Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


malaga_170612

PLAZA DE TOROS DE LA MALAGUETA

Domingo, 17 de junio

Corrida de la Prensa

FICHA TÉCNICA DEL FESTEJO

Ganadería: Toros de Marqués de Domecq y uno (2º bis) de Esteban Isidro (descastados y de poco juego en conjunto).

Antonio Barrera. Silencio tras aviso en ambos.

Iván Fandiño. Silencio tras aviso y oreja.

David Mora. Saludos y silencio.

Entrada: un cuarto de la plaza.

Crónicas de la prensa: Sur, Mága Hoy, El Mundo, La Opinión de Málaga, EFE.

Sur

Por Antonio M. Romero. Iván Fandiño corta una oreja en una tediosa Corrida de la Prensa

Iván Fandiño fue el triunfador de la Corrida de la Prensa de Málaga celebrada ayer al cortar una solitaria oreja en un festejo marcado por el tedio dada las escasas posibilidades que ofreció el descastado encierro con el hierro del Marqués de Domecq. Una ganadería de las consideradas 'toristas' pero que, visto lo visto en el albero malagueño, este domingo de ese título solo lució el nombre.

En su regreso a La Malagueta tras la cogida sufrida en este coso la pasada feria de agosto en una de las dos corridas nocturnas, Fandiño paseó un apéndice después de una faena basada en el valor y la exposición. Los primeros tercios de la lidia pasaron si pena ni gloria. Brindó al torero malagueño Javier Conde y el de Orduña se fue al centro del anillo. Desde allí citó de lejos a 'Ojeroso', que se arrancó con alegría y le instrumentó una tanda con la diestra a media altura, a la que siguió otra igual. Cuando se echó la franela a la izquierda, el trasteo decayó ya que por ese pitón el burel no era claro y se coló en varios pasajes. En uno de ellos se fue buscando el cuerpo del diestro y estuvo a punto de cogerle. Volvió a la derecha y la faena remontó, fue más entonada y ligó un par de tandas aguantando mucho al toro. Terminó con unas manoletinas ajustadas. Mató de una buena estocada de efecto fulminante.

En su primero, tuvo pocas opciones. Tras ser devuelto el titular, saltó al albero el sobrero Esteban Isidro -propiedad de la Casa Chopera- que desde el primer momento mostró sus complicaciones. En el capote fue tobillero ya que se revolvió rápidamente sin permitir a Fandiño estirarse a la verónica. Al tercio de muleta llegó andarín y sin permitir al diestro colocarse, tuvo el viaje muy corto y su embestida fue incierta. Cuando el torero vasco intentó torear con la zurda 'Sabano' le hizo un extraño y buscó el cuerpo del matador. El de Orduña no lo dudó y se fue por la espada de verdad. Lo mató tras dejar media estocada algo tendida y una casi entera. Pitos al burel en el arrastre.

Abrió cartel Antonio Barrera, que se encontró con un primer toro noble, pero con muy pocas fuerzas. El sevillano respondió por gaoneras al quite reglamentario que efectuó Fandiño por chicuelinas tras el tercio de varas. Barrera brindó al público, pero la faena fue de enfermería ante un toro que se caía si se le obligaba. Por ello, el trasteo fue siempre a media altura, con algunos enganchones y sin emoción en parte por las cualidades del toro y también porque el diestro toreó con precauciones. En sus deseos de agradar al respetable terminó el trasteo por manoletinas. Necesitó de dos pinchazos y una estocada caída para mandar a 'Orador' al desolladero.

El cuarto del festejo fue manso y flojo. Los banderilleros dieron un mitin con los rehiletes. En la faena de muleta, el sevillano arrancó dos tandas aseadas al inicio del trasteo y ahí se acabó el motor de 'Infectado'. Eso sí, las dos series fueron por afuera y sin apreturas. En el resto del trasteo, pundonor de Barrera, que, incluso, se puso algo pesado al final cuando se empecinó en sacar algo a un burel que huía al hilo de las tablas. Pinchazo y estocada caída y algo trasera. Con la vitola de su reciente triunfo en Las Ventas llegó David Mora a Málaga, pero el madrileño no cuajó una tarde redonda. Lo mejor lo realizó en el recibimiento capotero al tercero de la tarde, donde dejó un ramillete de verónicas templadas, rematadas por una media verónica con sabor. Brindó la faena al público y comenzó doblándose por bajo como preludio de un trasteo con series impregnadas de temple y ligazón, pero sin emoción. Además, siempre estuvo muy ventajista al no cruzarse. Dejó media estocada algo caída y necesitó un descabello para finiquitar al toro.

En el último intentó el toreo a la verónica, pero sin éxito. 'Nochebuena' no ofreció posibilidades dada su mansedumbre, que le llevó a echarse durante el trasteo. Mora abrevió y mató de estocada poniendo punto y final a una tarde con poca historia y mucho aburrimiento. Lo peor que puede ocurrir en una tarde de toros. Los aficionados se marcharon con la esperanza de que el juego del ganado mejore cara a la próxima feria de agosto.

Málaga Hoy

Por Marta Jiménez. Iván Fandiño y el valor del poder

Lo que la naturaleza no da, Salamanca no presta. Y en la universidad del toreo esta máxima roza lo dogmático. A los toros de ayer su condición no les había hecho demasiado servibles para la lidia y lo poco que tuvieron no fue suficiente. La naturaleza en cambio si le ha dado a Iván Fandiño una gran capacidad de entrega y un gran valor, amén de un inagotable afán de superación y de no darse nunca por vencido. El de Orduña venía de su tierra de matar seis toros en la tarde del sábado pero puso de manifiesto que cada corrida es un volver a empezar y que a 1.000 kilómetros de distancia tenía que volver a demostrar lo que se esperaba de él. Su primera actuación de la tarde fue un visto y no visto pero dio tiempo a que hasta le devolvieran el toro. El primero de Marqués de Domecq que le había tocado por sorteo, volvió a los corrales después de una incesante retahíla de caídas y de pérdidas de las manos. Su flojera en el caballo fue el ultimátum. Por él salió el primer sobrero. Un ejemplar de más de cinco años del hiero de Esteban Isidro. Sabano, que así se llamaba el animal, se iba haciendo cada más imposible. Su violencia crecía y además tenía un pitón izquierdo impenetrable. Ante la imposibilidad que se presentaba, Fandiño decidió matar. Pinchazo, estocada y un aviso fue lo que sucedió antes de que su enemigo fuera pitado mientras lo arrastraban.

En su segundo las tornas cambiaron. El toro carecía al principio de fijeza pero el vizcaíno logró torear lento con el capote intentándolo templar. Algo le vería porque brindó su muerte, en esta ocasión al también matador de toros Javier Conde. Al principio anduvo algo tentón con el toro, pero no hay mal que por bien no venga. Y aunque afortunadamente se saldara sin consecuencias, un golpe en la mandíbula hizo que el arrojo de Fandiño creciera, más aún. Y ahí llegó el alarde de pundonor del vasco. Poco a poco con gran serenidad y aplomo fue ligando tandas con ambas manos de cierta profundidad. Es más, la música empezó a sonar pero el propio diestro mandó silencio. Cuando el público más entregado estaba, de forma muy inteligente, se dirigió a matar. Una buena estocada y un apéndice al esportón.

La Corrida de la Prensa, recuperada tras muchos años sin celebrarse y con trasfondo benéfico, era un capítulo dentro de ese habitual duelo cartelístico entre Fandiño y David Mora. El madrileño recibió a su primero con un capote muy lento. Ya con la muleta enlazó varias tandas pero sin conectar con el público. Las siguientes, aun abusando en ciertos momentos del perfil, llegaron más y el respetable las recibió con más calidez. Una media estocada caída y un descabello muy certero fue el broche a una faena que desde los tendidos que premio con palmas y una levísima petición. En su segundo, y tras el subidón del trofeo de Fandiño, la actuación terminó de encenderse. Era un toro noble pero de escasa transmisión y su relación se quedó en el tonteo inicial. Una estocada caída y tendida fue el epílogo de una actuación dejó silencio desde el público.

Pero el cartel lo abría el diestro sevillano Antonio Barrera. Volvía a La Malagueta tras dejar un buen sabor de boca en la pasada Feria de Agosto, pero esta vez la conexión no fue igual. En su primero, el animal se mostró algo distraído y Barrera se limitó a templarlo hasta que decidió hacer un quite por gaoneras que el público aplaudió agradeciendo su voluntad y él brindó su muerte a los tendidos. Aunque le faltó verdad y a penas se cruzó, fueron muy aplaudidas las tandas que realizó. Dos pinchazos, una estocada y silencio. En su segundo la tónica fue muy parecida y su actuación pasó sin pena ni gloria.

Con este corrida y vislumbrando ya el verano, se dio por finalizada la llamada Feria de la Primavera. Lo siguiente es el plato fuerte de la Feria de Agosto. A ver si no se atraganta.

El Mundo

Por Carlos Crivell. Iván Fandiño, una oreja para aliviar el hastío de la tarde

Pobre tirón tuvo la Corrida de la Prensa de Málaga, a pesar de que se anunciaban dos toreros de los que gustan a los aficionados. Acudió la afición que hay en la ciudad cuando se celebra una corrida fuera de la Feria. Si, además, la corrida resulta pesada y monótona resulta que es de las que hace afición, más bien todo lo contrario.

La corrida del Marqués de Domecq, con muchos cinqueños, fue un compendio de carencias: pocas fuerzas y escasa casta. Aunque fue un lote de presentación aceptable, casi todos los astados exhibían hechuras que no presagiaban calidad, como así ocurrió. El quinto fue el más notable, por descatar a alguno.

Antonio Barrera pasó por La Malagueta dejando constancia de su buen oficio y poco más. Se lució en un quite por gaoneras en el primero, como respuesta a otro de Fandiño. El que abrió plaza fue un animal que llevó la cara por las nubes. Dos tandas buenas con la diestra y el toro no se dejó torear ya más. Buena voluntad sin posibilidades de lucimiento.

El cuarto fue manso. Se dejó en las primeras tandas sobre la diestra, pero el animal se rajó de forma escandalosa y Barrera se dedicó a correr tras el burel descastado.

Fandiño apareció por Málaga después de su tarde en Bilbao. En su ánimo pudo pesar lo ocurrido en dicho festejo. Mató un sobrero de Esteban Isidro en segundo lugar, manso, gazapón y amigo de mirar al torero. Fandiño abrevió sin darse coba.

El quinto fue mejor. Se empeñó en torear sobre la zurda y consumió tres tandas en las que no ligó los pases. Sufrió un gañafón peligroso y cuando se echó la muleta resultó que el toro era bueno. Fandiño se lució en tres tandas de buen corte, de nuevo sin ligarlos y aguantando cuando se acostó y lo puso en aprietos, que remató con muy buenos pases de pecho. Acabó por manoletinas y lo mató de una estocada en que se quedó en la cara del animal. La oreja, cogida con alfileres, animó la alicaída tarde.

David Mora toreó bien con el capote al tercero. La faena fue de mano derecha. Dos tandas con mando y estética. Por la izquierda, el toro se quedó corto y la faena decreció en intensidad. Fue una faena “interruptus”.

El cinqueño sexto embestía a trompicones. Carecía de fuerzas, pero a esas horas el personal no estaba para protestas. Mora lo cuidó en la muleta en una labor inteligente, pero había poco toro. De uno en uno, con el toro con la cara alta, la faena se hundió cuando el animal se derrumbó sobre el albero.

EFE

Iván Fandiño corta la única oreja de la Corrida de la Prensa de Málaga

El triunfador de la tarde fue Fandiño, que un día después de su encerrona en Bilbao paseó una oreja del quinto de la tarde, un toro que le planteó dificultades en el inicio de la faena. Se le coló por el pitón izquierdo, e incluso estuvo a punto de cogerle. Al regresar a la derecha, le tragó los arreones y terminó por ligar las series en redondo.

Tras cerrar la faena con manoletinas, logró una gran estocada que le sirvió para pasear el apéndice. Antes, su primero volvió a los corrales por inválido. Le sustituyó un sobrero de Esteban Isidro con múltiples complicaciones. Recortó en el capote por los dos pitones, llegó gazapón a la muleta, y terminó por dar arreones; por lo que el espada de Orduña optó por abreviar.

Antes, Fandiño había protagonizado un bonito tercio de quites con Antonio Barrera, con chicuelitas y gaoneras, respectivamente. Pero ese primer toro de la tarde desarrolló nobleza a la par que falta de fuerza. Barrera estuvo voluntarioso, pero la faena no pudo alzar el vuelo.

Algo parecido sucedería en el cuarto, que manseó en los primeros tercios y que le propició dar dos tandas en redondo al inicio de la faena. Duró muy poco y partir de ahí sólo hubo pundonor. Lo intentó con la zurda, circulares invertidos, e incluso pretendió un arrimón cuando el del Marqués huyó despavorido a tablas.

Completaba el cartel David Mora, que se estiró a la verónica en su primero y cerró con una bonita media. Las tandas en redondo fueron limpias y templadas, aunque faltó la emoción que no tenía el toro. El último fue un toro sin fuerza ni casta que incluso llegó a echarse durante la lidia. Lo mejor fue la certera estocada final.

La Opinión de Málaga

Por Daniel Herrera. La Prensa «premia» a Fandiño

La recuperada Corrida de la Prensa reunió ayer a tres de los toreros más destacados de la pasada Feria de Málaga, y que llegaban avalados por encontrarse en un buen momento artístico. Sin embargo, para verificar que realmente se encuentran en racha, habría sido preciso que los toros hubieran puesto de su parte.

Igual que se recuperan tradiciones de antaño, parece que también nos esforzamos por mantener otras. Y baile de corrales parece sinónimo de La Malagueta en los últimos años. Así hubo que hacer encaje de bolillo para completar los seis toros de Marques de Domecq, con dos sobreros de Esteban Isidro (que lamentablemente saltó al ruedo) y otro de La Palmosilla. Cinqueños casi la mayoría, y finalmente aceptablemente presentados, no contribuyeron a la esperada fiesta.

Y la muestra llegó en el primero de la tarde, un astado que manseó de salida apretando por los adentros, y con el que se protagonizó una bonita pugna en quites entre Antonio Barrera e Iván Fandiño. Primero instrumentó chicuelitas el diestro vasco replicando por gaoneras el sevillano. Pero tras el brindis a la reducida concurrencia, el burel se destapó como doblón pero con poca fuerza. Barrera quiso aportar la casta que le faltaba al toro, pero la cosa no pasó de voluntariosa. Irregular en su colocación, concluyó con unas manoletinas inconsistentes.

Tampoco mejoró el segundo de su lote, que manseó en los primeros tercios y que le propició dar dos tandas en redondo al inicio de la faena. El diestro tuvo la virtud de aprovecharlas; aunque pronto quedó constatado que duraría poco. A partir de ahí todo fue cuesta abajo, a pesar de que hay algo que nunca se le puede achacar a este espada: el pundonor. Lo intentó con la zurda, circulares invertidos, e incluso pretendió un arrimón cuando el del Marqués huyó despavorido a tablas.

El caso de Fandiño merece un análisis aparte. Llegaba tras su intrascendente encerrona en Bilbao, y pareció estar aún atorado. Su primero fue un inválido sustituido por el de Esteban Isidro. Todo un regalito de inicio a fin, que recortó en el capote por los dos pitones, llegó gazapón a la muleta, y terminó por dar arreones. Parece lógico que no se quisiera dar coba. En el quinto de la tarde, por su parte, anduvo frío con el capote, e inició la faena dejándoselo venir desde tablas a los medios y enlazar con una tanda en redondo. Pero algo tuvo que fallar para que la plaza no se pusiera boca abajo. Luego por el pitón izquierdo a punto estuvo de echarle mano, y el toro parecía que se iba a poner imposible. No fue así porque, a mediación del trasteo, el matador cambió el planteamiento y, a base de dejársela puesta y ponerse en el sitio, consiguió enlazar los derechazos. Tras cerrar con manoletinas, rubricó con una gran estocada que terminó por caldear al público para sacar los pañuelos. Paseó una oreja generosa de media faena.

Completaba el cartel David Mora, que se estiró a la verónica en su primero y cerró con una bonita media. Este toro, aún siendo sosote, se fue tragando los muletazos a media altura. Así, llegaron tandas en redondo limpias y templadas, aunque la falta de emoción fue una constante. Por el pitón izquierdo echaba la cara arriba y al volver a la diestra la labor no terminó por redondearse. El último fue un toro sin fuerza ni casta. Lo único positivo que pudo hacer el diestro fue la certera estocada final.


Málaga Temporada 2012

malaga_170612.txt · Última modificación: 2012/06/18 21:20 por paco

Herramientas de la página