillo con clase pero carente de transmisión. Mató de un espadazo. Con el quinto, escuchó silencio ante otro ejemplar bronco y deslucido. El novillo se defendió y Ortiztomó precauciones, con el consiguiente sainete con los aceros.

La zurda de Canton en un desesperante festejo

El novillero francés realizó lo de mayor bagaje de la noche, gracias a su concepto con la mano izquierda. Saludó una ovación. Silenciados Cristian Pérez y Cristóbal Reyes que se presentaba.

Madrid, 25 de julio Por Alberto Bautista

No llegaron a 8.000 las personas que presenciaron la última novillada del ciclo “Cénate Las Ventas” antes de la gran final del próximo jueves, donde alternarán los dos novilleros que han cortado oreja: Rafael González y Tomas Rufo, se medirán mano a mano ante novillos de los hermanos Lozano.

De la novillada de Castillejo de Huebra que puso el punto y final a las eliminatorias del Certamen, sobresalió sin ningún género de dudas, el francés Dorian Cantón quien toreó encajado a su lote y gustó por su concepto puro y sin alharacas. Lo mejor llegó al final com el sexto tras recoger una ovación. Tuvo limpieza y composición la faena y dejó un reguero de naturales de bella factura. Con el novillo de su presentación, hubo más intención que toreo. Labor reunida ante un utrero que careció de fuerza.

Propio de este tipo de festejos, se presentó Cristóbal Reyes y fue todo corazón. Dio una imagen de disposición con el capote pero no así de seguridad ni acierto con la franela. Recibió una severa voltereta cuando banderilleaba al segundo y eso le condicionó durante toda la faena. Con el quinto, otro novillo con opciones no terminó de verlo claro. Escuchó silencio en ambos.

Abrió la tarde Cristian Pérez, quien dio una grata imagen el pasado mes de abril, y que en esta ocasión no pudo reeditar éxitos. Cierto es que su lote el más complicado de la noche apenas si le dio opciones. El albaceteño pasó de puntillas en su primero, y con el enrazado cuarto no dio la talla. Malogró la anodina faena con los aceros y fue silenciado en sus dos turnos en un festejo donde el tedio se apoderó de los tendidos.

Tomás Rufo, con billete para Otoño

El toledano fue justo vencedor del certamen “Cénate Las Ventas”, gracias a un concepto puro y serio. Cortó una oreja y rozó la puerta grande que no consiguió por culpa de la espada en una eléctrica final con Rafael González, que tuvo que conformarse ante el peor lote. Novillada áspera y complicada de los Lozano. Gran entrada en los tendidos, con récord de asistencia.

Madrid, 1 de agosto por Alberto Bautista

Los nervios se cortaban con el filo de una navaja en el patio de cuadrillas. Era un mano a mano inesperado, toda vez que la empresa anunció a bombo y platillo tres finalistas para la final del certamen de novilladas nocturnas y el mano a mano, anunciado sonó a engaño. Pero lejos de la realidad, fue un mano a mano en sazón, dentro de un conjunto interesante. Dos novilleros preparados para batirse el cobre. El público respondió como nunca al reclamo de la finalísima y la entrada rozando los 9.000 espectadores fue un soplo de aire fresco y un argumento de peso para Plaza 1. La novillada no fue el bálsamo de fierabrás. Dura, abrupta y un tanto deslucida, el encierro de los lozano no fue ni de lejos para extraer conclusiones ganaderas.

… Y la final la ganó contra todo pronóstico, Tomás Rufo. Un chaval que quiere ser torero. Un torero en ciernes con tan sólo seis novilladas en el esportón que le funciona la cabeza. Mece el capote a la verónica con suma parsimonia, hace el toreo clásico y vertical. Se pone el sitio, no regala nada, tiene valor y una espada sideral que enloquece a los tendidos. Podría ser fruto de la irrealidad, pero lejos de ello, Rufo es la sabia nueva de la Fiesta. Madrid, le ha puesto a funcionar. El billete para la novillada de la feria de Otoño debe confirmar su concepto, su momento y sus ganas.

Lejos de trofeos, su concepto inmaculado fue sencillamente sobresaliente. Rozó la puerta grande, el Presidente no quiso que saliera en volandas (por segunda vez), pero la imagen del novillero de Talavera fue enérgica. Cortó una oreja de ley del cuarto, donde se rompió con tres rotundos derechazos de planta relajada y cartel de toros. Tres y Madrid, que parecía un manicomio. Lafaena fue fluyendo sobre ambas manos. Superior fue el final. Tremendo el estoconazo. Cayó sin puntilla y ahora sí, la oreja. Dimensión. La bronca al palco fue evidente a la muerte del segundo, tras un planteamiento de faena valiente, frente a un novillo pronto y con peligro sordo, que topaba en la muleta del toledano. Firme y sin compromiso tumbó al novillo de un soberbio volapié. Hubo petición mayoritaria pero tuvo que dar una vuelta al anillo. Con honores. Eso sí. La ovación con saludos que recogió del sexto, tras otra labor firme y decidida basada frente a un novillo aplomado y pegado al piso, no restó ni un ápice de limpieza, clasicismo y seriedad de un Rufo, que demostró ser el más listo de la clase. Y que se ganó sin titubeos un puesto para la próxima feria de otoño.

Rafael González que llegaba como favorito, fue un digno finalista. Con el peor lote, no se amilanó pero perdió credenciales si no hubiese apretado al primero (el mejor de su lote) y hubiese fluido la transmisión y la continuidad. Hubo sintonía por el derecho pero el pinchazo previo hizo esfumar cualquier atisbo de triunfo. A contracorriente anduvo en su segundo, un novillo de los Lozano manso y deslucido en un inútil trasteo. Con el gazapón y soso quinto, hizo un esfuerzo en balde en una faena de corto metraje. Volvió a fallar con los aceros, y Tomás Rufo fue el gran vencedor de la noche.


Oreja para Carlos Aranda ante una enclasada novillada de la Guadamilla

El ciudarrealeño que al igual que sus compañeros de terna se presentaba en Las Ventas, dejó su sello en una faena clásica y paseó un meritorio trofeo del quinto. Carlos Olsina, dio dos vueltas al ruedo ante un notable encierro de La Guadamilla.

Madrid. 11 agosto. Alberto Bautista

El regreso de los festejos a Las Ventas los domingos en horario vespertino, volvió a darse de bruces con la dura realidad: un cuarto de plaza, auspiciado por los autobuses de aficionados del torero de turno, así como un importante ademán de turistas extranjeros. Lo cuál, da buena cuenta de la insensatez de dar un festejo a las siete de la tarde a treinta y tantos grados…

La novillada de La Guadamilla de buena presencia y de notable clase, permitió ensalzar a la terna que se presentaba en su totalidad, y que a la postre sacó dos nombres propios: Carlos Aranda y Carlos Olsina. El primero cortó una oreja y el segundo dio dos vueltas al ruedo. El novillero manchego, mostró buen bajío y un toreo clásico sin alharacas. Anduvo con claridad con el capote y aunque molestó en algunos compases el viento con el quinto, realizó lo mejor de la tarde ante dicho novillo en una faena cimentada sobre la diestra en series cortas pero precisas y con unos finales de bella factura. La personalidad de la obra, le otorgó la oreja jaleada por sus partidarios. Ante el novillo de su presentación, puso en serios problemas a los subalternos en el primer tercio. La noble y descompuesta embestida del segundo, no hizo dudar a Aranda que saludó una ovación.

El mejor novillo de la tarde, fue a parar al francés Olsina, ese “Pesetero” fue un torrente de embestidas para el joven espada. Principió faena de rodillas, mientras el novillo hacía el avión. Una auténtica maravilla, que desaprovechó con muletazos destemplados, carentes de eco y emoción. Con el mejor, no estuvo a la altura… algo lógico para un novillero sin apenas rodaje. No lo vio claro con los aceros y dio una vuelta por su cuenta, antes de que se ovacionara al arrastre al bravo “Pesetero”. Con el que cerró la tarde, lo recibió con un variado saludo capotero. No hubo muchas opciones, pero esta vez la firmeza fue clave en su actuación. Lo tumbó de un espadazo y volvió a dar la vuelta al anillo, esta vez tras petición.

Debutaba también Javier Montalvo, que tuvo momentos estimables por el pitón derecho ante el noble primero que careció de duración. Se estrelló de bruces con el imposible cuarto, manso y rajado, no quiso saber nada de la muleta. Porfío con los aceros y recibió palmas.


Juan Ortega firma lo más destacado en el día de La Paloma

El sevillano volvió a reivindicarse en la primera plaza del mundo gracias a su clásico concepto, perdiendo una oreja por el manejo de los aceros. Fernando Robleño dejó detalles de su oficio, y Sebastián Ritter fue silenciado. Mala corrida de Martín Lorca.

Madrid, 15 agosto, por Alberto Bautista

En uno de los días más taurinos en el orbe taurino, el nombre de Juan Ortega volvió a retumbar los cimientos de la Monumental madrileña al sorprender gratamente tras sellar una actuación plena de pureza y torería. Su nombre se suma a los noveles como David de Miranda, Pablo Aguado o Román que esta temporada han alcanzado altas cotas impactando en Madrid. Ortega merece al igual que todos ellos, una mayor presencia en los carteles dotándolos de un mayor atractivo. El sevillano, que repitió comparecencia tras cortar una oreja el 15 de agosto del pasado curso ante una corrida de Valdefresno, en esta ocasión el pésimo manejo de los aceros frente al tercero le impidió tocar pelo, ante un floja y desrazada corrida de Martín Lorca.

El sevillano, dejó una faena de toreo caro sobre la zurda con demasiada piedra al aire, y apenas 6.000 almas a las siete de la tarde. El temple y la naturalidad sobresalieron en una labor ante el tercero de gusto y cadencia en el trazo. Lo mejor vino sobre la mano izquierda en una tanda de naturales de empaque y plasticidad. Todo ello con el sello de la torería. El toreo artista, erigido en una misma persona. Con el sexto, no pudo redondear una tarde de mucha disposición, al estrellarse con un ejemplar a contra estilo que no se lo puso fácil ni en la suerte suprema, pero eso no fue óbice para que quedara patente la revelación de otro torero de culto que merece un hueco en el anacrónico sistema taurino. El nombre de Juan Ortega debe contar para el aficionado.

Fernando Robleño, dio la cara ante un lote de pésimas opciones. En su primero, con el hierro de Escribano-Martín desarrolló sentido y perdió fuerza mediada la faena. Llegó a la muleta desfondado y el madrileño tuvo que conformarse con saludar una ovación tras dejar una estocada. Los casi 700 kilos del cuarto, hicieron imposible su desplazamiento. Un tanto brusco en los primeros compases con el que fue silenciado.

Por su parte, Sebastián Ritter escuchó silencio en sus dos turnos. El segundo que fue devuelto y se corrió turno, resultó soso y descastado. El quinto bis de José Luis Osborne, probón y grande le faltó entrega en un trasteo largo y decoroso que no llegó a transmitir. Además, falló con los aceros.


Máxime Solera, para seguir soñando

El francés dejó patente su valor en su presentación en Madrid, ante una notable novillada de Dolores Aguirre que destacó con tres ejemplares de nota.

Madrid, 18 de agosto, por Alberto Bautista

Máxime Solera y Dolores Aguirre, fue el binomio perfecto en la tarde madrileña del epílogo del puente de La Paloma. El francés que hacía su presentación dejó gratas sensaciones, y no defraudó tras dejar patente su compromiso y valor en tierras francesas. Con una ambición y puesta en escena inusitada Solera, dio también un golpe en el ruedo de la primera plaza del mundo. También un mexicano que también debutaba en Las Ventas con el nombre de José María Hermosillo, se fajó ante un meritorio lote.

La tarde fue de Máxime Solera gracias a su capacidad para sobreponerse ante el segundo de la tarde, que con el capote a la espalda sobrevivió con naturalidad en un tremendo quite por gaoneras. Se zafó con determinación y todo fue con absoluta pulcritud. No era para menos. Dio una vuelta tras despachar al quinto, un “Dinamita” con casta a raudales y que vendió cara su vida. Ante él, Solera aguantó airoso sus arrancadas permitiéndole dar una imagen de gran calado.

El mexicano Hermosillo, anduvo serio y aseado ante el tercero y dio la cara con el peor de la tarde, el sexto. El conquense Mario Sotos que abrió la novillada, estuvo por debajo del manso y abanto primero, y no se entendió con el cuarto. La temporada sigue avanzando y en esta ocasión Máxime Solera, sigue en su lucha de querer ser torero.


madrid_temporada_2019.txt · Última modificación: 2019/08/20 17:14 por paco

Herramientas de la página