Madrid Portal Taurino entrevista al director general de Plaza 1, Rafa Garrido

Entrevista a Rafael Garrido, director general de Plaza 1

“No hay que dar toros a cualquier precio, no hay que abrir la plaza de Madrid para que asistan 300 personas”

Por Alberto Bautista

Faltan apenas 24 horas para el regreso de las corridas de toros a Las Ventas tras aquel fugaz reencuentro del festival del 2 de mayo y el ritmo en las oficinas de la calle de Alcalá 234 es frenético: Victorino acaba de salir tras desembarcar la corrida. Fortes llega en su coche al patio de cuadrillas. De momento, se anuncian dos festejos extraordinarios: mañana sábado, una corrida de Victorino Martín y el próximo domingo la corrida de la Cultura que contará con un mano a mano entre dos toreros predilectos por la afición de Madrid: Antonio Ferrera y Emilio de Justo. Programación de la temporada con especial análisis en la feria de otoño, la temporada 2022, el abismo del nuevo pliego, el futuro de la tauromaquia… y hasta el futuro del nuevo pliego salen a relucir en el encuentro con el Director General de Plaza 1. Su aterrizaje a la Monumental de Las Ventas en octubre de 2016 de la mano de Simón Casas le catapultó al estrellato taurino de la primera plaza del mundo. Desde entonces, Rafael García Garrido compagina su labor de CEO de Nautalia con la Dirección General de Plaza 1 con serenidad y constancia. Y también con pasión.

Por Alberto Bautista

El empresario de Las Ventas recibe a Portal Taurino en su despacho de la plaza que linda con el desolladero. Convincente en sus palabras sobre todo en cuanto a la valoración de que la afición reclame festejos y a 24 horas del primer espectáculo queden todavía entradas a la venta afirma: “el discurso de Plaza 1 y el cómo tenemos que volver a reconstruirnos entendemos que es el correcto. Estamos en contra de dar toros por darlos. No funcionó Vistalegre ni Granada, ni están funcionando ferias como la de Castellón. Llevamos dos años de pandemia, ha habido un desapego tremendo al mundo de los toros. Hay que tener en cuenta que el público que acude a los toros tiene una media de 50 años y tienen miedo de acudir a la plaza. Lo que está claro es que la fórmula que estamos poniendo en práctica es hacer pocas cosas de momento y de mucha calidad para irnos a septiembre con una grandiosa feria de otoño”.

Ni qué decir tiene que ir paso a paso sin grandes alharacas ni complacencias permiten mitigar el dolor de esta dura pandemia. Garrido no es ajeno a que muchos festejos son deficitarios, “si en lugar de ofrecer dos corridas de toros, hubiésemos organizado una novillada como las que celebramos durante verano, no habría ni 300 personas y en esas circunstancias es una imagen muy negativa de la tauromaquia que no debemos de permitir. El empresario lo tiene claro por callar a cuatro personas que protestan en Twitter, no vamos a dar toros sin medida. Hay que hacer las cosas despacio y bien hechas”.

Aunque todavía queden entradas a la venta el papel está próximo a acabarse, “para el día 4 de julio casi seguro que se colgará el “no hay billetes” pero la corrida de mañana (Victorino Martín) aún no está puesto, pero entendemos que también se llenará, contando siempre que tenemos tan sólo 6.000 localidades a la venta”. Sendos festejos contarán novedades en cuanto a los servicios de restauración de la plaza (cerrados a cal y canto durante el festival del 2 de mayo) en esta ocasión, “los bares van a estar abiertos, lo que no puede haber son repartidores en el tendido pero el público podrá consumir durante el festejo. No se puede comparar un teatro donde acuden 150 personas que Las Ventas que vienen 6.000. El 2 de mayo hicimos el evento más grande de España desde la pandemia, nadie había podido realizar un evento tan considerable que fue a la postre, un ejemplo de organización”. El servicio de almohadillas seguirá sin estar disponible.

Ni qué decir tiene que para organizar estos dos festejos se ha procedido por parte de la UTE Plaza 1/Simón Casas Production a modificar de manera temporal el contrato de concesión de la plaza, “hemos llegado a acuerdo para una serie de festejos mínimos y máximos, así como en el canon establecido que ya lo hemos pagado”.

El silencio reinante durante los meses más duros de la pandemia por parte de Plaza 1 que fue criticado ampliamente entre la afición, tiene respuesta en el empresario: “hemos tardamos 45 días en tener el informe de salud pública que nos ha permitido dar toros. Es muy complicado organizar en estos momentos un evento de estas características. El viernes pasado se amplió el aforo de la plaza en un 50% pero ya no pudimos volver atrás, puesto que habíamos empezado con la venta de entradas”.

Tras los dos festejos anunciados llegará el abismo del verano con la escasa probabilidad de que haya toros en la capital, pero con el convencimiento de que “los festejos continuarán pero a día de hoy no puedo concretar nada porque estamos trabajando en ello”. Descartados están las novilladas nocturnas que tan buenos datos de asistencia de público tuvieron hace dos temporadas, pero Garrido lo ve inviable, “no hay turistas y tampoco podemos hacer eventos como el “Cénate Las Ventas” que atraía a mucho público”. El empresario prefiere esperar el devenir de las dos corridas anunciadas antes de programar más festejos, “vamos paso a paso, aunque de momento pensamos en estas corridas y en breves iremos anunciando más”.

Feria de Otoño

De lo que no hay duda alguna es de la celebración de una grandiosa feria de otoño, tal y como ya ha anunciado abiertamente y programada “en tres fines de semana si son sábado y domingo o dos si incluimos los viernes junto con la festividad del día de la Hispanidad el 12 de octubre que se encuadrará dentro de la feria de otoño que será un festejo del máximo nivel. Garrido lo tiene claro será una gran feria de otoño entre 7 y 8 festejos, con una novillada y tal vez la posibilidad de que haya una corrida de rejones, sin confirmar”.

Para otoño la idea es contar con las figuras pero teniendo en cuenta las circunstancias económicas que corren y la necesidad de rebajar honorarios, “aunque aún no hemos empezado a negociar con los apoderados, desde luego en estos dos festejos anunciados no se podrían haber dado sin la generosidad de los actuantes y de los ganaderos. La realidad es que para estos dos festejos contamos con el 23% del aforo, por lo tanto… los números no salen”, asevera.

La temporada 2022 será la última como empresarios de Las Ventas de la que espera sea el comienzo de la normalidad tal y como disfrutamos durante todo el 2019, la idea de la empresa es “comenzar de forma normal a partir del mes de marzo, presentar la feria de San Isidro con una gran gala como hacemos todos los años y dar la feria como hasta el momento. Pero sobre todo que haya actividad taurina de marzo a octubre”.

Una larga feria de San Isidro con más de un mes ininterrumpido de actividad taurina podría parecer que no tendría mucho sentido – máxime con la recesión económica que asola España, pero Garrido lo contempla como un éxito, “dependerá del número de festejos finales que incluya el pliego… en el año 2019 se completó más del 85% del aforo en todas las tardes, además fue la feria más exitosa de los últimos 25 años. Fue una feria importante y podemos perfectamente volver a ella. Ni que decir tiene que Madrid debe ser una plaza de temporada que comience en marzo y finalice en el mes de octubre”, Aun así, lanza una demanda a la Comunidad de Madrid, “hay que estudiar el número de festejos y de corridas de toros, a fin de que Madrid se adapte a la demanda que cuenta en la actualidad”, apostilla.

La idea de concursar al nuevo pliego al final de la temporada 2022 corre por la mente de Rafael García Garrido, “hemos sido los empresarios de Las Ventas con peor suerte, ya que hemos tenido que lidiar de lleno con una pandemia mundial. Con nosotros no ha habido ningún problema en corrales, se han celebrado todos los festejos programados, lo que está claro es que ha habido muchos años de éxitos. En definitiva, hay mucho trabajo por hacer pero estamos muy ilusionados en volvernos a presentar. Plaza 1 es Plaza 1 y concurriremos al concurso junto a Simón Casas”.

Garrido que comparte negocio con el sector turístico (Nautalia Viajes) asume que “la tauromaquia atraviesa un momento complejo. El turismo empieza a moverse aunque haya todavía países cerrados y las dificultades radican en las obligatoriedades de realizar PCR. A medida que se relajan las medidas se irá consiguiendo un aumento exponencial del turismo”.

Ni que decir tiene que la fiesta necesita a gritos una reconstrucción… que nunca terminar de llegar: “tenemos que empezar asumiendo a que a día de hoy hay menos afición de la que había antes de la pandemia. No hay que dar toros a cualquier precio, no hay que abrir la plaza de Madrid para que asistan 300 personas y demos una imagen paupérrima cuando vienen tres novilleros a jugarse la vida con el novillo de Madrid. Las Ventas seguirá siendo plaza de temporada, siempre lo ha sido y lo va a ser. Pero hay que adoptarse a la demanda que hay en la actualidad: con mayor calidad para generar esa expectativa”, finaliza.