Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


olivenza._temporada_2019

Olivenza Temporada 2019

Viernes 8 de marzo. Toros de El Tajo y La Reina, el 5º vuelta al ruedo, para José Garrido, ovación y dos orejas Luis David, oreja y dos orejas y Toñete, oreja, herido por el 3º.

Sábado 9 de marzo. (Matinal). Novillos de diversas ganaderías para Juanito, ovacion y dos orejas, Diego San Román, ovación y silencio, y Carlos Domínguez, vuelta y dos orejas.

Sábado 9 de marzo. (Tarde). Toros de Toros de María Guiomar Cortés y Garcigrande para Diego Ventura, ovacion y dos orejas, Enrique Ponce, dos orejas y silencio, y El Juli, dos orejas y palmas.

Domingo 10 de marzo. (Matinal). Toros de Zalduendo para Antonio Ferrera (ovación y dos orejas), Sebastián Castella (oreja y oreja) y Emilio de Justo (oreja y oreja).

Domingo 10 de marzo. (Tarde). Toros de Victoriano del Río para Morante de la Puebla (oreja y silencio), Andrés Roca Rey (ovación y dos orejas) y Ginés Marín (oreja y oreja).

Crónicas de los festejos

Por Sandra Carbonero

La torería de Garrido y la entrega de Luis David marcan el inicio de la Feria

La Feria de Olivenza se ha iniciado con una corrida que significaba una apuesta en firme por tres jóvenes toreros y por una ganadería que piden abrirse hueco en las grandes ferias. José Garrido recibió por verónicas al primero de la tarde en donde dejó entrever la falta de fuerzas. En la muleta se puso protestón, pero el extremeño consiguió templarlo con la zurda. Terminó metido entre los pitones exprimiendo al máximo al animal. Tras el epílogo por bernardinas pinchó dos veces y la oreja no cayó. Con el cuarto estuvo muy firme aunque era un toro que tenía muchas teclas, pero Garrido terminó sometiéndolo. Plasmó pasajes con mucho temple y gusto. Esta vez, tras la estocada, sí paseó las dos orejas.

Garrido tuvo que lidiar el sexto porque Toñete se encontraba en la enfermería. Si ya había dado muestras de la soltura capotera que posee, frente a este animal las ratificó. Salió a por todas recibiéndolo con tres largas cambiadas de rodilla. Pero deslumbró con un ramillete de verónicas con mucho gustó que dibujó, al que le siguió el galleo llevando al toro al caballo. Trepidante fue también el inicio del trasteo de muleta de rodillas. El astado acusó la falta de casta y duró un suspiro.

Saltó al ruedo en segundo lugar un ejemplar de La Reina distraído, que tras los primeros lances de Adame ya rehusaba la pelea. Luis David Aguascalientes comenzó su labor con un vibrante inicio de faena de rodillas. El diestro de Aguascalientes se mostró rotundo y más asentado que la temporada anterior. Con las zapatillas pegadas al albero, extrajo tandas de muletazos muy profundos. Aunque su oponente tenía movilidad en los primeros compases, la falta de casta, otra vez, provocó que se apagase pronto. La estocada cayó baja pero fue efectiva y consiguió el primer trofeo.

Muy emocionante fue el quite por lopecinas al quinto. “Atlético” de El Tajo fue un gran toro con clase y ritmo al que se premió con una vuelta al ruedo. Adame estuvo entregado frente a un animal que no se cansaba de embestir. La estocada recibiendo fue el culmen para poner en sus manos las dos orejas.

Toñete le cortó la oreja al tercero de la tarde. El único que estoqueó, ya que cuando entró a matar tuvo el infortunio de recibir un pitonazo en el muslo derecho. Buena fue la suerte de varas en la que el del Tajo hizo una buena pelea en el caballo y Alberto Sandoval le instrumentó un gran puyazo. Toñete puso ilusión y ganas pero le faltó oficio para plantarle cara a un exigente animal.

Juanito a hombros en un gran debut de Carlos Domínguez

Juanito quitó con gracia por gaoneras al que abrió plaza. El portugués intentó por ambos pitones atemperar la embestida de un complicado y flojito ejemplar de Carriquiri. Finalmente consiguió extraer buenos muletazos con la diestra exponiéndose mucho. Remató la labor con unas bernardinas ajustadísimas. El fallo con la espada le privó de cortar trofeo.

Descalzo y con el capote a la espalda se fue a recibir a la puerta de chiqueros al de El Freixo. Un novillo con genio y motor que no se cansaba de embestir. El portugués estuvo entregado siendo volteado cuando entró a matar. Tras la estocada paseó las dos orejas.

El de San Pelayo le puso nada fácil el debut en Olivenza a Diego San Román. El mexicano tiró de valor para torearlo en las distancias cortas, dónde dejó algunos pasajes templados. La espada cayó mal por lo que no hubo petición. El quinto de José Luis Iniesta no le ofreció ninguna oportunidad de triunfo.

Carlos Domínguez, alumno de la Escuela de Badajoz, debutaba con los del castoreño. Recibió a su primero de Talavante con dos largas cambiadas. Al incorporarse para seguir por verónicas, perdió pie y fue arrollado feamente. El novillero pacense sacó la raza y dibujó un ramillete de verónicas en los medios. Saludaron en banderilla Fini y Antonio Vázquez. Brindó el novillo a sus maestros, Luis Reina y Cartujano. Comenzó la faena en el centro del ruedo con pases cambiados de rodillas que calentaron los tendidos. La sorpresa llegó cuando el Domínguez tomó la muleta con la zurda. Hubo naturales de gran despaciosidad y profundidad. El animal acusó la falta de casta y concluyó pegado a tablas. Pinchó dos veces antes de enterrar los aceros. La petición fue unánime, pero el presidente no quiso atenderla.

Con el sexto de Vistalegre saludó Miguelín Murillo en banderillas. Fue un novillo con muchas teclas con el que Carlos Domínguez estuvo firme. Esta vez enterró la espada a la primera mientras era prendido por su oponente. Esta vez sí le dio el palco las dos orejas. Badajoz ya puede presumir de otro novillero que pinta muy buenas maneras. Habrá que esperar a verlo en sus próximas actuaciones.

Apoteosis de toreo

Tres toros bastaron para que el público saliera toreando de la plaza. Tres toros en los que Ventura, Ponce y El Juli dieron una lección del toreo.

Diego Ventura le cortó las dos orejas al cuarto, que manseó desde los primeros compases. Con Nazarí revolucionó la plaza toreando a dos pistas y dejando un par muy arriesgado pegado a tablas. Pero el momento cumbre llegó con Dólar al que le quitó la cabezada y puso un par a dos manos, que casi termina con el jinete en el suelo. Sacó la raza y repitió estrategia con un vibrante par. Concluyó con las cortas sobre Remate.

El rejoneador de La Puebla del Río puso toda la emoción que le faltaba al que abrió plaza. A lomos de Lío arriesgó mucho, sobre todo con un par al quiebro que puso al público en pie. Remató la labor con tres banderillas cortas. Tuvo que descabellar y el de Guiomar se fue con la oreja al desolladero.

El segundo saltó al ruedo distraído y tardó en meterse en el capote de Ponce. Comenzó su labor con ayudados por bajo ganándole terreno hasta llevárselo a los medios. El Garcigrande poseía una gran fijeza y el valenciano aprovechó esta virtud para torearlo en redondo con la diestra. Por el izquierdo derrochó clase y surgieron naturales templados. Remató con la poncina causando furor entre los presentes. Sentenció con una estocada y asomaron los dos pañuelos.

El quinto de Domingo Herández no tuvo la raza de su anterior oponente. Ponce extrajo uno a uno los muletazos, quedándose cada vez más corto el de Domingo Hernández. Una faena excesivamente larga que no caló en los tendidos.

Se estiró a la verónica El Juli para recibir al tercero. Estuvo variado en el quite, alternando chicuelinas y cordobinas. Inició la faena inmóvil con pases por alto mirando al tendido. Se lo llevó a los medios donde plasmó muletazos profundo, con mucha despaciosidad y acariciando el albero con la muleta. Al natural, llegó el toreo desmayado de Julián. En un cambio de mano el toro le arrebató la muleta y al recogerla le instrumentó una serie de rodillas que terminó de enloquecer al público. Con el Garcigrande más parado, se pegó un arrimón como un jabato. Dos orejas paseó el diestro madrileño con petición de rabo incluida.

Saludó al sexto por verónicas que remató con una media de rodillas. El Juli fue a por todas y sacó la artillería pesada, llevando a cabo tres lopecinas a las que le siguió una verónica templada y una ajustada media. Tuvo el bonito gesto de brindar al rejoneador Moura padre. El astado parecía presentar buenas condiciones. Julián sometió desde el principio a su oponente con una serie por la diestra en redondo. Fue todo un espejismo porque se rajó el Garcigrande demasiado pronto.

Ferrera marca la diferencia

Ferrera realizó un precioso y torerisimo quite por caleserinas y verónicas templadas al cuarto. Salió a por todas después de que sus compañeros tuvieran media puerta grande abierta. Estuvo por encima de un toro sosito al que sometió por ambos pitones. Antonio plasmó los muletazos de mayor despaciosidad de la mañana. Con el toro en tablas, concluyó la obra por luquesinas. Brotaron una a una. Templadas y profundas, poniendo en pie a los tendidos. Un lío que sentenció con una estocada y dos orejas de ley. Saludó por verónicas ganándole terrenos hacia los medios al que abrió la mañana del domingo. Al de Zalduendo le faltó raza. Tomaba la muleta sin chispa lo que deslucía la labor del extremeño. Por el izquierdo lo intentó, pero se quedaba corto.

No pudo lucirse Castella con el capote con el segundo. Sí lo hizo en el quite por chicuelinas en los medios. Allí mismo inició la faena de muleta con pases cambiados sin moverse un ápice y un pase de pecho larguísimo. Le siguió una tanda por el pitón derecho con mucha profundidad. Lo intentó al natural pero por ahí el animal tenía menos clase. Perseveró y la intensidad de la faena bajó, mientras que “Pelatado” miraba de reojo las tablas queriéndose ir. Concluyó por manoletinas. Tardó en caer tras la estocada, precisando de un golpe de verduguillo. Sonaron hasta dos aviso y paseó una oreja. Al centro del anillo se llevó al quinto. Estuvo asentado y haciéndole las cosas bien a un astado que pedía a gritos rajarse. La espada cayó caída y cortó una oreja. Ha sido la primera de una temporada de llena de retos para el francés.

Miguel Ángel Perera hizo el paseíllo en sustitución del lesionando Emilio de Justo. Instrumentó un ramillete de verónicas a pies juntos al tercero. Se lastimó la pata trasera derecha en el último par de Javier Anabel. Corrió turno y salió el sexto. La falta de fuerzas se manifestó desde el primer tercio. Le brindó a Guillermo Barbero, su tercero de toda la vida que ha tenido que retirarse por problemas auditivos. Emocionante fue el inicio en los medios de rodillas con pases cambiados por la espalda, perdiendo el equilibrio en dos ocasiones sin llegar a ser prendido. Estuvo muy firme el diestro de Puebla del Prior pero el astado prefirió rajarse. Una oreja consiguió arrancarle. Distraído y sin fijeza salió el sexto. Perera cuidó en todo momento a otro toro falto de casta. Extrajo muletazos meritorios para finalizar en las distancias cortas pegado a tablas. Tras la estocada obtuvo otro trofeo.

Juventud, divino tesoro

Roca Rey y Ginés Marín han salido a hombros en el último festejo de una triunfal Feria de Olivenza, en la que Morante dibujó los pasajes más toreros.

Morante formó un alboroto con el saludo capotero al que abrió plaza. Seis verónicas acompañadas con la cintura llevándose al toro hacia los medios que causaron alboroto de en los tendidos. Con la muleta, lo toreó con mucha suavidad intentando llevarlo por abajo. Poco a poco lo fue metiendo, llegando a cuajar varias series extraordinarias con la diestra. Tras un pinchazo y una estocada atravesada el presidente concedió la oreja sin haber petición mayoritaria. Con el cuarto hubo destellos de inspiración de Morante a la verónica, pero el áspero animal deslució algunos de los lances. Quitó Morante por chicuelinas en los medios con mucha torería. José Antonio estuvo voluntarioso frente a un manso que tomaba la muleta andando y sin clase. Optó por abreviar.

El quinto tampoco se lo puso nada fácil. Cuando intentaba someterlo, el Daniel Ruiz lo volteó fuertemente. Se repuso pronto el peruano para instrumentarle la mejor serie de la faena. Venido a menos, Andrés optó por meterse en los terrenos de su oponente. Las bernardinas finales terminaron por caldear los tendidos. La estocada final puso en sus manos los dos apéndices. El segundo ya dio señas de quererse rajar en el primer tercio. Roca Rey lo intentó con el manso, pero tuvo que abreviar.

Peligroso y ajustado fue el quite por gaoneras que ejecutó Ginés en el tercero. Distraído entraba el astado en la muleta del oliventino en los primeros compases. Poco a poco fue metiéndolo en la muleta consiguiendo pasajes notorios a pesar de la falta de casta de su oponente. El emocionante epílogo por bernardinas puso al público en pie. Ginés Marín se topó con un desclasado y complicado sexto. Con tesón, el extremeño consiguió sacar uno a uno algunos muletazos de calidad. El esfuerzo tuvo su recompensa y cortó otra oreja.

olivenza._temporada_2019.txt · Última modificación: 2019/03/10 21:13 por paco

Herramientas de la página