Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


Action disabled: revisions
olivenza._temporada_2022

Olivenza Temporada 2022

Domingo 6 de marzo. Tarde

  • Manzanares pone el broche de oro con un notable toro de Cuvillo. Por Sandra Carbonero. La Feria de Olivenza concluía colgando de nuevo el cartel de “No hay Billetes”. A pesar del tirón de taquilla que tiene Roca Rey junto una figura que nunca defrauda como José María Manzanares, es indudable que Morante y sus dos tardes era uno de los atractivos de la Feria.

Abrió plaza un toro colorado al que Morante saludó a la verónica. Parecía que iba a resarcirse de la tarde anterior, pero a su oponente le faltó fuerza y transmisión. Basó la faena por el pitón derecho por donde dejó muletazos de bello trazo. Por el izquierdo, le costaba más. Mató de una estocada.

Tuvimos que esperar a su último cartucho para ver la mejor versión de su toreo. No fue la faena con la que todos soñaban, pero estuvo torero y valiente. Sí hubo una serie de mucha enjundia con un animal al que le faltó casta. Con el toro venido a menos, dejó algunos detalles junto a tablas. Lo sentenció con un pinchazo y una estocada y cortó una oreja.

A la salida del segundo el público empezó a estar molesto. Vio como otra vez salía de chiqueros un toro falto de fuerza y casta. José María Manzanares lo cuidó mucho y a base de técnica logró algunos muletazos notorios plasmando elegancia. Tras la estocada se le pidió tímidamente la oreja.

El quinto fue el mejor toro del encierro. Manzanares lo supo ver desde el primer instante. Cogió la muleta con la zurda y dibujó naturales de mano baja. Le dio distancias y el de Cuvillo se arrancaba de lejos tomando la muleta por el pitón derecho con humillación y profundidad. Hubo pasaje con mucho temple en especial un cambio de mano. Concluyó dejando media estocada al entrar a matar recibiendo y un descabello y se llevó las dos orejas.

A diferencia de sus anteriores hermanos hasta entonces, el tercero se empleó en el caballo. Con mucha quietud por estatuarios comenzó a construir la faena Roca Rey. Domeñó su embestida llevándolo a media altura. Poco a poco el toro se sentía podido y comenzó a defenderse. Tras un pequeño susto en el que se mascó la tragedia, el peruano muy valiente se metió entre los pitones del astado. Se llevo la oreja tras matar de una estocada que necesitó de dos descabellos.

El sexto no le permitió acompañar a Manzanares a hombros. Estuvo muy predispuesto y entregado, brindando incluso el toro al respetable. Se topó con un mansito con peligro que no le regaló nada. Pinchó dos veces antes de meter la estocada.

Domingo 6 de marzo. Matinal

  • Ferrera conquista Olivenza. Por Sandra Carbonero. Antonio Ferrera quiso celebrar el inicio de la temporada en la que cumple su 24 aniversario de alternativa encerrándose con seis toros de Victorino Martín, casualmente el día en el que hubiera cumplido su criador 93 años.

La mañana comenzaba con un momento muy emotivo. El público agradeció al diestro su gesta recibiéndolo entre aplausos. Ferrera invitó a su cuadrilla a saludar junto a él.

“Galapagueño” abrió la mañana yéndose al caballo en dos ocasiones desde el otro extremo de la plaza. Algo que ojalá fuera más habitual. Brindó a su padre colocado al lado de toriles. Antonio se fue fuera de las líneas de picar y tomó la muleta con la zurda. Extrajo dos series con despaciosidad y aprovechando la humillación del astado. Lo intentó por el derecho pero por ahí no iba igual. El toro se vino a menos pero volvió a plasmar otras dos series al natural antes de matar de una estocada.

Ferrera colocó a “Mucamo” también para que se arrancara al caballo de lejos. Estuvo correcto con un toro que flojeó en varias ocasiones y que aunque empujaba en la multa le faltó ritmo y clase. Por el pitón derecho fue por donde le dejó plasmar algunas series más notorias.

“Bárbaro” fue un toro muy esperado al ser hijo del mítico “Cobradiezmos” indultado por Escribano en Sevilla. La suerte de varas fue muy jaleada. Se arrancó de lejos al caballo dos veces empleándose. Por desgracia no hizo honor a su reata. El extremeño fue superior pero no pudo ser una faena lúcida con un toro con muchas teclas al que intentó atemperar una embestida irregular.

El cuarto se rompió el pitón entero y el presidente lo devolvió. El problema llegó a la hora entrar en los chiqueros. No atendió a capote ni a cabestros, por lo que Ferrera le permitió a Álvaro de la Calle, que ejercía de sobresaliente, salir a estoquearlo. Mientras tanto, se detuvo en dejar algunos detalles muy toreros. Como sobrero salió “Verdadero”. Un toro alto y de voluminosas hechuras. Ferrera tiró de técnica y acabó montándose encima de él.

En quinto lugar salió el toro de más peso con 578 kilos y que apretó en el caballo. El público pidió a Ferrera que pusiera banderillas y los complació con un par junto a sus banderilleros que puso en pie al público. La verdadera locura llegó después. Ferrera indultó un extraordinario y bravo ejemplar de Victorino Martín de nombre “Madero” que no se cansó de embestir. Ferrera se emborrachó de torear al natural con despaciosidad y humillando el astado. Terminó de reventar la plaza con una serie con la diestra mirando a los tendidos.

Parecía que no le quedaba nada por hacer al extremeño, pero cogió y se subió al caballo para picar al último. Repitió en banderillas junto a su cuadrilla. Llegó rajadito al último tercio y fue su querencia donde construyó una faena voluntariosa.

Sábado 5 de marzo

  • El poder del Juli y el temple de Emilio de Justo salvan el desastre de Zalduendo. Por Sandra Carbonero. El ambiente de Olivenza hoy era espectacular tanto dentro como fuera de la plaza. Los asistentes recibieron con un acalorado aplauso a los diestros que respondieron saludando. La primera corrida de la Feria anunciaba a una terna que causaba mucha expectación: Morante que está en estado de gracia; El Juli con su insaciable ansia de triunfo; y Emilio de Justo en la plenitud de su carrera. El problema es que el que manda es el toro y, en esta ocasión, los Zalduendo no fueron los mejeros compañeros para esta función.

El Juli paseó la única oreja de la tarde. Mantuvo en sus telas a su primero para saludarlo por verónicas. Con el quite por chicuelinas, calentó a un público algo frío y que no terminaba de encontrar su asiento, aún a estas horas. Lo sacó a los medios conduciéndolo por bajo. Fue un animal justito de raza y fuerza al que toreó con suavidad sin forzarlo. Por el pitón izquierdo era más brusco, pero consiguió plasmar una tanda. Finalizó por circulares y tras la estocada el trofeo cayó en sus manos.

Recibió Julián al quinto a pies juntos. El de Zalduendo se pegó una voltereta en el remate enterrar los pitones en el albero. En el centro del platillo planteó una faena de poder y entrega. Desde el principio le cogió la distancia y el ritmo. Dibujó muletazos de mucha profundidad por ambos pitones. El astado acabó rajándose y El Juli se montó encima de él. La espada fue la que le privó de salir a hombros.

El tercero, que también salió manseando, fue castigado en varas. El tercio de banderillas fue largo y complicado, llegado al último tercio con incertidumbre. Con prontitud se arrancó el toro a la muleta de Emilio de Justo. Aprovechó las primeras tandas para torearlo encajado y con despaciosidad. No tardó en rajarse, así que terminó de exprimirlo en tablas. No enterró los aceros el tercer intento por lo que se fue de vacío.

El sexto se pegó dos costaladas antes de entrar en el caballo. En el encuentro con el picador perdió las manos y asomó el pañuelo verde. El sobrero no le dio ninguna opción a Emilio. Quiso agradar pero tenía enfrente a una astado desclasado y parado.

Morante no tuvo suerte en su primera comparecencia en esta Feria. Sorprendió sacando un capote bastante peculiar con la vuelta de color verde manzana. Abrió plaza un manso de libro que no quiso ver el capote y menos, si cabe, el caballo de picar. Lo probó con doblones pero no había nada que hacer y se fue a por la espada. Acabó con él de una estocada.

El cuarto fue muy protestado por el público por lo que el presidente decidió devolverlo sin motivo aparente. El sobrero no mejoró los resultados. Desde el recibo de capote de José Antonio hacía gestos que no le gustaba el astado. Lo intentó, pero duró poco. Dejó algunos detalles toreros con la diestra.

Viernes 4 de marzo

  • Raquel Martín sorprende y sale a hombros junto a Alejandro Adame. Por Sandra Carbonero. El segundo festejo de la Feria anunciaba a tres novilleros sobre los que hay puestas muchas miradas. Alejandro Adame, hermano menor de Joselito y Luis David; Raquel Martín, a quien apodera Cristina Sánchez; y Lalo de María, hijo de María Sara y apoderado por José Antonio Campuzano.

La tarde transcurría sin grandes notas cuando saltó al ruedo el Rebujino de El Freixo. Fue el novillo que le correspondió en suerte a Raquel Martín para su debut con los del castoreño. En el saludo de capa a la verónica, fue prendida quedándose a merced de su oponente. La ilusión se tornó en incertidumbre al llegar el utrero al último tercio muy parado y con una falta de raza patente. Fue entonces cuando la salamantina impactó en Olivenza por su gran actitud y valentía. Puso empeño para que la faena levantara vuelo entendiendo perfectamente al animal. Se tiró a matar dejando una gran estocada que le valió las dos orejas.

La fortuna no le acompañó en su lote. Cerró la novillada un utrero que parecía un toro. Tardó en fijarse en el capote de Raquel. En el remate el toro se pegó una costalada que no le vino nada bien. Demostró una gran firmeza y seguridad frente al peor utrero del encierro. Fue deslucido y quiso rajarse desde el principio. La espada fue su cruz.

Otras dos orejas paseó Alejandro Adame del cuarto que salió espoleado tras el triunfo de su compañera. Se fue a recibirlo a la puerta de chiqueros y el de El Freixo lo arrolló de fea manera. Se levantó y enrabietado le instrumentó una serie de verónicas para después quitar por lopecinas. Corremantas era hijo del novillo que hace 9 años indultó Posada de Maravillas en esta misma plaza. Fue un animal enrazado y enclasado, que se venía de lejos a las telas del mexicano. Había que estar muy firme con él, y en los inicios lo consiguió. Después, se le vio acelerado y toreando en las distancias cortas. Culminó con una estocada recibiendo y el público pidió las dos orejas.

Antes, abrió plaza otro bonito utrero al que saludó en el tercio. Pasó apuros Adame llevando el novillo al caballo y casi fue cogido. Se desquitó con un quite por gaoneras. Poco a poco fue forjando la faena ayudado de la clase y humillación en su embestida. A pesar de la pulcritud del novillero, le faltó conectar con los tendidos.

Completaba la terna Lalo de María, que también debutaba con caballos. Lo hizo con Comprendido, bonito de hechuras aunque le faltó casta. El francés dejó entrever que le falta oficio, aunque se le vieron detalles de calidad. Al natural dibujó una serie de naturales con mucha despaciosidad. Falló en varias ocasiones en suerte suprema.

Con el noble quinto, volvió a mostrar sus buenas maneras toreando al natural. El francés siempre quiso agradar y hacer las cosas bien, pero le aún le falta recorrido y la faena fue de más a menos. Remató con tres pinchazos y media estocada.

Jueves 3 de marzo

  • Carlos Domínguez y Eric Olivera prenden la llama de la Feria. Por Sandra Carbonero. La Feria de Olivenza se abría con ilusión. La ilusión de volver a los toros casi con normalidad, de ver a tres novilleros que son el futuro del toreo en Extremadura y la apuesta por seis hierros distintos de la tierra. Pero conforme pasaba la tarde, esa ilusión se helaba con la tempestad que azotaba la ciudad pacense y con el poco juego del ganado que condicionó el triunfo de la terna.

En primer lugar saltó al ruedo el novillo de Juan Albarrán. Carlos Domínguez intentó saludar por verónicas a su oponente, pero entre el viento y que se frenaba en el capote no fue posible. Sí quitó con gracia por chicuelinas entre las dos rayas de picar. La faena de muleta no terminó de despegar. El animal tenía nobleza pero le faltó fondo. Apostó en los primeros compases con varias series notorias. Firmó su labor con circulares y bernardinas con el novillo ya en tablas. Saludó tras dos pinchazos y una estocada.

El cuarto de José Luis Marca fue el mejor de la tarde. Lo saludó por verónicas ganándole terreno y quitó por gaoneras y saltilleras. Comenzó la faena de rodillas toreando despacio con la diestra. Domínguez le cogió el pulso rápido y con la figura encajada fue dibujando series con gran despaciosidad y profundidad. El novillo tomaba la muleta con ritmo y clase. El público muy festivo pidió incluso su indulto. En esos momentos de confusión, fue volteado de fea manera. Dolorido, acabó con él de dos pinchazos y media estocada que le valieron para cortar la oreja.

Eric Olivera se ha convertido en el nuevo novillero con caballos salido de la Escuela Taurina de Badajoz. Le correspondió en suerte para su debut el exigente “Ratón” de Vistalegre al que saludó con verónicas llevándoselo a los medios. En banderillas saludó Miguelín Murillo. Tuvo el bonito gesto de brindarle su novillo a sus profesores Luis Reina y El Cartujano. Se le vio seguro, sin los nervios de un día importante. Los mejores pasajes llegaron por el pitón derecho, ya que por el izquierdo le costaba más. Remató la faena por manoletinas y metiendo la espada arriba. Paseó una oreja.

Cerró la tarde el del hierro de Luis Albarrán, que fue el de más presencia de festejo. Eric no pudo rematar con un novillo parado y rajado mostrando su disposición. Mientras la gente huía del frío, entró a matar dejando media estocada.

Manuel Perera tuvo menos suerte que sus compañeros. Aún así, se le vio cuajado y mirando ya a esa Feria de Abril en la que tomará la alternativa. Fue muy emocionante la salida del de Carriquiri. Se fue a esperarlo a puerta de chiqueros donde estuvo a punto de ser cogido. Con la raza que le caracteriza, cogió el capote y de rodillas le firmó un ramillete de verónicas. Tras un tercio de banderillas complicado, llegó con al último tercio con incertidumbre. Perera, con las rodillas en el suelo de nuevo, cogió la muleta mostrando sus ansias de triunfo. Caló en los tendidos esas primeras dos tandas. Luego el animal se desentendiendo de la lidia Porfió el novillero y se le puso complicada la suerte suprema.

Quiso repetir la hazaña de la portagayola Perera con el de Bernardino Píriz. En esta ocasión sí pudo ejecutarla. Pocas opciones le presentó el novillo, ya que desde el inicio quiso rajarse. En tablas intentó resolver la papeleta que tenía enfrente. Mató de dos pinchazos antes de la estocada.

olivenza._temporada_2022.txt · Última modificación: 2022/03/07 09:38 por paco