Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


plaza_de_mexico_d.f

Plaza Monumental de México

Inauguración: Inaugurada el 5 de febrero de 1946 por Luis Castro El Soldado, Manolete y Luis Procuna, que lidiaron toros de San Mateo. . El primer toro se llamó “Jardinero”, número 33, al que le dio el primer capotazo Román “El Chato” Guzmán, la primera vara la dio José Noriega “El Cubano” y el primer par de banderillas lo clavó el mismo “Chato” Guzmán. La primera oreja la cortó “Manolete” al segundo de la tarde “Fresnillo”, y el primer apéndice para un diestro mexicano la cortó Procuna a “Gavioto”.

Película del festejo inaugural: http://www.youtube.com/watch?v=vMuEfyTka6E

Otros datos: El primer rabo lo cortó Silverio Pérez, el 16 de febrero de 1946, que actuaba mano a mano con Manolete. Orejas y rabo a “Barba Azul”, toro de la ganadería de Torrecilla. La primera res indultada fue un novillo “Bate” de Xajay, que lidió el 19n de junio de 1949 Rafael Larrea, que alternaba con el colombiano Nito Ortega y con “El Callao”.

Corrida Aniversario: Con motivo del aniversario de la plaza, el 5 de febrero, que coincide con la fiesta de la Constitución mexicana, se celebra una corrida extraordinaria con gran cartel. En los primeros 67 años sólo se ha celebrado 30 veces aunque en los últimos años es una tradición muy arraigada. El toreo que más veces ha actuado en este festejo es Enrique Ponce que lo he ha hecho en doce ocasiones.

La Plaza México se construyó gracias al ímpetu del empresario yucateco de origen libanés Neguib Simón. El proyecto inicial era construir lo que sería la Ciudad de los Deportes que incluiría plaza de toros, estadio de futbol, canchas de tenis y frontón, boliches, cines, restaurantes, arena de box y lucha, alberca, playa con olas, terreno para ferias y exposiciones. Sin embargo, el proyecto sólo alcanzó para construir la plaza y el estadio de futbol (actualmente Estadio Azul, del equipo Cruz Azul, de primera división).

El ingeniero a cargo de la construcción fue Modesto Rolland. Las obras comenzaron el 1º de diciembre de 1944 donde se ubicaba una ladrillera de la colonia Nochebuena. En aquel tiempo el lugar se encontraba en las afueras del DF. Se trata de una colosal obra monolítica de hormigón armado y su ruedo se encuentra 20 metros por debajo de las calles adyacentes. Está rodeado por esculturas del del valenciano Alfredo Just.

Un gran escándalo: El 19 de enero de 1947, tras gran escándalo, se multa con diez mil pesos a la empresa por haber vendido más boletos que los autorizados y con cinco mil a San Mateo por la poca presencia del ganado. El escándalo empieza por los picadores y, luego, con Lorenzo Garza por agredir a un espectador que intencionalmente le había estrellado un cojín en la cara. El público destruyó todo lo que pudo, el reloj, los anuncios, los respaldos de los asientos y arrojó al ruedo todo cuanto pudo. Garza fue llevado a la cárcel y multado con 10 mil pesos. Esa tarde Manuel Rodríguez “Manolete” le cortó el rabo a “Boticario” y, sin saberlo, Arturo Álvarez “El Vizcaíno” torea por última vez en México.

Una corrida histórica: El 6 de octubre de 1963 el presidente Adolfo López Mateos y el jefe de estado de Yugoslavia Josep Broz Tito asisten a una corrida de toros en la Monumental Plaza México en la que actuaron Joselito Huerta y Diego Puerta, en mano a mano, con astados de la divisa de Torrecilla, José Julián Llaguno y Valparaíso.

Es la plaza más grande del mundo. Aforo de 41.262 localidades.

5 de febrero de 1946. Inauguración de la Monumental de México

Durante los siglos XV al XVII se levantaron plazas de toros con carácter provisional en distintos lugares de la ciudad de México. Fueron de madera y por ello desmontables al concluir los festejos. Consta, por ejemplo, que el 11 de noviembre de 1675 se corren toros en la Ciudad de México para festejar el cumpleaños del Rey de España, Carlos II, y actúa el Conde de Santiago. Mucho antes, el 31 de diciembre de 1529, quizá la primera fiesta de toros en México, hubo fiestas de Cañas y Toros en la capital mexicana para celebrar la paz firmada entre Castilla y Francia, ordenadas por el virrey de la época.

Una gran temporada: El 5 noviembre de 1770 el virrey marqués de Croix, expide en México un reglamento taurino con motivo de una temporada de doce corridas que se llevarían a cabo en un coso provisional montado en la plazuela del Volador.

San Pablo, la primera plaza fija: La primera fija que se construye, llamada Real Plaza de toros de San Pablo, se levanta el año 1788 y se inaugura el 24 de noviembre de 1788. En 1821 un incendio la destruye y en su lugar se erige otra plaza, cuya obra comenzó el 18 de enero de 1851. Fue inaugurada el 23 de noviembre de ese año con el nombre de Plaza de toros del Paseo Nuevo. En virtud de la ley promulgada el 28 de noviembre de 1867, se destuye. Esa Ley prohibía las corridas de toros. Abolida la prohibición en 1887, inmediatamente se construyó la de San Rafael, inaugurada el 20 de febrero de ese año y demolida en 1889. Era de madera. En ella debió ser -y no en el Paseo como se cita- la cogida que resultó mortal, del picador Pedro Durán, el 23 de octubre de 1887, en tarde en que competían El Habanero y “Rebujina”.

Plaza El Toreo de Cuatro Caminos

Tuvo su origen en la ubicada en San Bartolomé Naucalpan, que se estrenó el 8 de diciembre de 1894, con toros de Santín lidiados por José Centemno y Antonio Escobar El Boto. Era de madera y tenía capacidad para 7.000 espectadores. Después de algunos años de actividad, la plaza quedó sin uso y a los 50 años de su inauguración la estructura metálica fue trasladada al D.F., a un lugar llamado Cuatro Caminos.

Categoría Especial. En México D.F. Inaugurada el 23 de noviembre de 1947 por Lorenzo Garza, Luis Castro El Soldado y Jorge Medina, que tomaba la alternativa. Eran toros de San Mateo. En 1968 comienzan las obras para dotarla de cubierta, y no se reinaugura hasta 1994, que se celebra con una corrida de Vistahermosa, lidiada por José María Manzanares, Manolo Arruza, Armillita Chico y Pepín Liria.

Plaza El Toreo de la Condesa

Toros con burladeros: El 1 de febrero de 1914 se estrenan los burladeros en México, en corrida en que actúan Vicente Pastor, Rodolfo Gaona y Juan Belmonte, con toros dePiedras Negras y de Zotoluca.

(Artículo de Octavio Lara)

Decía Octavio Paz que “la arquitectura es el testigo insobornable de la historia, por que no se puede hablar de un gran edificio sin reconocer en él el testigo de una época”.

Hace cien años, un 22 de septiembre de 1907 se inauguraba en la capital del país la plaza de toros El Toreo que fue testigo de los años de mayor gloria de la tauromaquia mexicana. Casi a la par del estreno del coso, la afición vio surgir al mejor y más importante torero que ha dado México: Rodolfo Gaona. Lo vería consolidarse como la gran figura del toreo que fue y presenció su despedida de la afición para nunca más volver.

Retirado El Califa de León, al paso de pocos años, en su ruedo, su público vivió la llamada Epoca de oro del toreo con figuras como Chucho Solórzano, Pepe Ortiz, David Liceaga, Fermín Espinosa, Lorenzo Garza, Luis Castro, Silverio Pérez, Luis Procuna, Alfonso Ramírez, etc. Pero también presenció la muerte de Alberto Balderas por el toro “Cobijero”, y las cornadas de “Michín” a Carmelo Pérez, que terminarían llevándolo a la muerte. Y desde luego, lo principal para que haya fiesta, ganaderías como: Atenco, Tepeyahualco, Coaxamalucan, La Punta, Piedras Negras, San Diego de los Padres, La Laguna, San Mateo, entre otras.

El Toreo estuvo situado en la colonia Roma, aunque habría de conocerse más por El Toreo de la Condesa pues esos terrenos fueron parte La Hacienda de la Condesa que daría nombre también a la colonia del mismo nombre.

Para levantar el coso, que tuvo una capacidad para más de 20 mil personas, se utilizaron mil toneladas de hierro, ochocientos mil tabiques y más de tres mil barricas de cemento, convirtiéndose así en la primera plaza de mayor solidez y notoriedad en México.

La sociedad El Toreo, S.A. se constituyó con un capital inicial de 500 mil pesos, pero la construcción de la plaza ascendió a 660 mil es decir, se excedió en una tercera parte respecto al plan. Y es que el inmueble fue construido en un plazo impresionante, lo que podría explicar parte del déficit, pues apenas ocho meses atrás, e l 7 de febrero del mismo año, después de trazado el ruedo, que tuvo 45 metros de diámetro, don Manuel Fernández del Castillo, presidente de la sociedad, en breve ceremonia, colocó la primera piedra.

Seguramente, este exceso trajo tres consecuencias trascendentes: la primera, no terminar el coso de acuerdo al proyecto; la segunda, la inauguración provisional para obtener recursos cuanto antes; y la tercera, la modestia del cartel inaugural.

De acuerdo al proyecto del arquitecto Alberto Robles Gil el diseño de la plaza incluía una portada y una especie de cúpulas que nunca se hicieron y que, de haberlas tenido mucho hubiese ganado el coso en belleza. Para explicarme, permítame amable lector, una comparación tal vez no muy exacta: como la plaza portuguesa de “Campo Pequeno”. Desafortunadamente no fue así, según don Guillermo E. Padilla, algún desacuerdo entre los socios impidió que se concluyera, y quedó más o menos como luce actualmente la Plaza México que muestra la estructura de los tendidos en toda su redondez.

El primer cartel, de inicio, decía así: “Inauguración provisional de la nueva plaza de toros de El Toreo, S.A. Domingo 22 de septiembre de 1907. 8 toros de Tepeyahualco 8…” Fue un festejo mixto en el que actuaron el sevillano Manuel González “Rerre” quien otorgó la alternativa a Agustín Velasco “Fuentes Mexicano” de León. Actuaron también miembros de la Cuadrilla Juvenil Mexicana (no la de Saturnino Frutos, sino la de E. Merino “El Sordo” quien se había llevado a casi todos los alumnos de Saturnino): Samuel Solís, Pascual Bueno y Jesús Tenes quien mató al cuarto novillo (octavo de la lidia) y que le cedió Solís.

Lo más destacado de aquella tarde fue la vuelta al ruedo que dio Agustín Velasco, por la estocada al toro de su alternativa de nombre “Barrileto”, primer toro lidiado en la nueva plaza.

Una corrida pro monumento: El 21 de enero de 1934 el presidente de México Abelardo L. Rodríguez asiste a la corrida de toros a beneficio de la construcción del Monumento a la Revolución y torean ganado de Torrecilla Fermín Espinosa “Armillita”, Alberto Balderas y Domingo Ortega.

El Toreo de la Condesa duró 39 años pero su afición vivió tardes verdaderamente gloriosas, sobrevivió a la Revolución de 1910, y a la prohibición de las corridas de toros de V. Carranza. Y como nada es eterno, un 19 de mayo de 1946 se dio la última corrida, pues a la muerte de Maximino Ávila Camacho, principal accionista de la empresa en ese entonces la familia donó las acciones a la Secretaría de Salubridad y Asistencia y ésta las vendió a un mercader; sin embargo se logró rescatar la estructura de hierro, misma que se utilizó para levantar otra plaza: El Toreo de Cuatro Caminos, que atestigua la época que vive actualmente la tauromaquia en México y la amorfa Ciudad de México.

Y sin ir más lejos, mire usted: la Plaza Santa María ya sufrió la primera afrenta con la construcción, a un costado de esta, de un paso a desnivel o “segundo piso” (estilo D.F.). Es difícil que se pueda enmendar este daño, pero ojalá las autoridades reflexionen sobre el caso de la plaza de Cuatro Caminos y sobre las siempre magistrales palabras de Octavio Paz, pues la obra que dejen será un fiel testigo que dará cuenta de si se construye o se destruye.

Última corrida: El 19 de mayo de 1946 se celebra la última corrida de toros en El Toreo de la Condesa, con la actuación de Andrés Blando, Edmundo Zepeda y el colombiano Miguel López, quien confirmó su alternativa con el toro de nombre “Marinero” que, como todo el encierro, fue de la hacienda de San Diego de los Padres, siendo él quien lidiara el último toro en ese coso, llamado “Lince”. También hubo un novillo, de nombre “Adiós”, de la misma procedencia, para el maestro Samuel Solís. Al final se llevó a cabo una ceremonia de despedida con la participación del diestro Rodolfo Gaona y otros toreros.

Plaza Antonio Velázquez

Ubicada en Tlalpan, en el tradicional Restaurante Arroyo. Inaugurada en 1970. Temporada de novilladas de mayo a septiembre. Propiedad de Jesús Arroyo, hijo de José, que fue empresario en su natal Tulancingo. Capacidad para 1.100 personas. Tercera categoría.

Otras plazas en el DF.

En el siglo XIX: A principios de este siglo los toros se celebraban en la Plaza del Volador. Allí consta que organizó el vierrey Félix Calleja ocho corridas de toros desde el 24 de enero de 1816, recién llegado, en honor de Fernando VII en pleno sexenio absolutista.

El Estadio Antiguo

Plaza El Paseo Nuevo

Inaugurada el 23 de noviembre de 1851, situada en lo que ahora es el edificio original de La Lotería Nacional, en las calles de Rosales y Avenida Juárez, de madera y con capacidad para once mil aficionados, se inaugura por el gaditano Bernardo Gaviño y Mariano González “La Monja”, quienes mataron toros de El Cazadero. El 11 de diciembre de 1853, con el mismo cartel, el presidente de México general Antonio López de Santa Ana, asiste a una corrida en la Ciudad de México, en la que Gaviño y “La Monja” torean ganado de Atenco.

Plaza Colón. Efímera plaza construida tras el levantamiento de la prohibición en 1887 fue derribada dos años después. El 28 de abril de 1887 se da en la Ciudad de México, en la plaza de toros Colón, la primera corrida nocturna, con la presencia del presidente del país, el general Porfirio Díaz. Actuaron el matador de toros, el andaluz Diego Prieto “Cuatro Dedos” y el novillero sevillano Juan León “El Mestizo”, con cuatro toros de Atenco, que recibieron 60 puyazos y mataron 7 caballos. El 27 de septiembre de 1887 debutó en esa plaza en la capital mexicana la ganadería de San Diego de los Padres, lidiando El Mestizo y El Cenzontle, dos toreros de esa época. El 11 de diciembre de 1887 se presenta en México la ganadería española de Vicente Martínez. Actuaron los diestros, el guipuzcoano Luis Mazzantini y los debutantes, el vizcaíno Valentín Martín y el también español Gabriel López ”Mateíto“. El 18 de octubre de 1891 el general Porfirio Díaz asiste a la última corrida que se celebró en la plaza de toros Colón, de la Ciudad de México. Actuaron el murciano Juan Ruiz “Lagartija”, Juan Moreno “El Americano”, el sevillano Manuel Nieto “Gorete” y el vallisoletano Leopoldo Camaleño, con toros de Atenco y Cazadero.

Plaza San Rafael: El 20 de febrero de 1887 es inaugurada la plaza San Rafael, de madera y con capacidad para 8 mil espectadores, por Ponciano Díaz, con toros de la ganadería de Parangueo. estaba ubicada en el ángulo que ahora forman las calles de Guillermo Prieto y Rosas Moreno, en el Distrito Federal

Plaza El Coliseo: Se construyó tras la prohibición y fue contemporánea a las de San Rafael, El Paseo y Colón. Se inaugura el 18 de diciembre de 1887, con una capacidad para 10.000 espectadores. Actuaron los espadas Diego Prieto “Cuatro Dedos” y Carlos Borrero “Zocato”, que lidiaron dos toros de Guanamé, dos de Cazadero y dos Venadero. Duró en pie hasta 1899.

Plaza Bucareli: Se inaugura el 15 de enero de 1888 y está en pie hasta 1899. El célebre torero Ponciano Díaz se asocia con el general José Ceballos, gobernador del Distrito Federal, y con Quintín Gutiérrez, acaudalado comerciante español, para construir el coso Bucareli, ubicado en la sexta calle de Bucareli y Barcelona, en el Distrito Federal, con capacidad para diez mil espectadores y la inaugura precisamente Ponciano Díaz encerrándose con seis toros, dos de Jalpa, dos de Estancia Grande y dos de Maravillas, teniendo una de sus mejores tardes en la Ciudad de México. Se reiagura el 9 de septiembre de 1894 siendo empresario Ponciano Díaz. Actuaron el sevillano José Centeno y el cubano José Marrero “Cheché”, con toros de la finca de Atenco. El quinto toro de la tarde recibió 16 puyazos, provocó 16 tumbos y mató 7 caballos.

La plaza Tacubaya: se inaugura el domingo 21 de octubre de 1894, con Antonio Ortega “El Marinero”, Francisco Jiménez “Rebujina”, y Juan José Durán “Pipa”, con 6 toros de Atenco. Hubo otra plaza en tacubaya en torno a 1850 y 1851 hasta que se abrió la del paseo Nuevo, donde se dieron varios espectáculos casi todos protagonizados por la cuadrilla de Bernardo Gaviño.

La primera Plaza México: Ubicada en lo que ahora en el Distrito Federal son las avenidas Cuauhtémoc, Álvaro Obregón y la calle de Guanajuato, frente a donde se ubicaba el cine México, es inaugurada la antigua plaza México, de madera y con capacidad para 10 mil espectadores, con tres corridas por los espadas sevillanos Enrique Vargas “Minuto” y Antonio Fuentes, quien así hizo su presentación en ruedos nacionales, la primera el 17 de diciembre de 1899. Se lidiaron tres toros españoles de la ganadería de José Manuel de la Cámara y tres de la dehesa de El Cazadero. La Segunda el 24 de diciembre de 1899, con las mismas Cuadrillas, ante Toros de Miura y de Atenco. Y la tercera, el 31 de diciembre de 1899, ante Toros de Saltillo, Miura y Tepeyahualco. los empresarios eran los taurinos españoles Ramón López y Diego Prieto “Cuatro Dedos”. En está Plaza actuaron celebres toreros como Luis Mazzantini, Antonio Reverte, Manuel Jimenez “Chicuelo” Rafael Gómez “El Gallo”, Rafael González “Machaquito”…En está plaza el domingo 13 de enero de 1907, se diola infortunada corrida donde es mortalmente cogido el diestro español Antonio Montes, el célebre torero sevillano llamado “El Torero de las Tres Muertes”, y por el toro “Matajaca” de Tepeyahualco.

Plaza de Chapultepec: El 7 de enero de 1923 es inaugurada oficialmente la plaza de toros Chapultepec, en el Distrito Federal, bajo la empresa La Lidia, con toros de la ganadería de Malpaso, que debutaba en la capital del país y con ello adquiere su cartel, para Julián Sainz “Saleri II” y los sevillanos José García “Alcalareño” y Pedro Carranza “Algabeño II”, aunque siete días antes ya había sido inaugurada pero con la celebración de un festival taurino.

Plaza de La Rosa: El 22 de marzo de 1925 es inaugurada la plaza de toros De la Rosa en Tacuba, Distrito Federal, y en ella torean Salvador Freg, Joselito Flores y Miguel Gallardo tres toros de Galindo y otros tantos de Ajuchitlamento.

Plaza Merced Gómez en Mixcoac: El 8 de noviembre de 1925 Construida por Próspero Montes de Oca, de madera y con capacidad para 6 mil espectadores, es inaugurada la plaza de toros Merced Gómez, ubicada en Mixcoac, en el Distrito Federal, en la manzana que ahora forman el Anillo Periférico y las calles de Alconedo, Tiburcio Sánchez Barquera y Merced Gómez, con cuatro novillos de la ganadería de Atlanga para Jenaro Corona y José González “Carnicerito”.

Plaza de Vista Alegre: El 29 de octubre de 1933 con una corrida mixta es inaugurada en la Ciudad de México la plaza de toros Vista Alegre, ubicada en el ángulo que forman las avenidas San Antonio Abad y Del Taller, hecha de madera y con un cupo para 8 mil aficionados. Actuaron el matador Edmundo Maldonado “Tato”, quien lidiaría dos toros de la dehesa de Atlanga pero resultó gravemente herido por el primero en el muslo izquierdo al entrar a matar, y los novilleros Julián Pastor y Arturo Álvarez “El Vizcaíno”, con cuatro novillos de la misma ganadería. El 7 de noviembre de 1937 se anunció una corrida de Marqués, para Luis Sota, Paco Rodríguez y Francisco S. Vázquez “Belmonte Mexicano”, que eran casi becerros. El público exaltado casi destrozó el coso. Desde entonces no se volvieron a abrir las puertas de Vista Alegre, porque quedó en tal estado que hubo que demolerla poco después.

Plaza La Morena: en el barrio de Peralvillo, en el Distrito Federal, inaugurada el 4 de abril de 1943 por los novilleros Jesús Guerra “Guerrita” y Ángel Procuna, quienes lidiaron toros de Cerro Gordo.

Plaza de San Juan de Aragón. Celebró novilladas en 1991.

Plaza Rancho del Charro Javier Rojo Gómez. Inaugurada en 1976, capacidad para 3000 espectadores (parcialmente cubierta).

Plaza Romero Rubio. Celebró novilladas en 1991

Plaza Xochimilco

Plaza Arroyo.


Video del salto al tendido del toro Pajarito, 29 enero 2006: http://www.youtube.com/watch?v=1r8GJ5EBOpI

plaza_de_mexico_d.f.txt · Última modificación: 2020/10/30 14:17 por Editor