Los Vázquez, la saga de San Bernardo continúa

El debut en público en el festival de Higuera con éxito, cortó un rabo, de Manolo Vázquez, nieto del gran torero del mismo nombre,el último eslabón de la dinastía ha reverdecido las ramas de este ancho venero taurino entroncado con el matadero y el arrabal de San Bernardo.

Por Álvaro R. del Moral. El Correo de Andalucía. ¿Quién fue el primer Vázquez torero? Francisco Vázquez, Vázquez Chico en los carteles, fue un banderillero decimonónico y el iniciador de la saga. José Vázquez Roldán, su hijo, también intentó ser torero y aunque no logró alcanzar la gloria sí puede presumir de haber ramificado una dinastía que está a punto de estrenar una rama nueva, quinta generación taurina de una familia de coletudos. Don José fue novillero y matarife en aquel vivero taurino que cosía el arrabal de San Bernardo con el gremio del matadero, mudado al Cerro del Águila desde la Puerta de la Carne. Nacido en 1892, fue padre de una extensa prole en la que descollaron dos figuras clave: Pepe Luis y Manolo Vázquez Garcés.

El primero, fallecido en 2013, es considerado uno de los nudos fundamentales del toreo hispalense además de uno de los artistas más importantes que dio el toreo en el siglo XX. Su hermano Manolo, de alternativa más tardía, sublimó el toreo de frente y restauró los valores añejos del toreo en aquella reaparición –entre 1981 y 1983– sin la que no se podría entender su trascendencia taurina. Pero hubo otros Vázquez Garcés que vistieron de luces. Rafael, nacido en 1926, se inició como novillero pero no llegó a tomar la alternativa y decidió tomar los palos. Antonio (1933) sí alcanzó el grado de matador de toros. Se lo otorgó su hermano Manolo en las fallas de Valencia de 1954. No toreó mucho y acabó vistiéndose de plata. La última rama de esta generación fue Juan, que lo intentó como novillero antes de pasarse a las filas de los subalternos a partir de la temporada de 1961.

Pasaron algunos años antes de que irrumpiera una nueva generación: la de los Vázquez Silva, hijos del gran Pepe Luis Vázquez Garcés. Rafael y Juan Antonio llegaron a debutar con picadores. También se presentó en público Ignacio, farmacéutico de profesión, pero un doloroso percance –que le costó la visión de un ojo– frustró su incipiente carrera taurina. Manuel –Lolo para todos– también hizo algún escarceo, pero fue Pepe Luis el único que levantó el vuelo. Su tío Manolo, reaparecido para la ocasión, le dio la alternativa en Sevilla en el 81. Pepe Luis ha vuelto a vestirse de luces durante 2017 logrando uno de los mayores éxitos de su carrera en el Corpus granadino. Pero aún no ha dicho si esa fue la última…

Ha habido un último salto. Otro Pepe Luis Vázquez, nieto del Sócrates de San Bernardo, llegó a presentarse en público –con un nieto de Antonio Bienvenida– aunque ahora enfoca su vida por los terrenos del periodismo. Es su primo segundo, Manuel Vázquez Rodríguez, el último brote de este árbol frondoso. Es hijo de Manuel Vázquez Gago; nieto de Manolo y Andrés Gago; biznieto del señor José, tataranieto de aquel oscuro banderillero que fundó una frondosa saga taurina. Su debut en Higuera de la Sierra, el próximo 16 de septiembre, junto a su tío Pepe Luis, ha animado el cotarro. La suerte, el talento, la afición, el valor y la constancia tendrán la última palabra. Otra historia, la suya propia, comienza ahora.