Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


sevilla_260513

REAL MAESTRANZA DE SEVILLA

<img width="270px" height="220px" src=" http://www.plazadetorosdelamaestranza.com/images/stories/cronicas/2013/26mayo.jpg">

Domingo, 26 de mayo de 2013

Corrida de novillos

FICHA TÉCNICA DEL FESTEJO

Ganadería: Novillos de La Quinta (bien presentados, nobles, con juego, con escasa transmisión y poco recorrido).

Diestros:

Tulio Salguero. Estocada trasera, descabello (saludos desde el tercio); estocada caída y trasera (saludos desde el tercio).

Rafael Cerro. Pinchazo, estocada baja (silencio); estocada en su sitio (oreja).

Tomás Angulo. Estocada tendida (saludos desde el tercio); pinchazo, media estocada (saludos desde el tercio)

Picador que destacó: Antonio Lavado, de la cuadrilla de Tomás Angulo, en el 3º.

Incidencias: Se guardó un minuto de silencio en memoria del maestro Pepe Luis Vázquez, recientemente fallecido.

Presidente: Fernado Fernandez-Figueroa.

Tiempo: soleado, con temperatura agradable y algo de viento.

Entrada: menos de media plaza.

Crónicas de la prensa: El Mundo, Diario de Sevilla, ABC, Toromedia.

<iframe src="http://player.vimeo.com/video/67023034" width="384" height="241" frameborder="0" webkitAllowFullScreen mozallowfullscreen allowFullScreen></iframe>

Lo mejor, lo peor

Por Sandra Carbonero

Lo mejor: Tres extremeños tres. Cartel plenamente extremeño el que ha pasado esta tarde por La Maestranza. Tulio Salguero, Rafael Cerro y Tomás Campos consiguieron que muchos paisanos suyos, cargados con banderas de su tierra, ocuparan los rojizos ladrillos del coso. Cerro fue el único que dio la vuelta al ovalado anillo con una oreja que le cortó al quinto tras dejar en todo momento constancia de la evolución que ha sufrido su toreo en el último año. Va por buen camino el pupilo de Ortega Cano, que estuvo en el callejón acompañándolo. Bonito detalle del novillero al brindar el animal al que fuera su maestro en la Escuela de Badajoz, Luis Reina. Angulo pudo haber tocado pelo en el que cerraba plaza con el que el diapasón de la faena fue bajando. El de Llerena mostró toda la tarde mucha disposición y ganas. Tras el paseíllo, se guardó un minuto de silencio por la pérdida hace una semana del maestro de San Bernardo, Pepe Luis Vázquez.

Lo peor: La Quinta en el quinto. Dispar juego dieron los novillos de La Quinta, destacando primero y quinto. Tulio Salguero, el tercero espada, quería y no podía. Se le notó la falta de rodaje en comparación con sus compañeros para resolver la papeleta. Era el último domingo con novillada en el coso del Baratillo, aunque el jueves nos queda la del Corpus.

El Mundo

Por Carlos Crivell. Oreja para Rafael Cerro

La piedra de toque que supone una novillada de La Quinta, encaste Santa Coloma, la resolvió muy bien ayer en Sevilla Rafael Cerro, que nuevamente apuntó sus excelentes condiciones de torero, de manera que al verlo por la plaza con tanta seguridad y aplomo, junto a un exquisito temple, es evidente que estamos ante un novillero cuajado y que debe ya emprender las empresas mayores de toreo, es decir, que debe tomar la alternativa en breve plazo de tiempo.

El extremeño paseó un trofeo del quinto, que metió bien la cara por el lado derecho en las dos primeras tandas de Cerro, que se gustó con una templanza admirable. El novillo se tornó algo mirón y se lo pensó en el resto de la faena. Cerro lo intentó con la zurda, pero ahora no fue posible la ligazón. La vuelta a la derecha fue el epílogo digno de una labor de mucha calidad, lo mismo que la estocada, que fue buena por ejecución y colocación.

Con el primero de su lote anduvo simplemente solvente. Este novillo desistió pronto de la pelea y se paró. Cerro le dio los pases justos.

A Tulio Salguero se le fue entero el que abrió plaza, que tenía un enorme pitón izquierdo, algo que comprobó muy tarde Tulio, cuando ya había dado una infinidad de derechazos de poca entidad. Mejoró su labor con el soso cuarto, con el que se lució a la verónica, que surgió limpia y con gusto.

Tomás Angulo lució ganas y pinturería. Le molestó el viento en el tercero. Toreó muy fuera de cacho y mínimo ajuste aunque compuso con donaire la figura. La estocada a éste fue muy buena. En el sexto volvió a poner de manifiesto que se preocupa más de las formas que del fondo.

Diario de Sevilla

Por Luis Nieto. Un Cerro sólido con vistas a la alternativa

Una terna de novilleros extremeños -Tulio Salguero, Rafael Cerro y Tomás Angulo- se las vio con una novillada de La Quinta, en conjunto bien presentada y que ofreció las dificultades propias del encaste santacolomeño. Un encierro que afrontaron con decisión y en el que Cerro, que contó con el mejor novillo, consiguió el único trofeo en la Maestranza, con medio aforo cubierto.

Cerro, torero conocido por la afición sevillana, se mostró dispuesto y centrado. Ha crecido mucho desde que debutara en Sevilla el 15 de mayo de 2011. Ahora es un Cerro sólido y preparado con vistas a la alternativa. Con el cárdeno quinto, muy astifino y largo, se mostró dispuesto, recibiendo al astado por faroles de rodillas, junto a tablas. Ya de pie, meció bien el capote en sentidas verónicas. Se marcó un quite por saltilleras. En la faena, en las rayas, cuajó una serie vibrante con la diestra, con la ligazón como detonante para que el público le ovacionara. Otra tanda con muletazos templados hizo trabajar a la Banda de Tejera, que acompañó una faena muy seria, en la que con el toro a menos, faltó ligazón al natural. La rúbrica, por ejucución y colocación, fue de matrícula y merecedora por sí sola del trofeo. El torero se tiró a ley, con una fe ciega, para enterrar el acero en todo lo alto.

Con su anterior, un precioso cárdeno asaltillado, muy astifino, también lanceó con gusto a la verónica. El novillo, con dificultades, no llegó a entregarse en ningún momento. Cerro, con la diestra, pasó apuros en la apertura, en un pase de pecho. Por el izquierdo, sufrió un par de desarmes en un trasteo de mucha menos entidad que el anterior.

Tulio Salguero, que acusó el ser el diestro menos placeado, se entregó, aunque con lagunas. Abrió fuego con un ejemplar que ofreció embestidas boyantes por el pitón izquierdo. El pacense desarrolló una labor que no pasó de entonada, tras haber recibido al astifino astado a portagayola, con una larga cambiada de rodillas.

Con el cuarto, bien presentado y en el tipo de su encaste, Salguero tuvo que tragar bastante, especialmente por el pitón izquierdo, por donde sufrió una seria colada.

Tomás Angulo anduvo con desparpajo ante su lote. Con el tercero, un toro en trapío, demostró solvencia. Con la capa, sobre las piernas, mandó en las acometidas del astado, llegando hasta los medios y recibiendo una fuerte ovación. En varas, dejó muy largo al novillo, que se arrancó como un rayo para un primer puyazo, aunque fue a menos en el segundo. Salguero, en su quite, fue cogido sin mayores consecuencias cuando dibujaba unas gaoneras. Angulo, además de luchar contra el viento, tuvo que hacerlo con un novillo que se frenaba por el derecho. Con la zurda, quiso rememorar el cartuchito de pescao, aquella suerte que el legendario maestro Pepe Luis creara, citando con la muleta plegada en la izquierda y toreando al natural, tras desplegarla. Angulo dibujó algunos naturales sueltos de buen trazo.

Con el deslucido sexto, que no llegó a descolgar tras las telas, Angulo se gustó a la verónica. Con la muleta, pulseó bien en una serie diestra y cuajó otra con ligazón. Sonó la música. Pero el novillo fue a menos y la faena se diluyó.

La novillada de La Quinta, con más problemas de los que se vieron desde el tendido, intrínsecos a su encaste santacolomeño y que evitan hoy la mayoría de figuras, puso a prueba a una terna en la que Rafael Cerro dejó patente que ya está listo para el salto al escalafón superior.

ABC

<img width="85px" height="85px" src=" https://si0.twimg.com/profile_images/3585502117/976791fec9581e1638bef93d18f1ccb2.jpeg">Por Lorena Muñoz. Oreja para Rafael Cerro que quiere ser torero

La cantera extremeña sigue dando sus frutos. Ayer en la Maestranza se anunció una terna con lo más granado de la tierra y fue Rafael Cerro, el más placeado y con más oficio, el que se llevó el único trofeo del festejo. Una oreja con bastante peso en una faena completa en todos los tercios refrendada con una gran estocada.

Cerro, que reaparecía tras la cornada sufrida en Madrid, no encontró material en el segundo, que se quedó parado muy pronto y frustró el brindis al cielo del novillero, que a pesar de todo, demostró oficio y capacidad. Se arrimó en una interesante serie al natural pero un par de desarmes deslucieron su labor que fue silenciada.

Dispuesto y con ganas de demostrar que tiene mimbres para ser torero, realizó un quite por chicuelinas al cuarto y recibió con tres faroles de rodillas al quinto, antes de manejar con gusto el capote a la verónica y rematar con una serpentina. Luego se ajustó en un quite con el capote a la espalda en el tercio de varas previo a la faena en la que sonó la música, primero con la diestra y después el natural. Se mostró solvente, con mucha decisión y verdad ante un novillo con nobleza pero justo de raza al que entendió lo que necesitaba.

A chiqueros se fue Tulio Salguero en su primero donde aguantó una parada, perdió la montera y el astado salió suelto. El de Badajoz, que brindó al público, se mostró dispuesto pero con altibajos en la faena al interesante primero. Estuvo mejor cuando le bajó la mano y en una serie al natural, pero faltó continuidad y sobró metraje. Dejó una estocada habilidosa aprovechando una arrancada del novillo.

Estuvo más centrado y con mucho gusto en el recibo del cuarto al que le realizó una interesante labor en el tercio final. El de La Quinta acudió al engaño con recorrido pero distraído al principio para acabar suelto después de cada muletazo al final del trasteo. Lo mejor fue la estocada que hizo rodar al novillo sin puntilla y aunque tuvo la intención de dar la vuelta al ruedo, saludó la ovación del público, que no llegó a meterse nunca en la faena.

La primera ovación para Tomás Angulo fue en la lidia del tercero, que escarbaba en el centro del ruedo, cuando lo metió en el capote con mucha disposición. El astado se arrancó de largo al caballo en el primer puyazo, muy aplaudido, y no caló de milagro a Salguero cuando hacía un quite por gaoneras. Tulio volvió a la cara y terminó de hacer el quite con dignidad. En la muleta bajó el tono con el novillo a menos y el novillero dando pausas. Hizo el ‘cartucho de pescao’ en muletazos de uno en uno y resolvió con una estocada rápida y efectiva con la que saludó una ovación.

Al sexto lo recibió con gusto en el capote y le realizó una labor de menos a más en la que confió en sus posibilidades. Tiene gusto, sonó la música, llegó a dejar algunos muletazos estimables pero falló con la espada. Volvió a saludar.

Toromedia

Rafael Cerro corta la única oreja de la tarde en Sevilla

Tulio Salguero se fue a portagayola a recibir al primero de la tarde, dándole algunos lances sueltos al salir el novillo un tanto huidizo. Hubo un quite destacable de Rafael Cerro. Salguero brindó al público y en el comienzo de la faena dio tres series de derechazos en los que destacó la ligazón. Sin embargo fue mejor la primera serie al natural, perdiendo el hilo en la siguiente, en la que el novillo acabó por ponerle en apuros. Mató de estocada al encuentro y fue ovacionado tras un aviso.

El cuarto fue un novillo muy en Santa Coloma que embestía siempre a media altura pero que se dejaba hacer. Con este material Tulio Salguero ligó un par de series notables por la derecha, aprovechando el ir y venir del de La Quinta. Cuando lo intentó al natural el novillo le propinó un susto y aunque insistió no logró que su labor tomara vuelo. Mató de estocada caída de rápido efecto y fue ovacionado.

Rafael Cerro resolvió con oficio el recibo de capa a su primero. El novillo presentó problemas por el pitón izquierdo desde el primer momento y el extremeño planteó la faena de muleta sobre la mano diestra, logrando un par de series de mucho mérito, muy asentado y gustándose. Dejó una buena impresión a pesar de ser desarmado dos veces al intentar el toreo al natural. Pinchó y dejó una estocada muy baja. Silencio.

Cerro recibió al quinto con tres faroles de rodillas, luciéndose después a la verónica y en los remates. La faena de muleta la inició doblándose bien con su enemigo, al que a continuación ligó dos buenas series por la derecha que hicieron sonar la música. También al natural consiguió buenos momentos y al final practicó un toreo de cercanía con aplomo y valor. Mató de estocada y cortó una oreja.

Tomás Angulo lidió con mucho oficio de capa al tercero de la tarde ganándole terreno y rematando con una buena media que fue muy ovacionada. El novillo tomó un primer puyazo bueno y de lejos y en el segundo se lo pensó. Tulio Salguero resultó cogido al intentar un quite por gaoneras, sin consecuencias. En el comienzo de la faena de muleta le molestó mucho el viento. Lo intentó por los dos pitones costándole cada vez más pasar al de La Quinta. Al final logró una serie destacable citando al natural con la muleta plegada. Mató de buena estocada. Ovación.

En el sexto protagonizó un bonito recibo a la verónica. El novillo fue protestado por su flojedad y llegó a la muleta con menos posibilidades que sus hermanos. A pesar de ello Angulo supo buscarle las vueltas por el lado derecho dejando la muleta puesta y provocando hasta meterlo en la canasta. Logró que la música sonara y dio otra serie buena por ese lado aunque el novillo empezó a puntear y le deslució los siguientes intentos. Finalizó doblándose bien y fue tropezado al entrar a matar. Pinchazo y media. Ovación.

<iframe src="http://player.vimeo.com/video/66996682" width="384" height="241" frameborder="0" webkitAllowFullScreen mozallowfullscreen allowFullScreen></iframe>

Sevilla Temporada 2013.

sevilla_260513.txt · Última modificación: 2013/05/27 10:05 por paco

Herramientas de la página