Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


sevilla_280609

REAL MAESTRANZA DE SEVILLA

Tarde del domingo, 28 de junio de 2009

Corrida de novillos

FICHA TÉCNICA DEL FESTEJO

Ganadería: Novillos de Javier Molina (bien presentados y nobles, con diferente juego; el mejor, el 3º).

Diestros:

Juan Luis Rodríguez: Estocada (saludos desde el tercio); dos municipales, aviso, descabello (silencio).

Diego Lleonart. Estocada baja (silencio); pinchazo, media estocada caída y atravesada (silencio).

Rafael Castellanos. Estocada (saludos desde el tercio); estocada casi entera tendida (silencio) .

Presidente: Gabriel Fernández Rey.

Tiempo: Soleado, con rachas de viento.

Entrada: Media plaza.

Crónicas de la prensa: ABC.

©Rafael Castellanos/Arjona


ABC

Por Lorena Muñoz. Triste epílogo para las novilladas de abono

El epílogo de las novilladas de abono fue triste y con escaso contenido que destacar. Y eso que el encierro de Javier Molina fue interesante. De hecho, al ruedo maestrante salió más de un ejemplar con posibilidades para el triunfo como ha venido ocurriendo otras tardes a lo largo del ciclo. Esta temporada se han lidiado astados que no han sido aprovechados por los novilleros que dejaron escapar una magnífica oportunidad con lo difícil que está el patio.

Rafael Castellanos sin ir más lejos tuvo en su muleta la posibilidad de cortarle las orejas al tercero, un novillo encastado que llegó al tercio final desplanzándose y con mucha transmisión. Lo había recibido de forma vistosa con el capote en el centro del ruedo, animoso y con muchas ganas. Quiso hacer las cosas bien, lo cuidó en el caballo, pero su faena estuvo demasiado acelerada al tiempo que jaleada en exceso por el propio novillero. Varios desarmes y enganchones hicieron que su labor no remontara y quedara sólo en momentos estéticos alternados con otros que no lo fueron tanto. De poder cortarle las orejas y hacer una faena importante se quedó con saludos desde el tercio.

Con el sexto poco pudo hacer más allá de recibirlo de forma animosa a la verónica y con un par de chicuelinas. El de Molina se quedó parado y sin querer embestir. Uno bueno y uno malo en el lote al igual que Juan Luis Rodríguez. Lo más firme de la tarde lo realizó el de Albacete, que hacía su segundo paseíllo después de cortar una oreja en su primera actuación el pasado 10 de mayo.

En esta ocasión demostró estar más preparado que sus compañeros de cartel con el cuarto, un astado incómodo y áspero en su embestida con el que se mostró decidido. Molestado por el viento, se mostró técnico y solvente. Eso sí, dio un mitin con la espada.

El mejor de su lote fue el primero, un ejemplar muy noble pero con pocas fuerzas y menos transmisión que se dejó hacer. Rodríguez estuvo templado a la verónica en el recibo y en un quite pero a la faena le faltó ligazón y no llegó a los tendidos, en parte por la sosería del animal y en parte por su matador, que debió darle más importancia a lo que hacía. Tiene previsto tomar la alternativa en septiembre y quizás necesite verse con el toro.

Quien no debe tener el doctorado a la vista es Diego Lleonart, muy descentrado en su presentación en Sevilla. En el segundo de la tarde estuvo encimista sin acertar con las distancias y siempre colocado al hilo del pitón. Le enganchó mucho la muleta a pesar de que el de Javier Molina tuvo fijeza en el engaño y pidió un matador que al menos se mostrara firme, cosa que no hizo en ningún momento. En el quinto anduvo sin ideas para recibirlo con el capote y bastante desconfiado. Demasiadas probaturas, medios pases y sin cuajar en nada, su labor se perdió en componer la figura pero sin contenido. En el toro, como en todo en la vida, hay que saber ofrecer, dar, servir y contribuir con la actitud, algo que no tuvo el de Castellón.

Sevilla Temporada 2009

sevilla_280609.txt · Última modificación: 2020/03/26 12:17 (editor externo)