Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


Action disabled: source
festejos_taurinos_a_beneficio_de_la_hdad_de_la_macarena

Festejos taurinos a beneficio de la Hdad de la Macarena

La mayor parte de los festejos taurinos a beneficio de las hermandades de Semana Santa de Sevilla se celebraron en la última década del siglo XIX y en las dos primeras décadas del siglo XX, siendo ya muy extrañas después, en los tiempos de la República, la Guerra y la postguerra, en que abundaron los festejos llamados patrióticos. Y en las décadas posteriores sólo se mantuvieron los festejos benéficos de la Prensa, la Cruz Roja, la Aviación, el Ateneo y la Vejez del Toreo.

Y de los festejos de “cofradías” es cierto que la mayor parte de ellos fueron dedicados a la hermandad de la Macarena, aunque no faltaron en esos años, y por este orden de repetición, los que se dedicaron a Las Cigarreras, los Panaderos (El Prendimiento), La Exaltación (Los Caballos), El Cachorro, San Bernardo, La Amargura, La O, La Quinta Angustia, Los Negritos, y hasta uno de ellos a La Borriquita (El Amor).

Los festejos de la Macarena se celebran todos, excepto uno que merece capítulo aparte, en esas tres décadas. Aunque el primer festejo que aparece en los Anales maestrantes a beneficio de la Hermandad es muchos años atrás. Curiosamente, no aparece como tal en la relación de festejos de ese año, pero sí se expresa claramente en el resumen anual de 1868, concretamente se dice: “A beneficio de la Hermandad de la Macarena se lidia el 30 de agosto una famosa corrida de novillos de cuatro años, de la Vda de D. Anastasio Martín para José Giráldez “Jaqueta ” y José Cineo “Cirineo”, sevillanos ambos que tomarían la alternativa la temporada siguiente.

Ya después el siguiente, y es cuando empiezan de forma continuada, es el 26 de noviembre de 1890, “los fondos de esta novillada serán para la hermandad de Nª Sra. de la Esperanza del Barrio de la Macarena”, se refleja en los Anales. Se lidiaron seis novillos de la viuda de Moruve (sic) para Manuel Antolín y el gran Antonio Reverte, de novillero triunfador pues el de Alcalá del Río tomaría la alternativa meses después.

Al año siguiente, el 19 de julio de 1891 se celebra novillada con reses de la vda de Concha y Sierra (Dª Celsa Fontfrede) para dos novilleros entonces en la cresta de la ola el trianero Joaquín Navarro “Quinito” y el también sevillano Francisco Bonar “Bonarillo”.

En el año 1897 se celebró bastante tarde la novillada, el 28 de noviembre, con reses del Vizconde de San Martino para el trianero Manuel Corzo “Corcito”, que después moriría en la plaza de San Luis Potosí, Joaquín Capa “Capita” y Miguel Cánovas “El Barquerito”, en festejo que cerró esa temporada.

Ya la última ese siglo fue la del 30 de julio de 1899 con seis novillos de Joaquín Moruve para un mano a mano entre Manuel Molina “Algabeño Chico” y Rafael Gómez “Gallito”, que no es otro que Rafael El Gallo, de novillero tres años antes de tomar la alternativa.

En cuanto al siglo XX el primero es el 19 de agosto de 1900, fue una novillada veraniega, con novillos de Ruiz Cabal para Bombita III (Manuel Torres, el pequeño de la dinastía de Tomares), Moreno Chico de San Bernardo y Fernando el Gallo hijo, al que anunciaron como “Gallito Chico”. Como anécdotas de ese festejo actuó Don Tancredo, el original valenciano Tancredo López, entonces de gran novedad, y la hermandad regaló una pitillera de plata al mejor de los novilleros. El Jurado estuvo compuesto por tres grandes diestros: Gordito, Currito y Chicorro. El segundo festejo, el 31 de julio de 1904 también fue una novillada veraniega, con novillos de Miura para un mano a mano entre Mazzantinito y el infortunado José Claro “Pepete” que resultó herido. En 1906 también fue una novillada, en este caso tardía el 4 de noviembre, con novillos de Surga para mano a mano de Curro Posada y Gordito hijo.

Al año siguiente se vuelve a la fórmula de novillada veraniega, el 30 de junio, con reses de Miura para Joaquín Capa “Capita”, Moreno de Alcalá y Vázquez II que resultó cogido. De igual manera, un año después, el 28 de junio de 1908 hubo novillada de la Macarena, con novillos de Miura para Capita, Calerito de Zaragoza y Mojino Chico. No vuelve a haber festejo de la Macarena hasta 1911, exactamente el 25 de junio, también con novillos de Miura para Vazquez II, Andrés del Campo Dominguín, que moriría en la plaza de Madrid, y Rosalito de Castilleja, heridos los dos primeros del cartel, éste último tuvo que matar cuatro.

En 1912 se produce una coincidencia especial pues hay dos festejos, novilladas ambas, para la hermandad macarena. La primera el 30 de junio, con novillos de Miura para Andrés del Campo Dominguín, que había toreado la primera corrida de ls Prensa en 1909, El Tello y Rosalito de Castilleja, que resultó herido, se escapó el año anterior pero no éste. Y la segunda, se entiende que fue por un interés especial del torero, que ese verano toreó siete novilladas en la Maestranza, previas a su alternativa, fue la encerrona, el 15 de agosto, de José Gómez Ortega “Gallito”, con novillos de Benjumea, Miura, Murube, Parladé, Tovar y Santacoloma.

En 1918, tras varios años sin festejo, se da una circunstancia distinta y es que lo que se monta para la Macarena es una corrida de toros, que se celebra el 16 de junio, encabezando el cartel el ya entonces figura Joselito, o Gallito, como prefieran, que corta dos orejas a un toro de Salas, haciendo el paseíllo con Curro Posada y José Gárate “Limeño”, con los que fueron sus compañeros de cartel en la época de novilleros.

Un año después, el 5 de noviembre de 1919 se celebra, por vez primera, un festival para la Macarena, pero no es en la Maestranza sino en la Monumental sevillana de Gallito. Y lo torean el propio José, que mata dos reses de Flores Íñiguez y los demás una, junto a Vázquez II, Zapaterito, Varelito y Juan Luis de La Rosa, por cierto el único que tomó la alternativa en esa plaza.

El festejo final benéfico para la Macarena se montó en 1942 y fue para la construcción de nuevo tempo, actual basílica. Celebrado el 15 de febrero de ese año, presidió el mismo nada menos que Francisco Franco y tuvo el siguiente cartel: toros de Miura, Pablo Romero, Felipe Bartolomé, Hidalgo Hnos, Juan Belmonte y J.E. Calderón para Juanito Belmonte, Pepe Luis Vázquez, Paquito Casado, Rafael Ortega “Gallito”, que cortó un rabo, José Ignacio Sánchez Mejías y Manuel Martín Vázquez.

En resumen, puede decirse que el festejo para la Hermandad de la Macarena fue un fijo en las tres décadas que van de 1890 a 1920, y que en la mayoría de los casos fue una novillada, eso sí con reses de Miura, también mayoritariamente. Anécdota curiosa: el festejo de Macarena lo torearon los tres Gallos Rafael, Fernando y José, colaborando también su padre Fernando.

Y quizá anotar que los dos festejos más destacados fueron la encerrona de Gallito en 1912, poco antes de su alternativa, en su última temporada triunfal de novillero, y la corrida de toros, único festejo mayor de esta historia, que montó el propio Gallito en 1918, alternado con Posada y Limeño. Además de ese último festival de 1942 con muchas figuras de cinco dinastías taurinas y con la presidencia de Franco.

festejos_taurinos_a_beneficio_de_la_hdad_de_la_macarena.txt · Última modificación: 2020/03/26 12:14 (editor externo)