Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


Action disabled: source
ajalvir_temporada_2019

Ajalvir Temporada 2019

Viernes, 25 de enero: Erales de San Isidro para Alvaro Burdiel, oreja y oreja, Guillermo García, silencio y dos orejas, y Daniel Pérez, silencio y silencio.

Sánchez Vara y Fernando Adrián, a hombros en Ajalvir

Por Alberto Bautista

Sábado 26 de enero de 2019. Plaza de toros de Ajalvir (Madrid) - lleno en los tendidos en tarde soleada. Feria de San Blas. Segunda de abono. Corrida de toros de Jódar y Ruchena (3º Villalobillos)- desígnales de presentación y juego. El mejor el tercero - (soso y desrazado el primero, inválido el segundo, desclasado el tercero, deslucido el cuarto, descastado el quinto y noble pero de escaso juego el sexto) para Sánchez Vara de verde oliva y oro (silencio y dos orejas), Salvador Cortés de azul Rey y oro (silencio y oreja) y Fernando Adrián de caña y oro (dos orejas y dos orejas). Al finalizar el paseíllo, se guardó un minuto de silencio en memoria de Julen.

Siete orejas se repartió la terna en la primera corrida de toros de la temporada. La tempranera feria madrileña de Ajalvir, se convierte un año más en el epicentro del inicio de la temporada taurina. Fernando Adrián con cuatro orejas fue sin lugar a dudas, el primer suceso del 2019. Empaque, cadencia y sensibilidad el de un torero maltratado por las empresas y que en Ajalvir, dio una imagen de torero cuajado, máxime cuando sus actuaciones como matador de toros se reducen a tan solo siete tardes vistiendo el chispeante. Lo de mayor peso ocurrió con el remiendo de Villalobillos, en una labor de gusto en la corta distancia. Las formas, los terrenos que pisó y la elegancia en todo lo que hizo, impactó en Ajalvir. Enfrente no tuvo ejemplar de entidad, pero lo suplió con creces gracias a la disposición, siendo premiado con dos orejas. Desorejó también al sexto, donde se mostró acoplado pero la brusquedad de su oponente, le impidió una actuación de mayor lucimiento. Dejó una estocada defectuosa, pero volvieron a quedar patentes sus ganas. Cuatro orejas a las puertas de Madrid.

Sánchez Vara anduvo airoso con el cuarto en una faena tesonera que no llegó a conectar en los tendidos. Aún así, fue premiado de manera excesiva con el doble apéndice y acompañó a Adrián en su salida a hombros. En su primero, pechó con un toro soso y sin transmisión. Labor aseada aunque sin opciones de triunfo. Además erró con los aceros y fue silenciado.

Por su parte Salvador Cortés, cortó una oreja del quinto en una actuación de escaso bagaje. Lo mejor llegó en la suerte suprema con una estocada de efecto fulminante. El inválido que hizo segundo no le permitió opción alguna en una faena sincera de cara a la galería. A hombros se marcharon Sánchez Vara y Fernando Adrián en una puerta grande diametralmente opuesta, pero con la sinceridad por bandera.


Tarde de silencios para abrochar la feria de Ajalvir

La terna se fue de vacío ante una deslucida corrida del Marqués de Quintanar en una tarde climatológicamente adversa. Tan sólo Miguel Ángel Pacheco dejó patentes sus ganas y buen gusto.

por Alberto Bautista

Domingo 27 de enero de 2019. Plaza de toros de Ajalvir (Madrid) - media plaza en tarde invernal y con viento durante la primera parte del festejo. Feria de San Blas. Última de abono. Corrida de toros de Marqués de Quintanar - de diferentes volúmenes y hechuras. Blandos, sosos y de poco juego en líneas generales - (soso y con peligro el primero, molesto y deslucido el segundo, deslucido el tercero, descastado sin humillar el cuarto, con posibilidades el quinto y sin humillar el sexto) para Gómez del Pilar de rioja y oro (silencio tras aviso y silencio), Lama de Góngora de blanco y oro (silencio y silencio tras aviso) y Miguel Ángel Pacheco de grana y oro (silencio tras aviso y silencio).

Parte médico: Durante la lidia del 3º se lesionó con el estoque el banderillero Daniel Sánchez, que precisó de varios puntos de sutura en la mano derecha, continuando la lidia.

Frío. Mucho frío y media docena de silencios, fue el balance del último festejo del abono ajalvireño. También el viento, quiso ser protagonista en una tarde de escaso contenido. Tan solo el diestro gaditano, Miguel Ángel Pacheco puso algo de calor en los tendidos gracias a su disposición. Acoplado estuvo en el tercero donde dibujó un par de lances de entidad a la verónica. La faena contó con altibajos, aunque hubo momentos relajados. No acertó con la espada y fue silenciado tras sonar un aviso. En el sexto, apostó y anduvo firme y sin complejos, combinando la inteligencia con el valor. La espada hizo guardia, y se esfumaron los trofeos.

Lama de Góngora, cuya carrera se ha cimentado al otro lado del atlántico, pechó con dos ejemplares de escasa condición. Lo único de entidad lo firmó en el quinto donde ralló a gran nivel pero el mal uso de los aceros, le restó méritos. En su primero, cabe recordar una tanda al natural, en un mar de pasajes vacíos en mitad del vendaval de frío y viento que azotó durante todo el festejo la localidad madrileña.

Abrió la tarde Gómez del Pilar, que se jugó el tipo a carta cabal con dos animales de nulo juego. El primero no le dio ninguna opción, llegando incluso a ser volteado sin consecuencias, y con el cuarto suplió las carencias de su oponente con oficio y determinación, marchándose de vacío al igual que sus compañeros.

ajalvir_temporada_2019.txt · Última modificación: 2020/03/26 12:23 (editor externo)