Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


olivenza._temporada_2014

Toros en Olivenza

<img src="http://www.portaltaurino.com/images/plazas/olivenza.jpg"/>

Temporada 2014

Viernes, 7 de marzo: Novillos de Daniel Ruiz (bien presentados) para Tulio Salguero (vuelta al ruedo tras petición y ovación con saludos), José Garrido, oreja y oreja con petición, y el novillero mexicano Fermín Espinosa «Armillita» (silencio y silencio tras aviso). Saludaron en banderillas: Ismael Jiménez en el cuarto, y Jesús Díez “Fini” en el quinto.

La garra de Garrido. Por Sandra Carbonero

Olivenza se vestía un año más de gala para abrir oficialmente la temporada. La fiel afición que no falta nunca a su cita con el coso oliventino no falló en la primera novillada que habría la Feria y pobló los tendidos en sus tres cuartas partes. El ciclo ha empezado con buen pie con el triunfo de un novillero que debutó el año pasado en su ruedo, José Garrido. El novillero extremeño ha rubricado esta tarde todos los buenos presagios de la temporada pasada. Su evolución queda reflejada tarde tras tarde donde hace el paseíllo.

Garrido ha dado muestras de una inteligencia y seguridad pasmosa en su paso por Olivenza. A su primer novillo lo recibió con unas verónicas templadas, rematadas con una ajustada media. Templados también fueron los muletazos con la diestra con los que comenzó la faena. La firmeza y la raza del novillero pudieron con un animal un poco brusco. La estocada que le instrumentó al astado le valió para que los tendidos se poblaran de pañuelos.

Con su otro oponente, demostró su bagaje y su capacidad estando incluso por encima de él. Inmóvil en el centro del ruedo esperó al novillo para instrumentarle una serie de estatuarios, a los que les prosiguió dos series con la diestra. Ligaba cada muletazo, que era más largo y más profundo que el anterior. Con la izquierda bajó un poco el diapasón de la faena con un novillo que no terminó de romper del todo. Entrega total de José, que remató doblándose con el de Daniel Ruiz. Otra oreja cayó en su esportón, aunque se le pidió la segunda.

Tulio Salguero, dispuesto, salió al centro a recibir al primero de la tarde con el capote a la espalda, pero el novillo se lo arrebató y salió tras el novillero, que ágilmente pudo refugiarse entre las tablas. Los mejores pasajes llegaron con la zurda en una faena con altibajos, aunque rubricada con una buena estocada. Suficiente para dar la vuelta al ruedo tras pedirle el apéndice. Con el cuarto, se fue a los medios para comenzar su labor con pases cambiados. Salguero, aunque estuvo entregado en su faena, fue de más a menos, dejando detalles de torería.

Fermín Armillita debutaba en la plaza de Olivenza, tras una intensa campaña por tierras de suramérica. El mexicano, que se ha topado con el lote frente al que ha acusado la falta de oficio y acople. Armillita desprendía ilusión y ganas. Peleó y estuvo voluntarioso toda la tarde, pero a veces era un querer y no poder, que sumado a su mal uso con los aceros, hizo que fuera silenciado en ambos.

Sábado, 8 de marzo: Toros de Garcigrande para Antonio Ferrera, ovación y dos orejas, cogido al entrar a matar, Julián López «El Juli», dos orejas y dos orejas y rabo, José María Manzanares, ovación en su lote y Miguel Ángel Perera, ovación y silencio. Parte médico: “Herida inciso contusa en la cara posterior del muslo izquierdo. Intervenido bajo anestesia local y sedación, se procede a exploración de la misma donde se observa una herida de 12 a 14 centímetros que diseca plano subcutáneo e interesa a fascia y musculatura de la cara posterior del muslo izquierdo. Se procede a limpieza exhaustiva de la herida. Frederich de bordes y sutura de fascia; sutura de subcutáneo y colocación de drenaje; cierre de herida con puntos de seda. Pronóstico grave”.

Jugando con el miedo. Por Sandra Carbonero

Hay tardes en las que unas líneas son incapaces de expresar la amalgama de sentimientos como los que se han vivido en Olivenza. La cara y la cruz. La gloria y la sangre. Hay tardes en las que ocurre de todo. Pero el toreo es como la vida misma y la suerte no se reparte por igual. Antonio Ferrera ha sido todo valor y coraje desde que salió al ruedo. Pero la mala fortuna lo acompañó, cuando tras matar al quinto de la tarde tropezó y el toro hizo por él, volteándolo y metiéndole el pitón por gemelo izquierdo. Antes, Ferrera estuvo sobrado en banderillas. Espectacular el tercer par que puso al público en pie anhelando un cuarto, con el que arriesgó. Muy valiente Antonio con un toro que estaba a la defensiva. Aguantó parones, cabezazos en un arrimón constante. La raza le hizo cortar las dos orejas, que recogió y se las llevó a la enfermería. Pudo pasear otro trofeo del que abrió plaza, y con el que extremeño estuvo muy firme pero la espada no cayó bien.

El triunfador absoluto ha sido Julián López “El Juli”. El diestro ha dicho que su temporada estará formada por treinta tardes. Pero si está así en la primera, cómo estará en Zaragoza o Vista Alegre cuando cierre la temporada. Julián formó un auténtico lío con el bravo sexto al que metió en el canasto. Después de torearlo por ambos pitones con ligazón y temple, acabó entre ellos. Tremendo arrimón el que se pegó. Un Juli rotundo que se fue tras la espada. Los pañuelos afloraron entre el griterío general y el rabo acabó en sus manos. “Descorchador” fue premiado con la vuelta al ruedo. Todo esto lo hizo ya con la puerta grande abierta, porque otras dos orejas había cortado del segundo de la tarde, al que brindó a su incondicional Armando Guitiérrez. “Bolero” era un toro con movilidad, pero al que le puso el ritmo El Juli, al que pulseó y sometió. Espectacular el diestro afincado en tierras oliventinas, que toreó en redondo y ligado por ambos lados. Con El Juli nunca se deja de soñar.

A Perera no le sonrió tanto la suerte. El cuarto fue devuelto por problemas de visión. El que salió en su lugar, se rajó ya desde la segunda tanda. El torero extremeño lo aguantó, tapándole siempre la salida entre muletazo y muletazo, y así fue confeccionando una faena en la que mantuvo las zapatillas atornilladas en el albero. La tardanza por colocar al astado para entrar a matar provocó que el público se enfriara y no pidiera el trofeo. Con el soso último Miguel Ángel lo intentó pero no pudo hacer nada.

Un desdibujado Manzanares completaba el cartel de la corrida “monstruo”. No fue su tarde. Se limitó a estar correcto con el tercero y menos opciones le dio el sexto. Era la primera tarde, pero después de los triunfos de Ferrera y Juli debió apretar mucho más el acelerador.

Domingo 9 de marzo, por la mañana: novillos de El Freixo (propiedad de El Juli) para Posada de Maravillas, ovación y roeja, Luis Manuel Terrón, vuelta y oreja, y Ginés Marín, dos orejas y dos orejas.

Cuando el valor tiene nombre. Por Sandra Carbonero

Olivenza puede presumir que tiene además de una Feria existosa, un novillero con una gran proyección. Ginés Marín ha sorprendido a todos. Su evolución ha sido enorme desde el verano, cuando se proclamó triunfador de los certámenes de Canal Sur y Canal Extremadura. Badajoz puede seguir presumiendo de su Escuela Taurina y de sus novillero. El oliventino ha debutado con gran éxito en su ciudad, demostrando tener un valor indómito desde que recibió a portagayola a su primero. Lo bordó con el capote, instrumentándole un quite por chicuelas a cámara lenta y una media cargada de torería. Con la muleta, se pudo ver su capacidad y técnica con el manejable astado de El Freixo. Marín se pasaba los pintones por la taleguilla, sin moverse, clavado en el ruedo. Vibrante el final de faena por manoletinas ajustadas y un precioso y estético cambio de manos. Con el brusco sexto, dio señas de una gran inteligencia frente al novillo. Ginés remató sus dos actuaciones de sendas estocadas. Cuatro orejas en su debut con los del castoreño que le habrán sabido a gloria. Atentos al futuro de este chico.

El otro debutante, Luis Manuel Terrón perdió un trofeo del segundo por culpa del descabello. Bonito detalle el que tuvo de brindarselo a su tío el ganadero Luis Terrón, fallecido recientemente. El novillero de Badajoz le formó un lío con la zurda, por la que hilvanó templados naturales y por donde sacó más fondo el animal. Con el quinto, mostró mucha actitud y ganas con un novillo que cabeceaba al final del muletazo y flojeaba en algunas ocasiones aunque tenía fijeza. Esta vez, sí acertó con el estoque y cortó un apéndice.

Posada de Maravillas también pudo salir a hombros si no hubiera caído en mala colocación los aceros también. El novillero de dinastía torera repetía en Olivenza un año después de su gran triunfo. En este tiempo, se le ve cuajado y asentado. Con el que abría plaza, lo mejor llegó con la izquierda, por donde se mostró más relajado y seguro. Al otro, Posada le cortó una oreja en una faena de detalles y cargada de buen gusto. Destacó el prólogo de su actuación, con la izquierda, quieto, pasándoselo muy cerca.

Domingo, 9 de marzo por la tarde: toros de Juan Pedro Domecq para Enrique Ponce, ovación en su lote, Morante de la Puebla, ovación y sielncio, y Alejandro Talavante, oreja y oreja.

Alejandro, el salvador. Por Sandra Carbonero

La Feria de Olivenza merecía un broche de oro después del exitoso transcurso que llevaba. Los Juan Pedro, o como muchos gritaban, “la juampedrada”, ha provocado que la expectación que había se diluyera. La falta de fuerza fue la cualidad constante de la corrida, sumada a la poca raza que tenía. Si es que el protagonista esencial de la Fiesta es el toro y cuando falla él, la desilusión se contagia. Talavante ha salvado la tarde con su tesón y valía. El tercero fue devuelto y se corrió turno. A este, le dibujó un quite por chicuelinas con la mano baja en el centro del ruedo, donde también esperó con la muleta al animal con el cartucho de “pescao”. Alejandro estuvo muy firme y por encima de su oponente, que se le metía por dentro, al que le aguantó parones y no terminó de entregarse. Arrebatador estuvo en el final de faena por manoletinas pegado ya a tablas. Y tras la estocada cayó la oreja. Al sexto, el sobrero, consiguió aguantarlo en pie cuando la desesperación era enorme en los tendidos y despertó el público después de dos tandas al natural. Siguió con esa mano, pulseándolo, llevándolo a media altura y tras meter la espada obtuvo la oreja que le abría la puerta grande.

Morante empezaba su tour y quería hacerlo con buen pie, pero no pudo. El segundo de la tarde no le permitió lucirse en el recibimiento, pero le propinó un quite por verónicas templadísimas. Exprimió al máximo al astado dejando bellos muletazo con la diestra. Con la izquierda lo intentó, pero no se dejó. Tras la estocada casi entera, asomaron los pañuelos, pero fueron insuficientes para el presidente. Con el inválido quinto se limitó a abreviar. Ponce tampoco tuvo suerte con su lote. Su primero fue deslucido y embestía descompuesto. Con el cuarto lo intentó repetidamente pero fue imposible. Soso, sin fondo, sin fuerza y un sinfín de dificultades.


olivenza._temporada_2014.txt · Última modificación: 2014/03/09 21:57 por paco

Herramientas de la página