Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


sevilla_240509

REAL MAESTRANZA DE SEVILLA

Tarde del domingo, 24 de mayo de 2009

Corrida de novillos

FICHA TÉCNICA DEL FESTEJO

Ganadería: Novillos de Juan Antonio Ruiz Espartaco (muy bien presentados, con juego aunque faltos de fuerza; el 4º, desrazado).

Diestros:

Julio Parejo: Estocada caída y atravesada (silencio); estocada, descabello (silencio).

Román Pérez. Estocada entera (oreja); pinchazo, estocada (silencio).

Daniel Sotillo. Meteysaca, estocada tendida, aviso, 6 descabellos (silencio); estocada, aviso, descabello (saludos desde el tercio).

Saludaron: Javier Ambel, de la cuadrilla de Julio Parejo, en el 4º; Antonio Pablo Ruiz, de la cuadrilla de Daniel Sotillo, en el 6º.

Presidente: Gabriel Fernández Rey.

Tiempo: Soleado y fresco.

Entrada: Media plaza.

Crónicas de la prensa: ABC, Diario de Sevilla.

©Román Pérez/EFE


Puerta de Arrastre

Por Santiago Sánchez Traver

Novillada de Espartaco. Bien poresentada, algo blanda y con poco fuelle. Se salvó por el berrendo sexto que sólo quería ir al caballo. No sé por qué los responsables de ese asunto -torero y presidente- le hicieron ir tres veces. En la muleta tuvo genio y se paró acordándose del tercer puyazo. El pacense Parejo tuvo mala suerte en su presentación, ante un toro rajado y otro parado. El francés, bastante español, Román Pérez es poco ortodoxo, torea forzado, pero es espectacular y pone todo. Y los mata muy bien. Y no por casualidad, se le nota que tiene bien aprendida la suerte. Oreja de mérito. El ecijano Daniel Sotillo venía con un buen currículum. Tiene buen corte, que se dice, buenas maneras. Y puede decir algo en esto, en cuanto madure, se le quiten las prisas y mejore con la espada. El quinto se cargo el refrán: fue malo, pésimo, peor. El público también fue regular, turístico al noventa por ciento. Incluído el abono de sombra, que lo colocan en los hoteles. Mal negocio para la empresa. Y noticia, por lo sorprendente: la novillada duró dos horas.


Diario de Sevilla

Por Luis Nieto. Buena novillada de Espartaco

El matador de toros Juan Antonio Ruiz Espartaco, también ganadero, envió a la Maestranza una buena novillada en presentación y, en conjunto, también en juego; ya que, salvo cuarto y quinto, el resto de reses tuvieron embestidas para el lucimiento. El balance fue bastante pobre. Únicamente el francés Román Pérez consiguió un trofeo. En una tarde fresquita y con el incordio del viento para los toreros, quedó la imagen de que las reses del veterano torero sevillano no fueron aprovechadas en su totalidad en un festejo con muchos matices -especialmente en las actuaciones de cuadrillas-, en el que no vimos toreo de capa destacable.

El francés Román Pérez, que debutó el año pasado en la plaza sevillana, consiguió el trofeo de su primer novillo, noble, que derribó en varas, sin consecuencias, a Luis Saavedra. El torero, con exceso de ademanes y que fuerza demasiado la figura, se entregó en una faena basada en la mano derecha, que tuvo como mayor virtud la ligazón y en la que faltó ceñirse más en los muletazos. Una labor aderezada con algunas gotas estéticas, como un pase de pecho aislado o una trincherilla. La eficaz estocada fue decisiva para la petición del trofeo y su concesión. Sin embargo, Román Pérez, ante el exigente quinto, al que dejó crudo en varas, se vio desbordado en una labor dubitativa que brindó a Ángel Peralta.

Julio Parejo y Daniel Sotillo, que se presentaban en Sevilla, acusaron todavía su falta de rodaje. Parejo, con el noble y mansote que abrió plaza, labor aseada y desceñida hasta que el animal se rajó y buscó tablas. Al cuarto le zurraron fuerte en varas y llegó aplomadísimo y defendiéndose en la muleta y el torero pacense no tuvo opción al lucimiento.

Daniel Sotillo realizó una faena desigual al manejable tercero, en la que destacaron dos tandas con la diestra y una con la izquierda, con el contrapunto de algún desarme inoportuno. Lo más brillante lo consiguió con la zurda, sacando algún natural a base de toques en el epílogo de una labor emborronada con los aceros. Con el sexto, que derribó a José Chacón, sin consecuencias, se esforzó en una faena que comenzó bien en los medios, dando distancia. El animal fue a menos de inmediato, con el novillero muy encimista.

Festejo entretenido, que no pasará a la historia y que estuvo marcado por la interesante novillada de Espartaco, que en manos inexpertas, no llegó a aprovecharse.


ABC

Por Lorena Muñoz. Román Pérez corta una oreja en una notable novillada de Espartaco

Cambió el rumbo de las novilladas y buena culpa de ello la tuvo, por fin, el ganado. Satisfecho y mucho debe sentirse el maestro Espartaco por su debú como ganadero en Sevilla. En una temporada en la que las reses que se han lidiado no han destacado precisamente por su brillantez, la novillada de Juan Antonio Ruiz Román pasó su examen con notable alto. El encierro del gran torero de Espartinas estuvo bien presentado y hubo hasta cuatro ejemplares que se dejaron. El segundo astado, con calidad y nobleza, cuarto y quinto con complicaciones, y el sexto, que entró tres veces al caballo, fue bravo. Otra cosa es que se les sacara todo el provecho que tenían si miramos el resultado en el marcador de los novilleros.

Román Pérez paseó la única oreja del festejo después de una faena entonada, en la que hubo muletazos de buen trazo, desmayando el cuerpo con la diestra y enroscándose al novillo al natural. Remató con una buena estocada. Todo bien hasta aquí pero el astado embistió con alegría y nobleza a la muleta porque Valentón II era de triunfo. De hecho se le podían haber cortado las dos orejas que dejaban encajada la Puerta del Príncipe. La otra oreja estuvo en el quinto, un astado con complicaciones que el francés cuidó en el caballo pero con el que le faltó confiarse. Pérez no se confió en ningún momento, tomó demasiadas precauciones con un novillo que se desplazó y con el que debió apretar más. De todas formas, puede estar satisfecho porque el trofeo cortado le sirve para entrar en el cartel del próximo 7 de junio.

Julio Parejo es el que tuvo menos opciones con su lote. El trasteo al primero fue correcto y voluntarioso aunque el astado, algo flojo, le punteó el engaño desluciendo los muletazos. Molestado por el viento, acabó rajado. El cuarto fue muy castigado en el peto además de complicado, defendiéndose en todo momento. El extremeño, que hacía su primer paseíllo en la Maestranza, no pudo pasar del arrimón pero sin poder sacar nada estimable. El joven, apoderado por Tomás Campuzano estuvo dispuesto, pero sin demasiadas opciones.

El debutante Daniel Sotillo dejó un buen comienzo de faena al tercero con naturales templados pero su labor acabó diluida, de más a menos, al no acertar con las distancias que pedía su oponente. Fue ovacionado en el que cerró plaza, un bravo ejemplar que peleó y mucho en varas. Acometió al caballo nada más verlo salir a la plaza y se empleó en otros dos puyazos. El de Espartaco acudió a los cites, se desplazó con largura en los capotes y dio juego en banderillas. Fue una pena que el novillero de Écija no se acoplara en las distancias y en los terrenos que pedía. Lo atacó demasiado pronto, metiéndose en los terrenos del toro casi al comienzo de faena ahogando la embestida. Al igual que en su primero, fue de más a menos aunque eso sí, se mostró valiente y dispuesto, pero no lo entendió.

Sevilla Temporada 2009

sevilla_240509.txt · Última modificación: 2020/03/26 12:24 (editor externo)